La ciudad

La odisea del rosarino que logró escapar de Venezuela

Mario Solís vivió en Trujillo durante 12 años, pero la situación social de ese país lo obligó a huir en un avión militar chileno.

Jueves 11 de Abril de 2019

Hace seis días que Mario Solís, de 38 años, llegó a Rosario escapando de la "dictadura" de Maduro, como él mismo define. El hombre, de 38 años, se fue a trabajar a Venezuela cuando era "otro país", se enamoró y se instaló allí. Pero, en 2014 la situación cambió drásticamente y Mario se quedó sin trabajo y sin posibilidades de salir adelante. Desesperado, recurrió a la Embajada Argentina donde, en pocos días, le consiguieron un pasaje para regresar a Argentina en un avión militar chileno. Hoy está de vuelta en Rosario, con sentimientos encontrados por haber dejado un lugar que "supo ser un paraíso".

Hace doce años, Mario se fue de Rosario en busca de aventuras. Viajando por tierra recorrió varios países hasta que llegó a Venezuela, donde decidió instalarse en la ciudad de Valera, en el estado de Trujillo.

La razón es que se enamoró y se casó con Yulimar Briceño, una venezolana con quien proyectaba su vida en Venezuela.

Trabajó como herrero, después como masajista y hasta tuvo su propio spa, pero las cosas empezaron a ir mal y buscó trabajo como carpintero. En paralelo, estudió gastronomía y se recibió de chef. Ese fue su último trabajo. Era el cocinero del comedor de una universidad.

"En 2014 la cosa comenzó a ponerse fea. Empezaron a faltar productos en los supermercados, me quedé sin trabajo y no había ninguna posibilidad de conseguir nada; hoy no hay insumos en los hospitales, ni una pastilla para el dolor de cabeza, nada. Y todo se compra y vende en un gran mercado negro", relató el hombre desde su casa en Rosario, en zona noroeste.

A la situación descripta se le sumó la falta de agua, los cortes de luz, además de la "militarización" de todas las ciudades. "No podés ni salir a protestar porque te matan. Lo de Maduro es una auténtica dictadura, y todo está militarizado; de hecho hay muchísimos soldados cubanos y son los que más apoyan a Maduro", confesó Mario, quien por la escasez y las penurias adelgazó 20 kilos. "No ves carne ni de vaca, ni de pollo. Se comen lentejas y porotos....", dijo.

La desesperación lo llevó a contactarse con la Embajada Argentina en Venezuela. "No teníamos nada. Sólo 14 dólares y nos era imposible salir del país porque allá te controlan, no podés hacerlo así nomás", reconoció.

La embajada respondió. Los llamaron el lunes pasado y en menos de 24 horas, Mario y su esposa salieron del país en un avión militar chileno. "No dijimos nada a nadie, estuvimos calladitos, porque el gobierno te puede prohibir la salida. De hecho no pudimos despedirnos de nuestros amigos", lamentó.

Según contó Mario, los venezolanos están resignados. "Sienten que no pueden hacer nada, porque sacar a un dictador no es fácil. Ni si quiera se puede salir a protestar porque te matan", subrayó.

Mario llegó a Rosario después de 12 años, acompañado de su esposa, junto a otros 8 argentinos y 130 chilenos, quienes literalmente se escaparon de Venezuela por la trágica situación.

Aquí volvió a abrazar a sus padres y a sus dos hermanos. Tiene sentimientos encontrados porque allá quedó la familia política y los amigos . "Ahora, a empezar de nuevo", dijo Mario, quien ya armó su currículum para trabajar y retomar su vida.

"La gente está muy resignada. Nadie sabe qué hacer porque todo está militarizado y no podés protestar"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});