La Ciudad

Laura, la primera mujer en manejar un camión hormigonero en Rosario

Tiene 40 años, dos hijos adolescentes, y profesora de inglés. Además es fanática de las motos. La empresa que la contrató busca sumar otras chicas

Domingo 24 de Enero de 2021

Laura Pulido es la primera mujer que maneja un camión moto hormigonero o mixero y traslada la mezcla a las obras de construcción de Rosario, San Nicolás y Villa Constitución, entre otras localidades, una tarea que hasta hace muy poco era sólo para hombres.

La tecnología facilitó el acceso a las mujeres a trabajos que antes eran sólo adjudicados a los hombres por la fuerza física que suponían. Hoy manejar un camión y una mezcladora se puede realizar sin la necesidad de mover piezas pesadas. Por eso, la empresa de hormigones CAS se animó a tomar mujeres. La primera fue Laura, que ingresó en noviembre de 2020 y la segunda acaba de ser contratada.

Andrés Svegliati es el dueño de la empresa y fue quien tomó la decisión. “Toda mi vida manejé camiones y ahora estoy a cargo”, explicó quien dirige una compañía que fundó su padre.

“Antes los choferes teníamos que cambiar las cubiertas del camión y hacer otros arreglos que hoy no podrían hacer las mujeres, pero ahora ya no lo hace nadie porque cuando sucede algo así directamente se llama a un auxilio y listo”, contó. Por eso, cuando se le presentó la oportunidad, Svegliati no dudó en incorporar personal femenino.

Leer más: Una rosarina es una de las 12 mejores camioneras del país

Hoy la empresa tiene 20 choferes y 40 operarios. “Cuando entró Laura, en el grupo se generó algo bueno, por ejemplo los muchachos empezaron a cuidar más la limpieza de los camiones porque a ella le gusta que estén impecables. Hay un buen clima de trabajo y la respetan mucho”, contó.

Mujer fierrera

Laura tiene 40 años, es profesora de inglés y ejerció varios años su profesión docente. Pero también manejó un camión que transportaba cereales y no dudó en postularse cuando una amiga le contó que en CAS estaban buscando alguna mujer que supiera conducir vehículos de gran porte y que contara con experiencia.

“Me gustan los fierros, soy aficionada al MotoGP (mundial de motociclismo) y fanática del piloto de motociclismo italiano, Valentino Rossi”, confesó la mujer que además sabe de motores, porque hizo un curso de mecánica de automóvil. “Tengo hermanos varones que son locos por las motos, es algo que viene ya de familia”, contó divertida.

Laura combina su trabajo en la empresa constructora con la maternidad. Tiene dos hijos a cargo, en edad escolar y entre los tres están bien organizados para las tareas del hogar.

Su hijo más grande es Santino, de 16 años, y es el que cocina al mediodía y a veces a la noche “para que yo no tenga que ocuparme”, confesó la madre orgullosa, pero aclaró que de la limpieza se ocupa ella.

Leer más: Marta, la primera mujer que rompió moldes y fue colectivera en Rosario

La más chiquita es Jazmín, de 11. “Los fines de semana nos gusta salir juntos los tres o ver películas con pochoclos”, detalló Laura quien cuenta con su mamá, que vive muy cerca de su casa y siempre está para lo que los chicos necesiten.

El trabajo en la hormigonera arranca temprano. A las 6 de la mañana Laura llega a la empresa, y si bien no tiene horario fijo, sí cumple cerca de 8 horas diarias, y el sábado medio día.

Como cada chofer, ella también tiene un vehículo asignado. “Todas las mañanas reviso el camión, las cubiertas y el agua. Lo pongo en marcha y hago girar el trompo. Además, limpio si hay algo sucio, porque me gusta que mi mixer esté reluciente”, acotó.

Después, se ocupa de cargar los materiales en el trompo y de realizar la mezcla. “Aprendí a conocer el punto para luego transportarlo a la obra y descargarlo como lo pidieron los clientes”, aseguró.

Laura agradeció a los compañeros por el respeto y el trato. “Me tratan muy bien, me ayudan si lo necesito. Soy uno más”, apuntó. La mujer está afiliada a la Uocra, como todos los compañeros y cobra igual que los demás.

Capacitación para conductoras

En Argentina sólo el 0,4 por ciento de las licencias nacionales de transporte interjurisdiccional corresponden a mujeres. La compañía de camiones Scania lanzó, en 2019, el primer Programa de Formación Profesional “Conductoras”, para que mujeres puedan trabajar como choferes de vehículos de gran porte.

En la primera edición se inscribieron cerca de 800 mujeres y se seleccionaron 12 que se transformaron en conductoras profesionales, una de ellas es la rosarina Elisa Else.

En estos días se está desarrollando la segunda edición, y ahora se puede solicitar un lugar para la tercera capacitación, a través de la página web https://www.programamujeresconductoras.com.ar. La convocatoria es para mujeres mayores de 25 años y menores de 45, deben tener el secundario completo y residir en el país. La mitad de las clases son virtuales y el resto son presenciales que se desarrollan en Escobar, provincia de Buenos Aires.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS