La ciudad

Crece la industria textil formal en Rosario con el combate a los talleres clandestinos

Se realizaron ciento ochenta y ocho fiscalizaciones en el último año. Hubo cinco clausuras. Hay 425 fábricas habilitadas, que suman cuatro mil quinientos empleados.

Lunes 08 de Junio de 2015

La industria textil en Rosario comenzó a experimentar un fuerte crecimiento de la mano de las inspecciones para evitar el arraigo de los talleres clandestinos y, por ende, el trabajo no registrado. Según datos oficiales, la ciudad tiene hoy 425 empresas dedicadas a la confección de indumentaria, lo que representa un fuerte impacto en la participación industrial de la ciudad. En este sentido, en el último año se llevaron adelante 188 fiscalizaciones y hubo cinco clausuras.
  Para la Municipalidad, se trata de un rubro que cobra cada vez más relevancia. Esto es importante al analizar las características de este terreno, “en función de la cantidad de establecimientos productivos que nuclea”, dijo a La Capital, la secretaria de Producción y Desarrollo Local, Eleonora Scagliotti.
  En la ciudad, el 12% de los establecimientos industriales es textil; en valores absolutos el panorama equivale a decir que Rosario tiene mas de 400 locales habilitados y funcionando como talleres donde se confeccionan ropa y productos de cuero.
  Si bien en la ciudad el rubro textil no aparece como una de las principales ramas en términos de facturación (comprende algo menos del 5% en el total de la industria local, aunque en crecimiento desde 2011 a 2014), el número no es menor. Según Scagliotti, revela la existencia de una “gran cantidad de empresas que desarrollan esta actividad de manera regular, con sus locales habilitados, que tributan en la ciudad y dan empleo a alrededor de 4.500 personas”.
  Mas aún, se trata de una rama que trabaja activamente con la Dirección General de Empleo del municipio, ya sea solicitando personal a través del servicio de intermediación laboral, como por intermedio de la capacitación en oficios. En efecto, se trata de una instancia de preparación e instrucción a través del dictado de cursos en corte, confección y costura, cuyos egresados pueden luego conseguir trabajo en estos establecimientos industriales que crecen en la ciudad.
  Así, inclusive, algunas de estas empresas textiles incorporaron personas con discapacidad; un panorama que brinda una clara muestra de su compromiso con la inclusión y las prácticas de responsabilidad social empresaria (RSE).
  Mientras tanto, los números demuestran el crecimiento de la facturación de las industrias textiles en Rosario. De 527,240 millones de pesos en 2011, tres años después llegó a más 1.140 millones de pesos.
  Este panorama se fue instalando en virtud del combate a la ilegalidad, un batalla que continúa, pero que está lejos del mapa que presentan otras grandes ciudades argentinas como Buenos Aires.
  Al respecto, el presidente de la Asociación Empresaria de Rosario, Ricardo Diab, sostuvo que “se sabe que existen algunos talleres clandestinos, pero Rosario no tiene trabajo esclavo ni personal hacinado”.
  Conforme con la situación, el referente aclaró que “esto, afortunadamente, no inquieta al sistema en la ciudad y la región”.
  En general, el empleo “bajo cuerda” que se lleva a cabo en lugares ocultos ubicados, por ejemplo, dentro de casas de familias donde el Estado municipal no puede acceder sin una orden especial, se realiza para abastecer ciertas empresas.
  No obstante, Diab dijo que no son marcas relevantes y que tampoco se produce “ropa trucha”.
  De todos modos, la Intendencia hace tareas de control para evitar la irregularidad. “En el último año y medio hemos realizado 188 inspecciones a talleres textiles y similares, en las que labramos cerca de 100 actas por distintas infracciones menores como matafuegos descargados o falta de permisos para elementos publicitarios. En tanto, fueron intimados unos 25 talleres por falta de habilitación, lo que derivó en 5 clausuras”, confirmó el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Pablo Seghezzo.
  “Vale la pena aclarar que a cualquier comercio con habilitación vencida o sin habilitación, que cumpla con las medidas de higiene y seguridad necesarias, se lo intima a que regularice su situación en los siguientes 10 días hábiles”, dijo. En caso de que no lo realice, sí se procede a la clausura.
  “En relación a talleres clandestinos con condiciones de hacinamiento —continuó Seghezzo— se recibió una denuncia a fines de mayo y se actuó en consecuencia (ver aparte). Siempre, para poder intervenir en estos casos, necesitamos de una orden de registro, que se obtiene a partir de una inspección ocular después de una denuncia recibida. Es por eso que le pedimos a la comunidad que haga conocer estas situaciones para actuar conjuntamente con el Ministerio de Trabajo de la provincia”.

La clausura de un local en el macrocentro

Clausuraron una fábrica trucha La Guardia Urbana Municipal (GUM), junto con la Dirección de Inspección de Comercios e Industrias y el Ministerio de Trabajo provincial, clausuró el pasado 27 de mayo un taller textil que funcionaba sin habilitación en España 2579. Allí, 14 personas trabajaban en condiciones irregulares.
  Según pudo saber La Capital, el inmueble no contaba con habilitación municipal ni con las medidas de higiene y seguridad. Además, las 14 personas halladas estaban en situación de precariedad. El operativo se desarrolló gracias a una denuncia realizada un día antes del procedimiento, que culminó con un resultado positivo. “Es importante que la gente denuncie este tipo de irregularidades para que nosotros podamos actuar, el trabajo articulado entre las distintas áreas del municipio y la provincia nos permitió desbaratar una actividad ilegal”, relató Pablo Seghezzo, secretario de Control y Convivencia Ciudadana.
  “Según nos contaron las 12 mujeres y los 2 hombres que estaban en ese momento en el lugar, se los obligaba a trabajar horas extras sin la remuneración correspondiente y mediante a amenazas de despido. Todo esto fue constatado por la cartera laboral de la provincia, desde donde se seguirá el tema”, abundó el funcionario, quien destacó que se decomisó una cantidad importante de telas y prendas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS