La ciudad

Aseguran que la ordenanza vigente resintió la actividad de la noche

Concejales oficialistas y opositores coinciden en señalar la necesidad de modificarla. Todo indica que será uno de los grandes debates del año.

Domingo 07 de Enero de 2018

Después de varios intentos, al Concejo Municipal volvió el debate sobre la ordenanza que regula la noche rosarina. Tras los bailes callejeros que, con mayor o menor éxito, se desarrollaron en una decena de barrios durante las fiestas de fin de año, concejales de diferentes bloques coincidieron en afirmar que la norma vigente desde el año 96 "resintió la actividad nocturna en la ciudad", y admitieron que es necesario consensuar nuevas herramientas que permitan lograr el equilibrio entre el funcionamiento de bares, boliches y cantinas con el merecido descanso de sus vecinos.

Fue la radical María Eugenia Schmuck, presidenta de la comisión de Gobierno, la primera en advertir sobre la necesidad de consensuar una nueva norma. "Resulta impostergable en el año 2018 sancionar una nueva ordenanza de nocturnidad", sostuvo la semana pasada en una nota publicada por LaCapital.

La ley que regula el funcionamiento de la noche rosarina es la ordenanza 7.218. La norma fue aprobada en el Palacio Vasallo en 2001 y a lo largo de estos 17 años tuvo distintas modificaciones. No obstante, ya resulta poco útil frente a los cambios de hábitos de las nuevas generaciones.

La norma relega la actividad bailable a los grandes boliches, pero las costumbres de los adolescentes son diferentes. Para la concejala radical, la noche rosarina ya no tiene su centralidad en un boliche, "los jóvenes van al lugar que le gusta, a escuchar la música que le gusta. Si no nos damos cuenta de ese fenómeno, esa realidad nos termina desbordando", apuntó.

En ese contexto, consideró, crecieron las convocatorias a festejos callejeros durante las fiestas de fin de año. "Son una realidad que tiene que ver con la falta de espacios de entretenimiento acordes a las transformaciones que vive la nocturnidad rosarina, porque si no hay espacios acordes a las necesidades de los jóvenes, esos espacios se construyen", sostuvo.

Una norma restrictiva

La referente del socialismo, Verónica Irizar, coincidió en señalar que la actual ordenanza "resintió la actividad nocturna" que existe en la ciudad, ya que opera como un inconveniente al momento de habilitar los distintos emprendimientos como bares, bares culturales o boliches.

"Rosario es una ciudad grande y debe tener una normativa más adecuada sobre la nocturnidad", consideró y confió en que este año "se pueda avanzar maduramente sobre el tema y se logren consensos sobre una norma que permita que haya más vida nocturna en la ciudad, y al mismo tiempo se garantice el derecho de los vecinos a descansar".

Según analizó, el principal error de la actual normativa es "hacer eje" en si los locales incluyen o no actividad bailable, al momento de establecer las exigencias que deberán cumplir estos espacios. Así, por ejemplo, "se prohíbe bailar en los bares, en lugar de establecer que estén correctamente aislados acústicamente", explicó.

Actualmente, hay varios proyectos con estado parlamentario que tienen como objetivo ordenar el funcionamiento de los locales nocturnos.

En octubre de 2014 se presentó una iniciativa consensuada por los concejales de la oposición (Roy López Molina y Osvaldo Miatello y los ex ediles Diego Giuliano y Jorge Boasso) para reemplazar a la actual ordenanza de espectáculos públicos. Además hay otra decena de iniciativas que abordan temas como las discos para menores, horarios para el expendio de alcohol, bares culturales, el funcionamiento del registro de oposición o la creación de zonas de radicación para boliches.

Para el presidente del bloque de concejales del Pro, Roy López Molina, la ordenanza 7.218 "ha quedado vieja" para los cambios generados en los padrones culturales de los jóvenes y el crecimiento experimentado por la ciudad. "Rosario tiene que recuperar una movida nocturna sana, segura, divertida y que no genere problemas para quienes viven en cercanía de estos locales", sostuvo.

Por eso, consideró, "hay que simplificar las ordenanzas". Por ejemplo, propuso establecer menos rubros para el funcionamiento de los comercios, un protocolo de fiscalización claro y simplificar también los trámites para que los vecinos puedan manifestar su oposición a la apertura de una disco.

En la calle

"Claramente hay que volver a discutir lo que significa la nocturnidad en Rosario", señaló la presidenta del bloque del Frente para la Victoria, Norma López, y consideró necesario "adecuar la ordenanza a la realidad de la ciudad".

Aún así, consideró difícil que las fiestas que se organizan en los espacios públicos puedan formar parte de este debate. "Es un tema que tiene que ver más con el control del municipio que con la reglamentación exhaustiva", explicó.

Para López, "no se pueden encorsetar permanentemente lo que significan las distintas manifestaciones culturales. Pero esto no significa que no tenga que existir un control por parte del Estado", sostuvo y destacó la diferencia entre las intervenciones durante los festejos de Navidad y la acción preventiva desarrollada en la celebración del año nuevo.

Fiestas, locales nocturnos y controles, temas que volverán al Concejo Municipal a partir de marzo, cuando se retome la actividad legislativa.

noche en crisis. Los cambios de hábitos de los jóvenes no fueron en sintonía con la legislación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario