La ciudad

El Papa Francisco envió un alentador mensaje a los jóvenes argentinos

Fue una sorpresa para todos. Anoche, en el Hipódromo, se transmitió un video de 20 minutos con las palabras de Francisco.

Domingo 27 de Mayo de 2018

Culmina hoy el II Encuentro Nacional de la Juventud de la Iglesia Católica que convocó a más de 50 mil personas que llegaron a Rosario desde todo el país. Ayer tuvieron la jornada más intensa, que culminó con un mensaje del Papa desde Roma.

En las parroquias, los jóvenes se reunieron y trabajaron en talleres. Y a la tarde se dieron cita en el Hipódromo, donde hubo una feria en la que se mostraron las actividades solidarias que se realizan en todo el país.

Cuando cayó el sol, empezó la música en el escenario. Los jóvenes bailaron, cantaron y saltaron. De pronto, la música cesó y las pantallas mostraron al Papa Francisco hablando a los jóvenes allí reunidos. Se transmitió un mensaje de 20 minutos para todos los chicas y chicas argentinos.

El Papa arengó con modismos conocidos provocando risas varias veces. Con simpatía les dijo: "Los invito a ser protagonistas. No se queden al margen, comprométanse, digan lo que piensan, no sean exquisitos" Y más adelante agregó: "Los jóvenes tienen la fuerza de la inquietud, sean inconformistas, hagan lío, no dejen que la historia se escriba afuera, pónganse las zapatillas, salgan con la camiseta de Cristo y juéguense por sus ideales. Vayan con Él a curar las heridas de tantos hermanos nuestros". Aplausos interminables, lágrimas y gritos dieron cierre al mensaje.

El mensaje del Papa a los jóvenes del Encuentro Nacional de Juventud Católica

¡Somos muchos!

Los participantes del Encuentro, que iban de 15 a 30 años, coincidieron en afirmar que se sintieron "sorprendidos" por la cantidad de jóvenes que asistieron de tantos lugares. "Nunca me imaginé que me iba a encontrar con esto", dijo Natalia Ledesma, de 17 años, que viajó desde Goya, Corrientes, con un grupo de compañeros de escuela.

"Los rosarinos nos trataron muy bien, nos ayudaron y nos saludaron desde los balcones cuando pasamos con la peregrinación", contaron felices. Juliana Pobette, de 15 años, llegó desde Mendoza y reconoce que le "encantó la peregrinación del viernes" y que cuando caminaban hacia el Hipódromo, desde un balcón desplegaron el cartel "No al aborto". "Nos sentimos muy apoyados", acotó.

Ileana, de Rosario, participó con un grupo de jóvenes de la parroquia Santísima Trinidad, de Donado y Mendoza. Mientras empujaba a una de las chicas que está en silla de ruedas, contó que está alojando en su casa a dos monjas de Buenos Aires que llegaron a dedo. "Estamos felices porque nos hace muy bien a todos ver a tantos jóvenes motivados por Cristo", destacó.

Muy cerca se encontraba Fabiola, de 18, que viajó desde el Tigre. Cursa el último año de la escuela media N° 5. "Estoy haciendo un discernimiento para saber si Dios quiere que dedique mi vida a ser misionera", explicó la joven emocionada.

Caminando entre la gente se encontraba monseñor Eduardo Martín, el obispo de Rosario. Saludando a los jóvenes, reconoció estar muy sorprendido no sólo por la cantidad de gente, sino también por la alegría y la felicidad que se veía en tantos rostros jóvenes. Mirando a la multitud se quebró y se emocionó. "Me conmuevo porque me doy cuenta de que la Iglesia de Rosario está recibiendo muchas gracias y esto supone una renovación total", destacó monseñor Martín, quien subrayó que haber elegido este destino es para "que mostremos que Rosario no es la ciudad de la violencia", aclaró intentando reponerse de la emoción.

"No puedo creer que haya tantos chicos como yo que crean en Jesús, porque a veces uno se siente solo, y con esto te das cuenta de que somos muchos", expresó Santiago Acciardi, de Zárate.

Muchas historias emocionantes se entrecruzaron ayer en el Hipódromo. Algunas dieron testimonios y otras estaban entre la multitud, como las de los hermanos misioneros Rafael y Francois, que con sus largos hábitos vinieron desde Buenos Aires a dedo a participar de este evento.

Agradecimiento

El obispo de Rosario agradeció la participación de tantos jóvenes y la elección, por parte de los obispos de Argentina, de Rosario como sede de esta actividad. "Estamos felices de haber recibido a tanta gente y les deseo que esta experiencia de fe que vivieron la lleven a sus ciudades, a su vida cotidiana y que Cristo esté en el centro de su día", señaló.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});