Pandemia

La Cámara de Empresas de Servicios Fúnebres investiga el caso del cadáver desaparecido

Representantes del sector aseguran que no son comunes estas situaciones y que están trabajando para definir que pasó

Jueves 05 de Noviembre de 2020

Luego de que una mujer denunciara que el cuerpo de su abuelo había desaparecido el martes de la morgue del hospital italiano y planteara su sospechas de que otra familia se lo había llevado por error, desde la Cámara de Empresas de Servicios Fúnebres de Rosario aseguraron que trabajan para determinar qué ocurrió. Tres compañías estuvieron involucradas en el retiro de cadáveres del sanatorio privado y que por ahora representa un verdadero drama familiar.

El episodio se registró este martes, cuando la empresa que tenía que retirar el cuerpo de Víctor Carpio, de 80 años, fallecido de coronavirus, no lo halló en la morgue del efector de Entre Ríos y Virasoro. En su lugar se encontraba el cadáver de una mujer. La nieta de Carpio asegura que desde el sanatorio le dijeron que una de las empresas se llevó por error el cuerpo de su abuelo.

“Tratamos de ubicar a las empresas que realizaron retiros del hospital Italiano para dilucidar el caso lo más rápido posible”, dijo el titular de la Cámara, Luis Pinilla. Precisó: "Está sobrando el cuerpo de una mujer, que es la que tendría que haber retirado esta empresa".

Una familia que retiró un cuerpo del Italiano el martes ya lo veló a cajón cerrado y puso los restos a descansar en el cementerio de Granadero Baigorria. Pinilla indicó que “lo que hay que constatar es si efectivamente el cuerpo que está en Baigorria pertenece al cuerpo de esta persona", en alusión a Carpio. "Y, llegado el caso, resolver con la familia la actuación de la empresa y del cementerio”, acotó.

Pinilla atribuyó el confuso episodio a la pandemia: por protocolo, los cuerpos no pueden ser reconocidos por los familiares, se depositan en la morgue en bolsas selladas y rotuladas, y se velan a cajón cerrado con el consentimiento de los deudos.

“En otros tiempos el cuerpo era reconocido por un familiar, pero en la pandemia los cuerpos tienen que estar rotulados y sellados. Por eso creemos que fue un error humano, que puede haber sido cometido por quien entregó el cuerpo o el que la recibió”, analizó.

En ese sentido, el titular de la Cámara que representa a las empresas fúnebres aseguró que los errores que se cometen a la hora de retirar los cuerpos de las morgues de los sanatorios u hospitales “son pocos y muy desgraciados, porque toca el sentimiento de sus familiares. Como representante de las empresas fúnebres no nos agrada para nada esta situación”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario