La ciudad

Tras estar en la cárcel, veinte jóvenes estudian para ser árbitros

Veinte jóvenes que se encuentran en libertad condicional realizan el curso de árbitros que brinda el programa provincial Nueva Oportunidad.

Miércoles 25 de Julio de 2018

Veinte jóvenes que se encuentran en libertad condicional realizan el curso de árbitros que brinda el programa provincial Nueva Oportunidad. Son hombres y mujeres que buscan salir adelante y reinsertarse en la sociedad.

Diego tiene 22 años, estuvo seis meses en Piñero y dos meses con arresto domiciliario antes de que le otorgaran la libertad condicional. "Esto está bueno porque me ayuda a salir del entorno, la esquina y la droga", afirmó, además de contar que dejó de consumir.

"Una de las veces que fui a firmar al Patronato (Dirección Provincial de Control y Asistencia Pos Penitenciaria), me dijeron que había cursos para ser árbitro. Me contaron sobre la posibilidad de salida laboral y dije que sí, porque es un beneficio para mí", aseguró.

El joven confió que, a veces, llega a las prácticas "con algún quilombo; lo escucho al profe, jugamos a la pelota y me olvido de los problemas. Cuando vuelvo a mi casa, sólo quiero bañarme e irme a dormir".

A su lado estaba Noelia, de 28 años, que estuvo "entre tres y cuatro semanas" en la Alcaidia de Mujeres que se encontraba en la comisaría 6ª (La Paz 450), hasta que obtuvo la libertad condicional.

"Me sumé al curso de arbitraje porque creo que no sólo los hombres lo pueden hacer. Aparte, tiene salida laboral", dijo la joven.

A su vez, comentó que a pesar de que había otras opciones en el programa, optó por el arbitraje por su gran gusto por el fútbol: "Miro mucho, me gusta. Además, tengo sobrinos que juegan al fútbol, por lo que estoy continuamente ligada al deporte".

"Esto está bueno para salir adelante. Me quiero reinsertar en la sociedad, conseguir un trabajo y conocer gente para salir de todo lo malo en lo que andaba", expresó Noelia.

El director del programa Nueva Oportunidad, Luciano Vigoni, contó que el puntapié para sumar los cursos de arbitraje a las posibilidades que se les ofrecen a jóvenes en riesgo surgió en 2014: "Conocimos a (Sergio) Pezzotta y a la gente del Sadra (Sindicato de Arbitros Deportivos de la República Argentina) y tuvimos una experiencia asombrosa".

Los jóvenes que eligieron los cursos de arbitraje del Nueva Oportunidad asisten dos días para capacitarse. A ello, se suma una tercera jornada en la que el grupo, junto a sus dos acompañantes, charlan sobre "cuestiones de la vida, derechos humanos y violencia de género" para trabajar el vínculo humano.

Vigoni indicó: "Hay camadas que ya están trabajando en ligas del interior, en ligas de Rosario y alrededores o en baby fútbol".

"Para nosotros, lo fundamental es el vínculo humano. Con el curso de árbitro logramos más llegada a la comunidad y podemos enseñarles a los chicos que para vivir en sociedad hay que vincularse con el otro y que nos tiene que importar qué le pasa a ese otro", consideró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario