Pandemia

Santa Fe se anticipa y ya se prepara para la llegada de la vacuna Pfizer

Si bien aclaró que no hay aún datos ciertos, la ministra de Salud ya tiene reuniones por los equipos necesarios para mantener la cadena de frio de -80 grados

Martes 06 de Julio de 2021

Aunque las precisiones aún son escasas, Santa Fe ya se prepara para que las vacunas del laboratorio Pfizer llegue al país y a la provincia. Lo que más preocupa a la ministra de Salud, Sonia Martorano, es “la complejidad de la logística” que implica recibir, distribuir y aplicar vacunas que requieren un frío extremo de -80° grados como sucede con la del laboratorio norteamericano.

Al mismo tiempo, por ahora, es la única autorizada para su colocación en menores de 18 años, lo que la convierte en un reclamo constante de los padres de niños con comorbilidades que aún no tienen alternativa de protección ante el Covid-19. En ese escenario, la funcionaria provincial se reunió por estas horas con empresas dedicadas a la fabricación de los equipos de frío que puedan garantizar esas temperaturas bajo cero y poder pensar cómo llevar adelante las inmunizaciones cuando la vacuna esté disponible.

Todavía no tenemos datos de cuándo llegarán esas vacunas, pero tenemos que adelantarnos y dar algunos pasos por si eso sucede”, señaló a La Capital la ministra de Salud a poco de los anuncios hechos desde Nación y afirmó sin dejar dudas, que por la extensión territorial de Santa Fe esa vacuna “implica una logística dificilísima”.

La demanda estaba y las negociaciones con el laboratorio norteamericano dieron tela para cortar tanto en términos sanitarios como políticos en los últimos 15 meses. Sin embargo, sobre el final de la última semana que que se firmaron los decretos nacionales que abrían la posibilidad de la llegada de este insumo, un paso que empujó a las autoridades provinciales a comenzar las gestiones para tener la capacidad operativa necesaria para recibirlas y aplicarlas.

Un primer encuentro

Con Sputnik y AstraZeneca, que requieren 21 grados bajo cero hicimos hacer freezeers portátiles, pero eso no es posible cuando se requiere menos 80 grados, por eso, vamos ya a reunirnos con los fabricantes para tener en claro qué equipamiento se puede producir que mantenga esas temperaturas que necesitamos”, explicó la ministra.

Martorano buscó dejar en claro la complejidad del asunto al señalar que “incluso en Estados Unidos hubo problemas para la distribución y se perdieron millones de dosis”.

Ana Rosa Pérez, investigadora del Instituto de Inmunología Clínica y Experimental de Rosario (UNR-Conicet), ratificó el planteo de la ministra e incluso señaló que “para nada puede pensarse en una distribución territorial como la que se está llevando adelante en este momento en la provincia y en el país”.

Es más, la investigadora apuntó que ni los hospitales de alta complejidad, como en Rosario pueden ser el Clemente Álvarez o el Centenario, cuentan con equipamientos que permitan mantener esas temperaturas e indicó que lo más cerca de Santa Fe donde quizá se encuentre esta tecnología es el Instituto Maiztegui de Pergamino, en la provincia de Buenos Aires.

“En investigaciones de laboratorio, cuando se trabaja con esas temperaturas los traslados de las muestras se hacen con nitrógeno líquido, algo que es imposible de hacer en la logística de una campaña vacunación”, agregó.

Solo en grandes ciudades

Tanto la ministra como la investigadora del Conicet Rosario reconocen un punto clave: Pfizer es por ahora la única vacuna autorizada para ser aplicada en niños. Y, en Argentina y también en Santa Fe, es cada vez más fuerte la demanda de los padres de niños con factores de riesgo y discapacidades que los hacen vulnerables frente al virus.

En ese contexto, Martorano admitió la necesidad de dar respuesta a esa población, pero señaló que no es posible pensar una distribución como la que se está llevando actualmente.

Primero se habló de que solo se iba a aplicar en Buenos Aires, pero en caso de que lleguen a la provincia solo se puede pensar en aplicaciones en las grandes ciudades”, explicó.

Es más, dijo que por ahora se podría organizar la aplicación en las dos principales ciudades de la provincia, como Rosario y Santa Fe. “Quizá podría pensar además en Venado Tuerto, Rafaela y Reconquista, pero no mucho más”, advirtió.

En el mismo sentido y pensando niños con comorbilidades, Pérez consideró que “en ese caso, donde se estima que la población blanco son unos 100 mil chicos, sí puede pensarse en organizar un operativo que les permita la aplicación, que puede ser la de trasladarlos a las ciudades para que reciban la vacuna”.

Pérez volvió a descartar la distribución actual, ciudad por ciudad y pueblo por pueblo, e incluso indicó que “la autorización del resto de las vacunas para que aplique en esa población es cuestión de tiempo”.

“Es cierto que hoy esa es la única alternativa que daría protección y algo de tranquilidad a esa población vulnerable que no está encontrando respuestas _continuó_. Pero en unos meses la mayor parte de la vacunas que se están aplicando van a ser autorizadas para esa población de chicos y solo es cuestión de que avancen los estudios que se están llevando adelante”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario