INFORMACIÓN GENERAL

Video viral: una abuela se hizo un Tik Tok tras enviudar y es furor en las redes sociales

Tita Zacharías atravesaba un duelo cuando una sobrina la invitó a grabar un video. Su vida cambió para siempre. Hoy tiene 700.000 seguidores.

Jueves 29 de Octubre de 2020

Tita Zacharías es una abuela salteña de 65 años. Vive en Orán y tiene más de 700.000 seguidores en Tik Tok: la red social líder en el mundo que permite crear y compartir videos musicales cortos. La mujer comenzó a incursionar en la plataforma en 2018, luego de que una sobrina la invitara a hacer un Tik Tok que tuvo una gran repercusión: “En menos de dos horas tenía más de diez mil me gusta, fue asombroso”, contó Tita.

Mientras atravesaba un duelo por la muerte de su marido comenzó a hacer más videos y los usuarios (“los chicos”, como les dice ella) la quisieron desde un principio. Tita relató que siempre fue aficionada a cantar, bailar y actuar, pero que nunca se preparó. “Me tomaron más cariño cuando publiqué un video tatuándome los nombres de mis cinco nietos”, recordó y agregó: “Con Tik Tok me distraje, me sentí acompañada, mi vida cambió para bien”, sostuvo la abuela al diario La Gaceta..

Su usuario es “Titazachariassilv1”, pero sus seguidores la llaman “abuela Tita”. Tras su primer año en la red social, Tik Tok la invitó a pertenecer al grupo de creadores oficiales por su actividad, su constancia y la cantidad de seguidores, vistas y likes que tenía. En mayo de este año, le verificaron al cuenta y pasó a ser creadora popular de Latam dentro de Tik Tok América Latina y España. “Soy el adulto mayor con más seguidores de Argentina. Me llamaron de un canal de televisión, de una cadena de supermercados para hacer una publicidad y yo no lo puedo creer. También me siguen algunos famosos, me siento observada, pero es un halago”, expresó.

Sus principales temáticas de video son comedia, bailes y lipsync (sincronizar el movimiento de los labios y simular cantar una canción). Al ser parte del equipo de Tik Tok Latam, una mánager de Brasil le envía los hashtags y tendencias de video que debe seguir para mantener su lugar. Tita siente mucha responsabilidad porque el 80% de sus seguidores son menores. “Mucha gente me dice que ya soy influencer y que yo no dimensiono lo que causo. Me quieren por ser la abuela cool, pero soy extremadamente cuidadosa con mi contenido, la manera en que me expreso y la influencia que ejerzo en los chicos. Trato de que salga lo mejor posible y de no perjudicar a nadie”, expresó.

abuela Tik Tok.mp4

La abuela oranense adquirió este año un trípode y un aro de luz para mejorar la calidad de sus videos. Durante tres días se aprende las coreografías más populares mirando a otros tiktokers (usuarios que hacen videos) y luego se graba y edita sola. Además, cuando sus nietos la visitan aprovecha para hacer videos en la calle y en otras locaciones donde podrían robarle el teléfono si fuera sin compañía. “Hasta el año pasado utilizaba el velador de mi cuarto y la luz natural de la ventana como iluminación. El algoritmo de Tik Tok no da mucha circulación a videos mal iluminados”, enfatizó.

Tita tiene más de 700 mil seguidores, de los cuales el 50% son de Argentina, después le siguen México y otros países de Latinoamérica. “Me guío por las estadísticas. También tengo en minoría seguidores de Abu Dhabi, de Asia, que no sé qué es lo que verán porque no me entienden el idioma” se rió. También contó que tiene “haters “(usuarios a los que no les gusta su contenido) y comentarios malos, pero que no los tiene en cuenta. “Intento recordarme que es un juego, una diversión, y solo le saco lo positivo, que ya es mucho”, dijo.

Su mayor satisfacción llega cuando hace videos en vivo. "Es tanto el respeto y cariño de chicos que no me conocen, que me hacen llorar de emoción y trato de que no se note", confesó la abuela salteña.

Respecto a su familia, recibe el apoyo de todos sus parientes. No sólo sus hijos y nietos la alientan, sino que la siguen familiares de toda la Argentina. Tita fue maestra de religión, cosió y bordó durante toda su vida. Antes de la cuarentena solía ir al gimnasio, pasear y viajar con amigas. “Ahora no mantengo a nadie y me dedico a ser feliz. Quiero disfrutar del tiempo”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS