La Ciudad

Los alumnos de la UNR advierten dificultades para estudiar y rendir online

Quejas contra la enseñanza virtual de la Universidad, a pesar de que hubo un fuerte intento de adaptación desde la casa de estudios

Domingo 27 de Septiembre de 2020

La pandemia supuso un esfuerzo titánico de adaptación para las carreras de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Y el trabajo ímprobo de profesores y autoridades para responder a la contingencia es indudable. Sin embargo, los alumnos manifestaron que la falta de organización fue el problema más grave con el que se enfrentaron. Por ejemplo, aún no saben cuándo serán las próximas mesas de exámenes, con el agravante de que ya se perdieron varias por la adecuación a las evaluaciones virtuales.

A su vez, manifestaron que “no hay criterios claros y si se te corta internet en medio de un examen estás desaprobado”.

Pero no todas son malas noticias. Los chicos reconocen el esfuerzo de los profesores por dar las clases a través de las distintas plataformas o incluso por YouTube. Esto permitió que los estudiantes de otras localidades siguieran cursando la carrera desde su casa, obviando el gasto que supone vivir en Rosario.

Junto con esto, se pudo superar la brecha tecnológica porque la UNR mejoró los servidores de internet, e incluso, en más de un caso, facilitó computadoras a quienes no podían acceder a una.

¿Qué dicen los estudiantes?    

Con el objetivo de indagar cómo están transitando los alumnos esta situación, la Federación de Estudiantes Universitarios (FUR), que aglutina a los centros de estudiantes de las distintas facultades de la UNR realizó una encuesta.

Los resultados mostraron que los estudiantes están preocupados por la falta de planificación de la UNR. Manifestaron que perdieron mesas de exámenes y que no hubo criterios claros sobre cómo hacer si se cortaba internet en el medio de una evaluación. Lo cierto es que, hasta hoy, los alumnos no saben si van a rendir en los próximos meses porque aún se desconoce si habrá mesas de finales.

>>Leer más: UNR, sin exámenes presenciales

Rafael está en cuarto año de la carrera Administración de Empresas, y contó a La Capital que los chicos perdieron las mesas de mayo, junio y julio. “A un montón nos pasó que no terminamos de rendir un examen porque se cortó internet y, ante esto, nos reprobaron y no tenés opción de que te tomen un recuperatorio. O sea, dependés de que internet funcione bien para aprobar una materia”.

La encuesta mostró que la falta de planificación se nota sobre todo en la facultad de Psicología, mientras que en Veterinaria evidencian que están mucho mejor organizados.

A su vez, destacaron que fueron los centros de estudiantes los primeros que empezaron a organizar grupos de lectura para tener continuidad, generar contención y no perder las materias.

Claramente, la situación más difícil la están atravesando los alumnos de primer año, que ni siquiera pudieron tener una clase en las aulas presenciales.

Según una consulta al azar que hizo este diario a estudiantes de Arquitectura, Psicología, Derecho y Ciencias Económicas, todos coincidieron en definir a la situación de este año como “un caos”.

>>Leer más: La UNR sigue con su calendario académico pese al aislamiento

Carla es una estudiante avanzada de Medicina, y contó que solo tuvo el acompañamiento de una tutora “bastante piola” porque los habilitó a hacer consultas por Zoom.

Otra estudiante de primer año de la misma carrera confió que tuvo seminarios por YouTube. “Pero no es fácil entender medicina a través de un video. Y las clases de laboratorio, histología o anatomía no las pudimos tener”, expresó.

Otra cosa que apuntaron desde la FUR es que “no hay un canal de comunicación con alguien de la universidad que pueda evacuar las dudas de los estudiantes, para quienes también todo este escenario es nuevo”.

“Si tenemos que analizar la virtualidad, el sistema es catastrófico. La sensación es que cada uno debió arreglarse como pudo”, indicó Martín Leiva, presidente de la FUR.

Matías estudia Derecho y confesó que en su facultad les costó mucho adaptarse a la virtualidad. “Recién en agosto empezaron a tomar exámenes porque no sabían cómo evaluar a tantos alumnos”, indicó, y agregó que recién en el “segundo cuatrimestre empezamos las clases por Zoom”.

Cecilia está cursando la carrera de Ciencia Política y contó que tuvo clases a través de videos que los profesores subieron a YouTube. “Para mí fue muy bueno porque, como trabajo, pude ordenar mis horarios de clases a cuando yo pudiera. Además, y creo que, por primera vez, nos enviaron toda la bibliografía en formato digital porque no se puede ir a la biblioteca”.

Lo que sí extrañó Cecilia fueron los momentos de debates de las clases presenciales y que para ella son “esenciales” en esta carrera. Además, confesó que los exámenes fueron más fáciles porque eran preguntas con opciones múltiples (multiple choice) de media hora, “nada que ver con preparar un examen oral presencial”, destacó.

Deserción    

Mientras los alumnos señalan que este año es uno de los más altos en cuanto a la deserción de los alumnos, desde la UNR manifiestan lo contrario.

Los números de la FUR, obtenidos a partir de la medición de la asistencia a clases, indican que el 70 por ciento de los alumnos de primer año de las distintas facultades no pudo continuar con la carrera.

Este es un número muy alto, si se considera que cada año un 50 por ciento de los estudiantes, que recién empiezan, abandona la universidad.

“Estamos proponiendo que las autoridades de la universidad brinden un mayor seguimiento a los alumnos para evitar más abandonos”, expresó Leiva.

A su vez, ante la grave crisis económica, solicitaron una mayor flexibilización en los requisitos de becas que propone la universidad.

La mirada desde la Universidad    

La virtualidad permitió que más alumnos se sumen a las clases porque les permite seguirlas desde su casa, en el horario que prefieran”, explicaron voceros institucionales.

También desde la UNR realizaron una encuesta y observaron que “el resultado es absolutamente satisfactorio” entre los alumnos consultados.

Por otra parte, la Universidad este año pasó de 300 aulas virtuales a 4 mil. Además, sumó cinco servidores más al único que tenían.

En cuanto a los exámenes finales, comentaron que ya rindieron 50 mil estudiantes, con un estudiantado activo de 70 mil alumnos. También destacaron que el 84% de las materias ya tuvo mesas de exámenes virtuales desde el 16 de marzo cuando se suspendieron las clases presenciales.

Por otra parte, agregaron que el 93 por ciento de las cátedras dictó “acompañamiento pedagógico virtual” o clases en lo que va del año.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS