La ciudad

Enseñan rugby a 300 chicos en tres villas de Rosario

Se llaman "Los Tigres" y hace cuatro años que todos los sábados entrenan y compiten con los otros clubes de la ciudad.

Martes 26 de Junio de 2018

Jugadores y ex jugadores de rugby y hockey donan su tiempo cada sábado para entrenar a chicos de tres zonas muy pobres de Rosario: Santa Lucía, barrio Gráfico y Empalme Graneros. Se llaman Los Tigres y convocan a más de 300 chicos que compiten con otros clubes.
Todo comenzó porque el sacerdote Lucas Policardo, preocupado por la situación de los chicos de Santa Lucía, convocó a una serie de jugadores de rugby de distintos clubes para que hicieran algo.

Así, un sábado Agustín Amelong cayó al barrio con un silbato y una pelota ovalada bajo el brazo y empezó a invitar a los chicos al entrenamiento. Arrancaron ocho y hoy Los Tigres se extendió por dos barrios más y suman 300 jugadores, una movida solidaria que busca transmitir los valores del deporte y lograr que los chicos sepan que con esfuerzo podrán lograr lo que se propongan.
El entusiasmo de los cerca de 40 voluntarios es contagioso. Todos ellos hacen compatible su vida de trabajo y familiar con esta actividad solidaria.

Iván Corolenco, jugador del club Universitario, llegó invitado por un amigo y no lo dejó nunca más. Lo mismo le pasó a Jorgelina Dellacasa que hoy está enseñando hockey a las nenas que también querían aprender un deporte. "También damos clases de manualidades para los menores de cinco años que todavía no hacen un deporte, porque todos vienen con sus hermanitos", explicó la voluntaria que junto con su esposo colabora en la iniciativa.

Juan Manuel Melero es voluntario y se ocupa del entrenamiento de rugby. Es jugador de Plaza Jewell y hoy entrena a los chicos en una plaza de Forest y Colombres.
Expansión

Al año siguiente de haber comenzado la actividad en Santa Lucía, tres papás de chicos que juegan al rugby en el Jockey Club se acercaron a Los Tigres para preguntarles cómo hacían.
Estos papás veían que detrás del alambrado del Jockey Club otros chicos los agredían. Eran del barrio Gráfico. Imitando a los voluntarios comenzaron a entrenar a los chicos de ese lugar, y así nació el segundo equipo, Los Tigres del Gráfico. Luego la iniciativa se reprodujo en Empalme Granero.

Hoy en barrio Gráfico tienen 150 chicos jugando al rugby, se les organiza un desayuno y un tercer tiempo en el que colaboran los papás de los jugadores de Los Tigres.
El equipo oficial, formado por jugadores de los tres barrios, compite con otros clubes de la ciudad en el circuito de rugby social y también cuando otro club los invita.

"Cuando los chicos cumplen 14 años ya no los podemos seguir entrenando, porque nos dedicamos a infantil. Por eso, hicimos un convenio con Caranchos, para que puedan seguir jugando y que sigan contenidos", comentaron. Ejemplo de ello es Aarón, un jugador de Los Tigres que ahora pasó a Caranchos y es el capitán del M15, y para orgullo de los entrenadores y está convocado por el seleccionado rosarino.

Para que el club funcione cuenta con socios que hacen un aporte mensual. Hoy lo que más necesitan son voluntarios, personas que quieran poner la garra para formar más "tigres".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario