Pablo Javkin

Paro de colectivos: para Javkin el problema es la demora en la llegada de los subsidios nacionales

El intendente aseveró que el paro de los choferes del transporte urbano es una consecuencia directa de eso y resaltó que que el problema de fondo es la disparidad que hay en la distribución de los recursos entre Caba y el interior

Miércoles 18 de Noviembre de 2020

El intendente de Rosario, Pablo Javkin, aseguró que la demora en la llegada de los subsidios de Nación es uno de los problemas que genera el paro de choferes de colectivos en la ciudad de Rosario, a la vez que consideró que el problema de fondo es la inequidad en la distribución de recursos entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba) y el interior. Puso como ejemplo que mientras un colectivo en la capital argentina recibe 500 mil pesos por unidad, en el interior del país cada coche recibe 130 mil pesos, los que además muchas veces no llegan en el tiempo estipulado.

El paro de transporte en Rosario ya lleva 8 jornadas en esta etapa y desde el inicio de la pandemia suma 84 días en distintas medidas de fuerzas.

"Está claro que seguimos teniendo dificultades con los subsidios de la Nación que no llegan en el momento en que tienen que llegar y eso nos genera esta situación", comentó el intendente, y señaló que el martes habló con el secretario general de la UTA Rosario, Sergio Copello, y con las empresas "para ver cómo podemos hacer para pagar el salario de los trabajadores y cuando llegue el subsidio nacional ver cómo se puede compensar".

En ese marco, Javkin recordó que el municipio pagó los subsidios a principios de mes, al igual que lo hizo el gobierno provincial, pero que el problema es que "el monto del subsidio nacional no es fácil de reemplazar" porque tanto el municipio como la provincia deben afrontar otros compromisos en materia salarial.

>> Leer más: Paro de colectivos: "En estas condiciones no seguiremos trabajando", aseguró Copello

Insistió con que es un servicio que está concesionado, que tiene actores privados y que están tratando de coordinar para que no se produzca "esta situación de incertidumbre a la hora de abonar los salarios".

El intendente también recordó que el sistema antes funcionaba con 450 mil pasajeros y que ahora transporta 100 mil y sigue recorriendo la ciudad "como si tuviéramos la misma cantidad de pasajeros que antes". Argumentó que esto esta ligado "a la imposibilidad de seguir sosteniendo un sistema de circulación que no solo es menor en cantidad, sino que se mueve por otro circuito, porque la gente se mueve distinto si va a clases o no".

En este sentido subrayó que la emergencia en el transporte que fue aprobada la semana anterior en el Concejo "no va a solucionar el financiamiento del sistema", al tiempo que reconoció que como intendente la emergencia lo faculta para tener la posibilidad de "renegociar contratos", porque ya con los 450 mil pasajeros previos a la pandemia el sistema "era insostenible".

"Voy a usar todas las facultades que tengo para que el sistema sea razonable y la gente pueda viajar de la mejor manera posible", enfatizó este miércoles por la tarde en diálogo con los medios, antes de agregar que el problema de fondo es la inequidad en el reparto de subsidios por parte del gobierno nacional, porque "un coche en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires recibe 500 mil pesos por unidad, mientras que un coche en el interior del país recibe 130 mil pesos".

>> Leer más: Paro de colectivos: marcha en reclamo de una solución a un conflicto que lleva 84 días

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS