La ciudad

El Museo Julio Marc celebra sus 80 años y rescata dos de sus hitos olvidados

La obra de María Obligado, primera donante del museo y amiga de Marc, vuelve a exponerse. También el meteorito donado en 1941.

Domingo 07 de Julio de 2019

El Museo Histórico Provincial Julio Marc celebra mañana sus 80 años. Por eso, fue al rescate de dos hitos de su historia, invisibilizados durante décadas, cada uno por diversos motivos. Las obras pictóricas de María Obligado, la primera donante del museo y amiga íntima del propio Marc, pero olvidada por la historia del arte local por su condición de mujer, volvieron a estar colgadas en el paredes del edificio del parque Independencia y estarán allí hasta septiembre próximo. Además, otro espacio especial estará dedicado a "El mataco", el meteorito de una tonelada que fue donado en los años 40 y que durante mucho tiempo estuvo en la puerta del museo, transformándose en un ícono que se creyó perdido. Con todo eso, habrá fiesta de cumpleaños, desde las 11, con actividades para chicos en explanada, presentaciones, torta y chocolate, además de un cierre con música en vivo ya al atardecer.

Poner en primera plana a la olvidada María Obligado fue toda una decisión que tomó el director, Pablo Montini, ante la invisibilidad a la que fue sometida la obra. "Fue ignorada por la historiografía del arte por ser mujer, pese a haber sido la primera donante del museo y amiga íntima de Marc", recalcó Montini, y detalló el pacto que se selló antes de la inauguración del museo y de la muerte de la propia María.

"Ellos habían acordado la donación de su pintura histórica y folclórica, y mobiliario y objetos que había pertenecido a San Martín, Deán Funes y Bernardino Rivadavia que tenía la familia Obligado —relata—. Pero ella le pone un cargo: que la donación se haría cuando el museo estuviera terminado, porque el temor era que no se finalizara la obra".

El edificio se termina, pero María muere un año antes, en 1939. Su nombre sonó una y otra vez en boca de Marc e incluso, el autorretrato de su amiga, estuvo en su oficina mientras él ocupó la dirección del museo.

Otra vez en escena

Ahora, en "su honor y homenaje" no sólo volvieron a exponer los cuadros que son parte de la colección del Marc —la más grande fuera de la familia— y que ella había llegado a presentar en los salones de París, sino además muchas de las pinturas que sus descendientes aún guardan.

Gran parte de ellas fueron rescatadas de una de las propiedades que María y su esposo, el escritor Francisco Soto y Calvo, tenían a la vera del Paraná y que fue demolida tras su muerte, al igual que de otro inmueble de la familia que había pertenecido a su hermano, el poeta Rafael Obligado.

Curada por Georgina Gluzman, autora de "Trazos invisibles: mujeres artistas en Buenos Aires (1890-1923)", la muestra vuelve a exponer su obra tras casi 90 años, ya que la última exposición que María había realizado en vida había sido en 1928, diez años antes de su muerte.

"El mataco"

La mayoría de los niños de la ciudad que pasaron por el museo antes de 1991 tienen una foto sobre los cañones de la explanada —que con la restauración fueron trasladados a su lugar original (ver aparte)—, pero también con "El mataco". El meteorito de una tonelada llegó hasta allí en 1941 donado por Bartolomé Vasallo, cirujano y dueño de estancias en la zona de Santiago del Estero y Chaco, conocidas como "Campo del cielo", donde hubo una lluvia de meteoritos hace más de 4 mil años.

El objeto, que muchos creyeron robado, fue ingresado al edificio del museo en los 90 y fue difícil durante muchos años encontrarle un lugar. "Aparecía como un objeto anómalo, como fuera de la historia", explicó el director, y anticipó que desde el lunes, a las 18, "El mataco" volverá a tener un espacio especial en el museo.

La propuesta incluye las acciones de los investigadores Guillermo Faivovich, de Buenos Aires, y el francés Nicolás Goldberg, que vienen desarrollando un intenso proyecto, "Una Guía a Campo del Cielo", que trabaja sobre el impacto cultural que la lluvia de meteoritos sobre esas extensiones ha tenido a lo largo de los años.

"Es una propuesta para reflexionar qué espacio debería tener el meteorito en el museo bajo esa tensión entre las ciencias naturales y la historia —agregó Montini—. Es anterior a la historia, pero, a la vez, es un documento histórico porque podría estar en la sala de arqueología, ya que para las etnias del Gran Chaco fue parte de su cosmogonía y le daban propiedades mágicas, y más tarde los conquistadores, interesados por el metal, mandaron expediciones a buscar meteoritos. Todo eso deberíamos pensar".

La fiesta popular

Con esas dos exposiciones y una fiesta de cumpleaños, el museo hará su celebración hoy. Todo comenzará, a las 11, en la explanada del edificio, con un taller de piñatas y guirnaldas, que durante la tarde servirán para decorar las salas del interior.

Luego, habrá torta y chocolatada. Se presentará, a las 18, la colección de "Fanzines en el Marc", una propuesta donde 24 dibujantes de la ciudad reinterpretan a través de su obra las tres colecciones permanentes del museo: Arte Americano, Arte Colonial e Historia Patria.

El cierre, será, ya sobre el final del día, con música en vivo de la banda "Perro fantasma". Una fiesta de cumpleaños para el ahora octogenario museo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario