La ciudad

Crecen las consultas médicas por las crisis derivadas de alergias

En plena primavera, además de los coloridos paisajes, los especialistas estiman que el 25 por ciento de los rosarinos padece estas afecciones, que no distinguen edades.

Martes 30 de Septiembre de 2014

Además de los coloridos paisajes, el florecimiento y el clima agradable, en la primavera también brotan las reconocidas alergias estacionales. Y, en relación a otros años, se percibe un incremento en el número de las consultas médicas para esta época. Ocurre que en la actualidad el fenómeno afecta al 25 por ciento de los rosarinos, y la cifra va en aumento.

Si bien para algunos la primavera es la estación más bella, los alérgicos al polen tienen otra historia que contar. Para la Real Academia Española (RAE), la alergia es un "conjunto de fenómenos de carácter respiratorio, nervioso o eruptivo, producidos por la absorción de ciertas sustancias que dan al organismo una sensibilidad especial frente a una nueva acción de tales sustancias".

Picazón e irritación de ojos, nariz, paladar y faringe, estornudos, fatiga, lagrimeo y conjuntivitis, entre otros, forman parte del conjunto de síntomas que dan origen a la alergia primaveral, siendo las más comunes las rinitis, rinusitis y también casos de obstrucción bronquial. Sus síntomas suelen ser confundidos con los de un simple resfrío, pero la diferencia radica en que en el caso de la rinitis la sintomatología se repite.

¿Cuáles son sus causas principales? "El polen que liberan ciertas plantas para reproducirse desencadena la reacción, que se manifiesta en una respuesta inmune donde se liberan varios mediadores que inflaman las mucosas", explicó a La Capital Miguel Farroni, neumonólogo y decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

"Además de la polinización de las flores, existen otros factores alérgenos como los ácaros, las esporas de moho y ciertas sustancias presentes en las descamaciones de la piel de algunos animales, que se encuentran presentes durante todo el año. Asimismo, las sustancias tóxicas del medio ambiente pueden dañar la vía respiratoria, provocando síntomas alérgicos", expresó, en tanto, Jorge Molinas, alergista y docente de esa casa de estudios.

En ese sentido, el alergista agregó que, si bien su aparición es más frecuente en niños, el fenómeno puede presentarse a cualquier edad. "En los últimos 30 años, en la ciudad se ha registrado un aumento en la prevalencia de enfermedades alérgicas", señaló.

"Para evitar las alergias durante la primavera se deben mantener las ventanas de casa cerradas, pues la circulación de aire podría afectar, además de utilizar gafas de sol para mantener los ojos alejados del polen, y evitar salir en las horas en las que el polen se encuentra más presente en el ambiente. Es decir: durante el amanecer y el atardecer", recomendó el profesional.

Por otro lado, Molinas expresó que hay diferentes tratamientos para combatir este mal estacional. "Las opciones van desde evitar la exposición al polen u otros factores (terapia ambiental) hasta consumir fármacos (antiinflamatorios o antihistamínico para reducir sus efectos). A su vez, el tratamiento desensibilizante, o lo que se conoce como inmunoterapia, es considerado el más eficaz para disminuir la intensidad y frecuencia de los síntomas", destacó el profesional.

"El tratamiento desensibilizante consiste en administrar alérgenos, como el polen, progresivamente, por vía subcutánea o sublingual para generar tolerancia o acostumbramiento del sistema inmune", detalló. Luego resaltó importancia que tiene acudir a un alergista para que le proporcione al paciente el tratamiento adecuado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario