Información Gral

Media sanción a la Ley Justina, para que todos sean donantes de órganos

El Senado aprobó el proyecto y lo giró a Diputados. Establece que todos los mayores serán donantes a menos que expresen su negativa.

Jueves 31 de Mayo de 2018

por unanimidad. Momento de la votación de ayer en el Senado . En las gradas, los padres de la nena que falleció esperando un corazón, se abrazan.

El Senado aprobó ayer por unanimidad y giró a la Cámara de Diputados un proyecto de ley que establece que todos los ciudadanos mayores de edad serán donantes a menos que manifiesten su voluntad de no serlo.

En el marco del Día Nacional de la Donación de órganos, la llamada "Ley Justina", en homenaje a la niña de 12 años que falleció el año pasado por no recibir un trasplante de corazón a tiempo, fue aprobada con 68 votos y enviada a la Cámara baja para su sanción definitiva.

"A través de esta ley estamos avanzando en acciones directas y eficaces para procurar la agilización y simplificación de muchos de los conceptos que hoy tiene la regulación", afirmó el presidente de la Comisión de Salud del Senado, Mario Fiad (Cambiemos).

Fiad indicó además que "más allá de que tenía 58 firmas de senadores, el proyecto se enriqueció, se le ensamblaron cosas que faltaban como la donación renal cruzada, el implante de células y se pudo finalmente tener un dictamen de consenso".

Por su parte, el senador Juan Carlos Marino (Cambiemos) que presentó el proyecto impulsado por los padres de Justina Lo Cane, consideró que "esta es una ley que va a dar un cambio de paradigma" porque "Argentina se va a convertir en un país líder en América en lo que tiene que ver con la donación de órganos".

"Esto nace desde el dolor más profundo, que es perder una hija", expresó, para luego agregar: "Ella nos dejó una enseñanza, previendo el final, cuando le dijo a su papá: «Hagan lo que puedan por los demás». Los padres no se encerraron en el dolor y el luto, lo transformaron en esperanza, en solidaridad", sostuvo Marino.

El proyecto modifica la actual ley 24.193 de trasplante de órganos, de manera que toda persona mayor de 18 años será considerada como donante a menos que manifieste voluntad en contrario, lo que implica que tampoco serán los familiares de alguien fallecido los encargados de autorizar la donación.

"Podrá realizarse la ablación de órganos y/o tejidos a toda persona capaz mayor de 18 años que no haya dejado constancia expresa de oposición a que después de su muerte se realice la extracción de los mismos", señala el proyecto.

La iniciativa también impondrá la obligación a los profesionales médicos de notificar al Incucai los tratamientos de diálisis que le realicen a un paciente, o cuando le indiquen la realización de un trasplante.

También establece que para asegurar la calidad de todo lo relativo a donación y trasplante, se deberá destinar como mínimo un 20 por ciento de los recursos del Fondo Solidario de Trasplantes a capacitación.

Trasplantes

Los trasplantes de órganos crecieron casi un 12 por ciento en el último año, según se informó en el marco del Día Nacional de la Donación de Organos que se conmemoró ayer.

En la Argentina se ha alcanzado, en el 2017, el número más alto de trasplantes ya que los registros del Incucai muestran que en el año 2016 se realizaron 1.694 trasplantes, en tanto que esta cifra ascendió a 1.892 el año pasado, indicó la Sociedad Argentina de Trasplantes (SAT).

Sin embargo, algo más de 7.800 pacientes se encuentran en lista de espera para recibir un órgano, de los cuales 250 son niños y adolescentes. Unas 3.000 personas aguardan un trasplante de córneas, y otras tantas un trasplante de tejidos.

"Estas cifras demuestran que la deuda con nuestros pacientes es alta y es necesario redoblar esfuerzos para generar aún mayor conciencia respecto a tener una actitud proclive a la donación", remarcó el presidente de SAT, Carlos Díaz.

Desde la SAT destacaron que generar acciones que contribuyan a dar una mejor y mayor información a la ciudadanía tendrán un efecto positivo en pos de la donación.

Pero esta mayor conciencia por la donación y el trasplante debe ser extensiva a la comunidad médica en primera instancia, a los decisores en el sistema de salud y a nuestros representantes.

Las enfermedades crónicas dominan el escenario de los problemas de salud de las sociedades actuales, con altísimos costos para las mismas y pobres resultados en términos de supervivencia y calidad de vida.

La enfermedad renal crónica, por ejemplo, afecta a un 10 por ciento de la población y si bien solo menos del 1 por ciento requerirá reemplazar la función renal por diálisis o trasplante, diálisis representa uno de los presupuestos más abultados de cualquier administración de salud pública.

Un trasplante renal no solo implica expectativas de vida claramente superiores, también insume menos de la mitad de los recursos.

De las personas en lista de espera, casi un 80 por ciento, 6.133 pacientes, necesitan un riñón.

Asimismo 1.268 aguardan un hígado, 199 un pulmón, 126 un corazón. Unos 156 pacientes requieren un trasplante de renopáncreas, 19 un trasplante hepatorenal, 10 de intestino, 6 cardiopulmonar, 11 de páncreas y 1 hepatointestinal.

De los 1.892 trasplantes efectivizados en 2017, 1.482 fueron concretados a través de donantes cadavéricos, y 410 con donantes vivos.

Asimismo 1.077 pacientes accedieron a un trasplante de córneas, según datos brindados por el Instituto Nacional Central único Coordinador de Ablación e Implante, Incucai.

El 2 por ciento de los pacientes en lista de espera son pediátricos, en su gran mayoría tiene entre 10 y 17 años.

En ellos, el acceso a un trasplante tiene un impacto aún mayor en sus expectativas y calidad de vida.

"El total de los trasplantes concretados en nuestro país se realizó, y se realizan, por medio de un sistema de asignación equitativo y transparente, bajo estrictas medidas de seguridad, idoneidad y control, en más de 300 centros sanitarios, públicos y privados, ubicados a lo largo de nuestro territorio", destacó Díaz.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});