Información General

Un médico es acusado de matar pacientes de coronavirus para liberar camas

La justicia italiana investiga al director de urgencias del hospital Montichiari, Carlo Mosca, porque habría suministrado fármacos letales al menos a dos hombres que estaban internados con Covid 19, pero sospechan que serían más las víctimas fatales

Martes 13 de Abril de 2021

En la región italiana de Lombardía un médico es investigado judicialmente bajo la sospecha de que mataba pacientes con coronavirus para "liberar camas" del Hospital Montichiari, del cual era el director general del servicio de urgencias.

El escándalo de proporciones y que conmueve a Italia gira en torno al doctor Carlo Mosca, quien según la acusación de la fiscalía habría suministrado "fármacos letales" con efecto bloqueador neuromuscular al menos a dos enfermos con Covid 19 que ingresaron a su centro de salud, aunque se presume que las víctimas serían muchas más.

La investigación judicial, que se inició hace dos meses, comenzó a encontrar sustento en la hipótesis con relación al comportamiento del médico en los hechos que habrían ocurrido en marzo de 2020, y entre las posibles víctimas mortales de Mosca figuran un hombre de 61 años llamado Natale Bassi y otro de 80 años de nombre Angelo Paletti, ambos de Brescia.

Pero como la presunción de que habría otras víctimas fatales a manos de Mosa, también la fiscalía investiga dentro de la causa otras "tres muertes anormales".

De acuerdo con la justicia italiana, Mosca no sólo pretendía "liberar camas" matando pacientes, sino que también lo hacía para liberar "recursos humanos, físicos y emocionales, de los médicos, enfermeros y operadores de sala de los servicios de urgencias".

La situación de Mosca se fue complicando en forma sostenida cuando se descubrió que en las historias clínicas de estos enfermos se detallaba un "repentino, y no fácilmente explicable agravamiento" de las condiciones de salud. Fue entonces cuando se ordenó la realización de análisis forenses y se detectó la clave que luego permitiría llegar al doctor en cuestión: dentro de los tejidos y órganos de uno de los muertos había presencia de un fármaco anestésico y de un relajante muscular comúnmente utilizado en la intubación y sedación que, si se emplea fuera de procedimientos y dosis específicas, puede llevar a la muerte.

Según advirtieron los investigadores, el doctor no había incluido en la historia clínica del paciente la administración de ese fármaco, por lo que también fue imputado por "falsificación en un documento público".

Luego de que la policía de Lombardía detectara irregularidades en los fallecimientos de varios pacientes del Hospital Montichiari, el caso alcanzó una gran repercusión, y la indignación fue creciendo al ritmo de la investigación porque Italia está en uno de los momentos más difíciles por la pandemia, con hospitales desbordados debido al descontrolado aumento de contagios y muertes.

Claro que Mosca rechaza haber cometido los actos, pero ante el avance de la causa ya fue suspendido en su cargo y se encuentra con arresto domiciliario en Mantua.

Pero más allá de negar los hechos, la situación de Mosca se complicó aún más cuando una conversación de WhatsApp entre una enfermera de Urgencias del Hospital Montichiari y otra persona fue intervenida por la justicia: "No voy a matar a pacientes sólo porque él quiera liberar algunas camas", decía la trabajadora de salud en su mensaje.

Ese mensaje, y el intento de Mosca tras conocerse los resultados de la autopsia, trascendió que "se acercó a los miembros del personal para acordar una versión conveniente de la historia, incluso instándolos a declarar en falsedad".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario