La ciudad

Dura crítica de los padres de alumnos del Poli y el Superior

"Los conflictos salariales se camuflan en la lucha por la defensa de la educación pública y se abusó de los paros", señalaron en una carta abierta.

Miércoles 27 de Febrero de 2019

El grupo de padres autoconvocados de alumnos del Superior de Comercio y el Instituto Politécnico divulgó ayer una "carta abierta" al gobierno nacional, las autoridades de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y el gremio de los profesores universitarios (Coad), en la que señaló su malestar por los inminentes paros que se avecinan. "Los conflictos salariales se camuflan en la lucha por la defensa de la educación pública y se hace abuso de paros por tiempo indeterminado", expresa el texto y alerta que "ya se perdió un año lectivo en los últimos cinco años".

Las expresiones de este grupo de padres se da en horas cruciales y en un clima de conflictividad. Los docentes universitarios resolvieron llevar adelante una jornada nacional de protesta mañana, mientras ya fue resuelta la adhesión al paro resuelto por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) previsto para el próximo 6 y 7 de marzo y sumarse al paro de mujeres en el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo).

"En el nivel secundario dependiente de las universidades nacionales todos los años se repiten conflictos salariales docentes que se camuflan en la lucha por la defensa de la educación pública, y se hace uso y abuso de paros por tiempo indeterminado, sin dictado de conciliación obligatoria y sin descuento de sueldos, afectando directamente a los estudiantes y sus familias, quienes son usados como rehenes en la negociación", comienza la "carta abierta".

El grupo de padres autoconvocados puntualizó que este será el sexto año consecutivo de conflictos. "Asistimos impávidos a la puja de intereses entre el gobierno nacional y el gremio docente, y completando la trilogía —como espectador subjetivo y responsable directo—, la Universidad Nacional de Rosario, el empleador, que debería ser actor activo, acordando su paritaria y solicitando los fondos a la Nación", señala el texto.

A la hora de repartir responsabilidades, este colectivo de padres se mostró remiso a "naturalizar esta forma de negociación mezquina de todas las partes".

Para todos

Las críticas apuntan al gobierno nacional, al que señalan como "limitado en sus recursos, intenciones y acciones", y al sindicato docente "que recurrentemente apunta al paro y llama a emprender la lucha en defensa de la educación pública, cuando los hechos han demostrado que es sólo el aspecto salarial el que cuenta realmente a la hora de los acuerdos".

También ubican a los estudiantes y sus familias como las víctimas de este conflicto. "Los padres debemos, en muchos casos, recortar los ingresos familiares ante la necesidad de tener que atender presencialmente a los «desobligados», así como destinar recursos para recuperar, ya fuera del ámbito escolar, parte de los contenidos recortados. Los estudiantes van empobreciéndose año tras año, aunque no lo perciban", aseguran.

Las críticas también fueron dirigidas al Rectorado, que "en el mejor de los casos, queda a la expectativa de definiciones que le pasan por arriba, por abajo o por detrás, viendo menoscabado el ejercicio de su autoridad".

"Hay también una mayoría silenciosa de docentes que no opina, no vota, y sólo acepta las decisiones tomadas por el gremio y sus colegas, y una minoría que se expresa a favor de su misión educativa, más allá de lo justo del reclamo salarial, cumpliendo de todas formas su tarea abnegadamente y arriesgándose al escrache de sus pares, no tan pares", divide las aguas el comunicado.

Un escrito donde también proponen alternativas para zanjar el conflicto

La carta abierta difundida ayer por los padres autoconvocados de alumnos del Politécnico y Superior de Comercio destaca que "ya resulta costumbre tomar a los chicos de rehén para resolver una situación de salario", por lo que se toman el trabajo de sugerir una solución y le proponen al gobierno que disponga una actualización trimestral automática de los sueldos docentes que se rija por el índice de inflación.

También le solicitan al gremio docente que "reconozca y garantice los derechos de los niños y destine una parte de sus ingresos a la creación de un fondo de huelga, "con el cual brindarán asistencia económica a los miembros que adhieran a la medida de fuerza".

Además, insta a los actores del conflicto (gobierno, universidades, gremios y comunidad) a diseñar "un Plan Maestro de jerarquización de la función docente universitaria, para definir consensuadamente los escalafones y salarios docentes a alcanzar gradualmente en el transcurso de los próximos diez años"; y brega por "poner en marcha un proyecto de modernización de la educación".

Como remate de la "carta abierta", subrayan: "Aulas llenas, país con futuro"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});