PANDEMIA

La alta ocupación de camas críticas ya obliga a derivar pacientes a otras ciudades

El segundo brote de Covid-19 tiene a hospitales y sanatorios con las unidades de terapia al límite

Lunes 19 de Abril de 2021

El domingo por la tarde, desde un centro de salud de Las Parejas se pidió la internación para un paciente con coronavirus cuyo estado empezaba a complicarse. Sin embargo, no pudieron encontrar una cama libre en las unidades de terapia intensiva de Rosario y, recién por la noche, lograron que una ambulancia lo trasladara a Villa Constitución. La alta ocupación de camas críticas en el sur provincial ya obligó a derivar pacientes a localidades como Villa Gobernador Gálvez y San Lorenzo o incluso más lejos. "Estamos trabajando al límite de nuestra capacidad", advierten los agentes provinciales encargados de gestionar estos traslados y vuelven a pedir a la población que tome conciencia de la necesidad de evitar contagios de Covid-19.

La Ministra de Salud de la provincia, Sonia Martorano, fue bien gráfica este lunes por la mañana cuando presentó la situación del sistema de salud santafesino. "Las camas ya se están terminando", dijo en una conferencia de prensa realizada en el vacunatorio de la ex Sociedad Rural y admitió que este fin de semana encontrar una libre fue "casi un tetris".

La mención al rompecabezas de origen ruso lanzado en los 80 y considerado el segundo mejor videojuego de todos los tiempos, se emplea en la central de derivaciones del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies) cuando la demanda de camas empieza a mostrarse escasa.

Implica una serie de averiguaciones y rastreos, derivaciones y hasta "permutas" de los pacientes entre distintos centros de salud para encontrar un espacio de internación adecuado a la necesidad del estado sanitario de cada persona. "Hasta ahora lo hemos logrado, pero tenemos dificultades", resume Rodrigo Mediavilla, director del tercer nivel del Ministerio de Salud de la provincia.

>> Leer más: Coronavirus: Rosario registró 464 casos nuevos de los 1.279 que notificó la provincia de Santa Fe

La misma situación de "tensión" entre la demanda de atención y la disponibilidad de camas críticas hospitalarias se vivió a principios de octubre pasado, cuando llegó a su pico la primera ola de la pandemia. Y se repitió este fin de semana, cuando el segundo brote de la enfermedad empezó a mostrar los dientes.

La diferencia entre ambos momentos esta dado por el contexto: cuando empezaron a crecer los casos de coronavirus el año pasado, la ocupación de camas críticas por otra patología era muy baja, ya que el nivel de actividad era escaso y se habían suspendido las cirugías programadas. Este año no sólo la movilidad en la ciudad es intensa, sino que además el sistema de salud tiene que dar respuesta a todo un amplio abanico de situaciones que se postergaron el año pasado.

Un combo muy poco deseable para el rápido crecimiento de los diagnósticos de Covid-19 que se experimentan en la provincia.

Tablero central

La central de derivaciones del Sies es el órgano que se activa cada vez que una persona, con o sin cobertura de salud, necesita una internación. Hasta allí llega la demanda de los sistemas públicos y privados de ambulancias y de las guardias de los centros de salud.

Sus operadores son los que llevan en tiempo real la evolución de la ocupación de camas de hospitales y sanatorios para derivar a los pacientes. Su última herramienta de trabajo son los teléfonos de los funcionarios de salud. Y este fin de semana, esos celulares sonaron más de una vez.

El domingo, la ocupación de las camas críticas de adultos en hospitales y sanatorios de Rosario fue del 93 por ciento. En la ciudad, de acuerdo a datos de la Asociación de Clínicas y Sanatorios hay 1.927 camas de internación, de las cuales 440 están en áreas críticas. El sector público suma otras 557 camas.

"Este fin de semana se activó el último ítem del plan de contingencia, que es la regionalización del sistema de salud", señala Mediavilla.

>> Leer más: "No quiero a nadie buscando una cama para internar al hijo y que no la encuentre"

Así, si un paciente de Rosario o del sur provincial requiere ser atendido en un centro de salud del segundo nivel, se lo deriva a Villa Gobernador Gálvez o San Lorenzo. En cambio, si la demanda de atención es mayor (del tercer nivel), las opciones son Villa Constitución, Cañada de Gómez, Armstrong, Casilda, Firmat o Venado Tuerto.

La derivación de pacientes a otras localidades, describe el funcionario, es el último de los escalones del plan de contingencia que incluyó la suspensión de cirugías programadas, la refuncionalización del personal de salud que se desempeñaba en quirófanos, la reconversión de estos espacios en unidades de cuidados críticos y, finalmente, la regionalización.

Disminuir contagios

Para Mediavilla, resulta fundamental insistir en la necesidad de mantener al extremo las medidas de prevención de la enfermedad.

"Tenemos dos posibilidades: o ampliamos camas o bajamos la cantidad de enfermos. Y ya no podemos ampliar más el sistema de salud, porque el personal está trabajando al máximo de sus posibilidades; por lo tanto tenemos que lograr que la gente no se contagie", sostiene.

Y destaca que el trabajo de médicos y enfermeros de la provincia "es brillante. Hay capacidad y actitud, pero también compromiso", concluye.

>> Leer más: En Rosario, la ocupación de camas en hospitales públicos llega al 93%

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario