15 años, 15 voces

Redes colectivas, acompañamientos y escrituras

Dahiana Belfiori es activista feminista, escritora y autora de "Código Rosa. Relatos sobre abortos"

Sábado 05 de Diciembre de 2020

Embed
15 AÑOS, 15 VOCES - La Capital

Era el año 2016. Dahiana Belfiori presentaba el libro “Código Rosa. Relatos sobre abortos” en la provincia de Mendoza, después de haber recorrido el país de norte a sur durante por lo menos un año. Una madre y una hija se acercan, a la hija la rememora “en un estado de alegría muy conmovedor”. Con ese mismo tono en la voz, la chica le dice: “Yo me enteré de la existencia de las socorristas por la entrevista que diste en la Televisión Pública. Tengo que agradecerte porque por eso pude abortar”. La escena la conmovió ya entonces y la vuelve a conmover el recuerdo, y no por nada, es “uno de los momentos de condensación” entre su experiencia íntima, la del aborto a los 18 años, la aparición del feminismo y la decisión política y la acción política del acompañamiento a otres que abortan y la escritura. “Escribir es un acto político, es querer tocar a otres con palabras, es realmente una manera de tocar a otres. Abortar, acompañar a abortar, escribir sobre esos abortos vuelven en esta anécdota con la fuerza, la emoción y la alegría que producen algunas decisiones y que sólo pueden valorarse en su justa medida con el paso del tiempo”, afirma sobre el recuerdo. Sin embargo, aclara que Código Rosa, “es toda una experiencia en sí misma. El libro y el proceso de escritura. No es, ni fue, solo un modo de acompañar a las que abortaron. Es un modo de acompañar a las que abortaron, pero también a las que lo harán, a las que no lo harán, a las que dudan y a las que maternan. Es un libro que sin querer iluminó mi aborto. Le dio densidad y alivio a la vez”.

Dahiana es santafesina, de Rafaela, pero se fue a Córdoba a estudiar. En la escena junto a la madre y a la hija se reconoce. “Me vi a mis 18 años cuando aborté sin tener discursos que apoyaran mi decisión ni la posibilidad de estar acompañada por mi madre; vi el largo camino recorrido por otras, por nosotras y por mí para entender mi decisión, para hospedarme amorosamente en ese pasado y construir discursos que me alojen y que alojen a otres en el presente”, señala.

En esas decisiones y acciones políticas que tomó primero en la capital mediterránea y una militancia que sostiene en el tiempo desde diferentes espacios en Rosario, el acompañar primero y el escribir después, “fueron y son un modo más de insistir en la legalidad del aborto y de ampliar el universo de argumentos a su favor”. Sin embargo, para poner en marcha esas acciones vuelve a los tiempos de estudiante y rememora otras escenas, “con otras, que no eran otras cualquiera, eran feministas”, y lo señala como el momento del “darse cuenta”, un proceso que afirma “una vez iniciado no tiene retorno”.

ABORTO-54.jpg
Dahiana Belfiori es activista feminista y escritora.

Dahiana Belfiori es activista feminista y escritora.

Era mediados de 2004 y, en lo que refiere como “una mezcla de azar y búsqueda no muy conciente”, llegó a un departamento invitada por una amiga a una reunión donde se estaban comenzando a armar actividades para el 25 de noviembre, fecha del calendario feminista de lucha contra las violencias machistas. “No me alcanzaban los oídos y los ojos y la alegría”, dice con sonrisa amplia en el recuerdo. Organizaban acciones callejeras, una radio abierta, las vuelve a poner en la escena y las recuerda hablando de violencia hacia las mujeres y lesbianas, hablaban de aborto, de patriarcado, hablaban de visibilidad lésbica. “Hablaban y reían y se enojaban y se abrazaban en el enojo. Fue hermoso. Fue impactante. Y nunca más me fui de ahí, quiero decir, de ese modo cuestionador e irreverente de habitar el mundo que hasta ese momento desconocía”, dice.

El 2005 ya la encontró pidiendo firmas en Córdoba y frente a la legislatura de esa ciudad para lo que fue el primer proyecto de ley para la legalización de la interrupción voluntaria de embarazo que presentaron las organizaciones integrantes de la recién articulada Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, en lo que fue el inicio de la visibilización de ese espacio que alcanzó 2018 a poner el tema en la agenda social y de los desisores de políticas públicas, y convocar a una marea de mujeres en la calle interpeladas por esa demanda.

De vuelta en Rafaela convocó a actividades públicas y aparecieron los requerimientos de mujeres que necesitaban abortar aquí y ahora y para las que no había respuestas. Ya conociendo la existencia de la posibilidad de realizar abortos con medicación que no requerían intervenciones, en 2012 fue parte de la conformación de una de las redes de acompañamientos que pasó a llamarse Socorristas en Red.

Recuerda ese proceso, la experiencia de acompañamiento que atraviesa hasta el 2017 y la propone “como un devenir: había abortado, estaba posicionándome públicamente a favor de la legalización del aborto, mujeres se acercaban a nosotras con el deseo de abortar. Para mí se tornó algo ineludible e impostergable acompañarlas, sabiendo que la misma práctica de acompañamiento era una estrategia más que contribuía a la legalización”.

ABORTO-57.jpg
Dahiana Belfiori sostiene el pañuelo verde de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Dahiana Belfiori sostiene el pañuelo verde de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

De vuelta en la escena de 2016, están la madre, la hija y esas palabras que fueron y vinieron entre las tres mujeres. "En aquel momento lo único que pude hacer fue devolverle el agradecimiento muy brevemente pero hoy lo pienso, con la perspectiva que dan algunos años, y siento que esa escena es profundamente conmovedora y condensa la acción y decisión política feminista de acompañar abortos colectivamente, de construir otras narrativas sobre esas experiencias, de hablar de aborto en primera persona, de armar redes de todo tipo. Acciones todas que fueron y son un modo más de insistir en la legalidad del aborto y de ampliar el universo de argumentos a su favor. Acciones, que a la vez que han construido la despenalización social en la que tanto hemos insistido, han concretado y demostrado que otras prácticas de aborto son posibles, que abortar también es darle lugar a proyectos vitales".

Este artículo forma parte de la serie "Aborto: 15 años, 15 voces" que publica La Capital en el marco de los 15 años de la articulación de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y en el escenario actual de debate en el Congreso de la Nación de los proyectos de ley para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS