La ciudad

A fin de mes, vuelven a habitar un edificio que se incendió tras un robo

Está en Laprida 972 y sufrió serios daños en febrero de 2016, cuando un ladrón hizo arder vehículos en la cochera y el fuego dañó la estructura.

Domingo 19 de Agosto de 2018

Los vecinos de Laprida 972, el edificio que se incendió en febrero de 2016 después de que un delincuente prendiera fuego en la cochera, están a un paso de volver a sus hogares. La mudanza está prevista para dentro de 20 días, luego de que se conecten todos los servicios y con algunos de los departamentos enteramente nuevos. La importante restauración, solventada en forma solidaria por todo el consorcio, ya tiene final de obra y ahora sólo resta encarar una limpieza general para que cada dueño pueda volver a su casa, abandonada en el marco de una tragedia que se cobró dos vidas y causó severos problemas estructurales, sobre todo al cuerpo trasero del inmueble.

Pasaron ya treinta meses desde la fatídica madrugada del 3 de febrero de 2016, cuando los habitantes del edificio de Laprida casi San Luis debieron abandonar sus departamentos con lo puesto mientras avanzaba un voraz incendio desde el garaje, ubicado en el subsuelo de la propiedad.

Una mujer de 98 años no llegó a hacerlo y falleció asfixiada camino a la terraza, mientras que un hombre de 84 murió tres semanas después por complicaciones de salud relacionadas con el siniestro.

Otros 29 vecinos sufrieron principio de asfixia y el resto logró ponerse a salvo, pero nunca pudieron volver a sus casas más que, acompañados por bomberos, para buscar lo indispensable o una muda de ropa.

El incendio se desencadenó cuando un ladrón aparentemente ocasional que venía empujando puertas a lo largo de la cuadra —según las imágenes captadas por una cámara de seguridad— pateó el portón de la cochera, cuyo cerramiento funcionaba mal, y logró ingresar a ese subsuelo.

Aparentemente, tras robar un par de cosas, el intruso encendió un fósforo y después abandonó el sitio, altamente combustible. Pocos minutos más tarde, con algunos autos ya ardiendo, los vecinos escucharon un estruendo como de "losas que se quebraban" y los primeros gritos de la gente advirtiendo que había fuego.

Peligro de colapso

A partir de entonces comenzaron los peritajes, que revelaron daños estructurales. Los primeros refuerzos para evitar un derrumbe fueron encarados por la propia Municipalidad al día siguiente del siniestro, y luego comenzó el largo proceso de definir qué trabajos serían necesarios para volver nuevamente habitable el edificio.

La obra supuso importantes reparaciones y la reconstrucción total de los tres departamentos más dañados por el incendio, todos en el primer piso, ya que sus losas correspondían con los techos de la cochera especialmente dañados por el fuego.

Uno de ellos fue el de Susana Paris, quien confirmó que el consorcio ya está dando las últimas puntadas para emprender el ansiado regreso a casa.

"Estamos en la recta final", sostuvo la propietaria del departamento hecho a nuevo, y contó que por estas horas cada familia está tramitando la conexión de los servicios: electricidad, agua y gas, con los controles especialmente exhaustivos que supone esa última prestación. Aparte, sólo resta una limpieza general.

Paris dijo que aunque varios de los consorcistas ya estarían en condiciones de mudarse y con "grandes deseos de volver", intentarán hacerlo en forma colectiva para garantizar mayor seguridad.

Por si acaso, el portón de ingreso a la cochera, que por haber tenido su cierre descompuesto permitió el acceso del pirómano ladrón, ahora es "ultraseguro", y el edificio cuenta con cámaras de videovigilancia y monitoreo permanente.

Y aunque queden años de crédito por saldar —ya que las obras se encararon de forma solidaria, con pagos iguales más allá del daño que sufrió cada unidad— el sentimiento que acompañará la vuelta es de alegría. "Estamos muy contentos, regresar también significa recuperar nuestras historias", afirmó Paris.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});