La ciudad

Exigen más seguridad para proteger a los empleados de la EPE

El reclamo se multiplicó luego de un violento robo que sufrieron dos operarios en la dependencia de Casilda y Provincias Unidas

Jueves 11 de Enero de 2018

Representantes de los empleados de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) exigieron que se extremen las medidas de seguridad alrededor de las actividades que se realizan en Rosario. El reclamo surgió luego de la agresión que sufrieron dos operarios en las instalaciones que posee la distribuidora en Casilda y Provincias Unidas. El martes por la noche, dos delincuentes armados irrumpieron en el predio, golpearon violentamente y le robaron dinero y sus pertenencias a quienes estaban cumpliendo con la guardia nocturna en esa dependencia de zona oeste.

Los empleados fueron golpeados y cortados y debieron ser derivados al Policlínico Municipal San Martín.

El episodio, que se repite sobre todo en zonas de trabajo y reparaciones en época de altas temperaturas, provocó además que el personal de la empresa suspendiera momentáneamente sus actividades en señal de protesta.

"Vamos a pedir que se extremen las medidas de seguridad para los trabajadores", remarcó con énfasis el titular de la seccional Rosario del gremio Luz y Fuerza, Alberto Botto, quien comentó que "los trabajadores fueron sorprendidos a punta de pistola y les sustrajeron sus cosas personales".

El referente sindical apuntó que "si bien fue un robo a mano armada, el mismo se enmarca en un contexto de agresiones permanentes que reciben los trabajadores de Luz y Fuerza durante su jornada laboral".

En ese sentido, Botto confió que "en esta época del año siempre se solicitan refuerzos de seguridad para aquellos agentes que se exponen diariamente. El alto nivel de consumo energético deriva en situaciones desagradables, pero la gente debe entender que aquellos que llegan a su barrio, van para tratar de solucionarle el problema".

Mucha preocupación

Los dos empleados de la EPE recibieron fuertes culatazos con las pistolas antes de que les robaran sus pertenencias mientras desarrollaban la guardia nocturna, lo que expone el nivel de violencia que rodeó la situación. Teniendo en cuenta esto, Cecilia Chitarroni, responsable de Relaciones Públicas e Institucionales de la EPE, expresó que "lo que pasó fue muy preocupante".

Y agregó: "Más allá de interrumpir el flujo de trabajo nocturno regular que tiene la guardia de operaciones, nuestra preocupación es por la seguridad de los compañeros que estaban trabajando, a los que agredieron y les sustrajeron sus pertenencias".

Sobre el análisis de lo ocurrido, Chitarroni destacó que la EPE "está trabajando y preocupándose por la seguridad de los empleados que prestan servicio en un horario no regular. Este tipo de agresiones es algo que hace tiempo no sucedía. Nadie espera agresiones físicas y robos de efectos personales cuando está trabajando. Los operarios están preparados para trabajar y no para encontrarse con estas situaciones", destacó.

En este marco, la encargada de Relaciones Públicas de la empresa resaltó que "luego de esta agresión pedimos redoblar la seguridad del personal. Veremos de qué manera seguimos con las guardias nocturnas, más allá de reforzar la protección de nuestros compañeros".

En relación al ataque y el estado de salud de los trabajadores, contó que "fueron atendidos y están bien de salud, pero presentan algunos golpes y heridas cortantes".

Al mismo tiempo, Chitarroni le solicitó a los rosarinos que colaboren con el personal de la EPE.

En la misma dirección se expresó Botto, quien pidió hacer especial hincapié en la tolerancia, ya que los trabajadores de la EPE hacen un gran sacrificio, debido a que los recursos humanos son escasos.

"Los trabajadores que fueron agredidos están siendo contenidos psicológicamente. Si bien estamos transitando un verano con un servicio aceptable, vamos a solicitar que se extremen las medidas de seguridad para aquellos que le ponen el cuerpo a su actividad", subrayó el dirigente gremial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario