La ciudad

Inauguran la nueva sede de la delegación local del Colegio de Arquitectos

Hoy, desde las 19, se desarrollará un acto en el nuevo edificio, proyectado por el estudio rosarino Bechis, en avenida Belgrano 646

Lunes 01 de Julio de 2019

La jornada de hoy representará un escenario de doble festejo para los arquitectos de la región. Es que esta tarde se inaugurará, en plena ribera central, la nueva sede del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe, Distrito 2 Rosario, una acción que expone el compromiso, el empuje y las expectativas de crecimiento que trazan los profesionales de la ciudad y su zona de influencia en relación a las perspectivas de futuro.

Este evento, que coincide con el Día del Arquitecto, se realizará, de 19 a 22, en el nuevo edificio ubicado en avenida Belgrano 646, al lado de la antigua sede. El acto contará con la presencia de autoridades locales y provinciales, destacadas personalidades de la región y una gran cantidad de arquitectos. Habrá catering, y demostraciones artísticas y sorpresas en cada piso para amenizar el encuentro.

Este nuevo edificio permitirá brindar a los matriculados, y a la comunidad rosarina, realizar actividades y trámites con más confort y accesibilidad, ya que tendrá una nueva biblioteca, un salón auditorio, una sala de exposiciones, más aulas, más oficinas, un bar, y terrazas verdes que demuestran una relación de respeto con el ambiente y con el entorno.

Otro punto destacable dentro de esta celebración es que el proyecto de la nueva sede surgió a través de un concurso vinculante, del que participaron más de 40 estudios, y del que resultó ganador el Estudio Bechis, de nuestra ciudad.

"Trabajamos sobre una manzana históricamente significativa y atípica de la ciudad. Buscamos destacar las visuales al río, la vegetación de la avenida Belgrano, y los antiguos edificios vecinos. Nuestra intención fue sintetizar formalmente el diálogo entre esos temas, y construir relaciones que trasciendan el ámbito del lote. Desde ahí, propusimos un claro contraste entre lo nuevo y lo viejo", comentaron los autores.

Para poder cumplir con esos objetivos proyectaron una fachada de vidrio con un lenguaje simple, que le otorga una imagen sobria, abstracta y atemporal. "Esto permite, desde el interior, tener amplias visuales hacia el río y también mostrar las actividades del Colegio a la comunidad, constituyéndose en una linterna por las tardes o noches en ese sector de avenida Belgrano", remarcaron.

La nueva fachada se separa de los edificios patrimoniales con una gran buña del lado este y una raja del lado oeste, para evitar tocar lo existente y dejando un volumen suspendido. "Entre las dos construcciones de valor patrimonial, esta fachada es como un espejo que devuelve árboles y cielo, desmaterializando el edificio nuevo", destacaron.

En ese sentido, explicaron que "las variaciones de la luz y sombra de los arboles a través del vidrio cambian la atmósfera interior de los espacios. Y los cambios del follaje durante las estaciones, transforman la percepción del edificio en las distintas épocas del año".

En el edificio existente, la intervención es mínima. No se trabajó sobre su estructura principal y sólo se propuso abrir nuevos vanos sobre la medianera a la nueva raja de luz que deja el edificio nuevo. Y la cubierta inclinada de la terraza articula las dos alturas máximas permitidas y genera una grada para contemplar el paisaje de la costa rosarina.

En tanto, la necesidad de trabajar en contacto con construcciones antiguas con preservación, y teniendo en cuenta las demandas de flexibilidad y posible ejecución en etapas, se construyó en seco. "Así se logró una construcción limpia, sin problemas, que evita tocar antiguas mamposterías. Con una estructura metálica de perfiles W, ejecutada en taller y montada en obra, complementada con losas premoldeadas huecas y cerramientos livianos, nos permitió un uso más eficiente de los recursos energéticos", resaltaron los autores.

"Creemos que pese al reducido margen de maniobra que dejaban un terreno estrecho y acotado por las normativas, y un amplio programa enunciado en las bases, el proyecto resuelve las presiones internas, propone los espacios de relación con el lugar, y da una imagen institucional sintética a la ciudad", subrayaron estos profesionales rosarinos.

Más integración y presencia

"Nuestra nueva sede es un gran logro de toda la institución. Es producto de muchos años de trabajo de distintas comisiones del directorio superior provincial, y del Distrito 2 Rosario, que sumaron esfuerzos para la adquisición del terreno, llamaron a concurso, y llevaron adelante la construcción del proyecto ganador realizado por el Estudio Bechis", señaló Irene Pereyra, presidenta del Colegio de Arquitectos Distrito 2.

"Esta sede potencia la presencia del Colegio en la sociedad rosarina, la que viene creciendo sistemáticamente desde su creación hace 27 años. Queremos un Colegio cada vez más fuerte e integrado a su comunidad", se encargó de remarcar Pereyra.

"A mí me tocó impulsar la construcción de esta sede, pero esta idea viene desde hace muchos años, y participó mucha gente. En tres años y medio de gestión, lo estamos terminando y es un gran orgullo", confió.

"Es un edificio austero, pero que va a cumplir con todas las expectativas que tenemos de seguir abriendo el Colegio a todos los colegas. Estamos seguros de que va a potenciar ese proceso", enfatizó Pereyra.

Contraposición

Por su parte, Marta Ruarte, responsable del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe, comentó que "es una propuesta que se contrapone con lo que es la arquitectura de principios del siglo pasado, a través de un gesto de arquitectura moderna, que propuso el proyecto ganador".

Y agregó: "Este concurso fue un desafío especial para los arquitectos porque era la sede del Colegio de Arquitectos, donde vamos a desarrollar las actividades todos los arquitectos. Un gran desafío y también una gran exposición ante la visión de los colegas".

"Hasta ahora, este proyecto del Estudio Bechis tuvo las mejores críticas, porque tenía que atender un programa realmente muy amplio, y supieron resolverlo con un proyecto simple, austero y muy funcional. Y que además marca un proceso de traspaso de esta generación de arquitectos. Hoy nos animamos a mirar el futuro desde acá, y estamos muy orgullosos de ceder este legado", apuntó muy conforme Ruarte.

"Entendemos que este es un muy buen momento del desarrollo de la disciplina, y esta nueva sede lo ratifica con claridad. Nosotros vamos a seguir trabajando por un perfil de arquitecto comprometido con la función social de esta disciplina", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario