Información Gral

Un artista español instaló un polémico contador de muertes en Londres

El hombre colocó un dispositivo en la puerta de una aseguradora que mostrará el número de muertes acontecidas en el año. A cambio recibió una póliza de seguros de más de 150 mil euros, que se hará efectiva si muere en 2009.

Viernes 02 de Enero de 2009

Finalmente y tal como fue anunciado hace algunos días ya está funcionando el contador de muertes, del polémico artista español Santiago Sierra, en la fachada de la aseguradora Hiscox, en Londres.

La obra consiste en un marcador electrónico que va sumando las muertes que se producen en el mundo por cualquier causa, durante el transcurso de un año y comenzando desde las primeras horas de 2009.

Pero no se trata de un artefacto de interacción con el mundo, ya que no toma los datos del tiempo real sino de la estadística.

La manera de contar los muertos se realiza a partir de una proyección demográfica elaborada por el servicio del censo de Estados Unidos, que en la actualidad calcula que cada año mueren en el mundo 55 millones de personas, a un ritmo de casi dos personas por segundo.

La compañía de seguros ha pagado al artista por el préstamo de esta instalación con una póliza de 150.000 euros, pagadera a la muerte de Sierra pero sólo si fallece durante el año en el que el contador de muerte está brillando sobre su fachada.

Precisamente por la manera en que la obra Death counter ha sido retribuida explora el precio del arte y las diferencias en la valoración económica del trabajo de un artista si está vivo o está muerto.

También provoca una reflexión sobre el valor de las muertes y cómo estas, por mediación del ahorro y las aseguradoras, se convierten en dinero.

Un portavoz de la compañía celebró la obra por su original mirada sobre los temas muerte y dinero.

El trabajo de Sierra se caracteriza por mezclar diferentes expresiones artísticas, como la fotografía, escultura y performances, las que expresan los problemas sociales vividos por quienes son excluidos del sistema.

En 2003 montó para la Bienal de Venecia un recinto cerrado al cual, sarcásticamente, sólo podían acceder personas con cédula de identidad española. El objetivo era lograr que las personas tomasen conciencia sobre la xenofobia y el racismo.

En marzo de 2006 Sierra provocó indignación con una instalación en la ex sinagoga de Pulheim-Stommeln, pues le conectó el tubo de escape de un automóvil. "Con la obra buscaba llamar la atención sobre la banalización de la memoria del Holocausto", explicó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS