Información Gral

Trasladan al detenido por el crimen del niño y lo indagarán esta semana

El joven de 24 años acusado de matar al pequeño y abusar de su madre fue llevado ayer a una sede policial de Caleta Olivia.

Lunes 24 de Febrero de 2020

El joven de 24 años detenido tras haber sido identificado en una rueda de reconocimiento por el crimen de un niño de cuatro años y el abuso sexual de su madre en una playa de la localidad santacruceña de Puerto Deseado fue trasladado a una sede policial de la ciudad de Caleta Olivia para evitar una posible reacción de los vecinos y el juez del caso prevé indagarlo en los próximos días, mientras se resuelve la situación del otro sospechoso menor de edad.

   Fuentes de la investigación aseguraron que el detenido es un joven de 24 años con antecedentes penales, ya que había sido demorado el mes pasado en el marco de otra causa tras haber sido denunciado por la “tentativa de homicidio” de un familiar suyo también menor de edad, pero la Justicia lo liberó.

   El juez de instrucción de Puerto Deseado, Oldemar Villa, ordenó en las últimas horas el traslado del detenido a un sede policial de la ciudad de Caleta Olivia para evitar cualquier tipo de reacción que pueda haber por parte de los vecinos que el viernes y el sábado se manifestaron en reclamo de justicia.

   El magistrado tiene un plazo de diez días hábiles para indagar al sospechoso, quien en principio está acusado de los delitos de “rapto, abuso sexual con acceso carnal, tentativa de femicidio (en el caso de la mujer) y homicidio (en el caso del niño de cuatro años)”.

   El joven quedó formalmente detenido anteanoche, luego de una rueda de reconocimiento en el que la víctima lo identificó como la persona que el jueves último la raptó junto a otro joven cuando caminaba por la playa Cavendish para luego abusar sexualmente de ella, golpearla y finalmente llevado cautivo a su hijo, a quien asesinaron a golpes en la cabeza.

   Ese mismo joven ya había sido demorado el mismo viernes, horas después del hecho, pero el juez Villa decidió liberarlo porque no había logrado obtener elementos probatorios.

   Sin embargo, horas después apareció una hermana de este sospechoso y les contó a los investigadores que su hermano le había confesado el crimen y la violación, por lo que el juez volvió a demorarlo y finalmente ordenó su detención.

   Al momento de ser demorado por primera vez, el ahora detenido presentaba algunas heridas cortantes que pueden ser de defensa de la mujer violada, dijeron los investigadores.

   Respecto a sus antecedentes, las fuentes aseguraron que el joven ya había sido demorado el mes pasado, cuando fue denunciado por haber querido asesinar a golpes a un niño, integrante de su familia.

   El joven, según las fuentes, permaneció demorado algunas horas, pero finalmente el juez a cargo de esa causa, justamente el mismo que interviene ahora, ordenó su liberación, a pesar de que sigue siendo investigado por ese hecho.

   Por otra parte, el juez Villa aguardaba la realización de al menos dos ruedas de reconocimiento para resolver la situación procesal del otro sospechoso vinculado a la causa, un adolescente de 16 años.

   Según las fuentes, ese adolescente se hallaba ayer junto a sus familiares pero bajo custodia policial, a la espera de ser trasladado a la sede judicial para ser sometido a una rueda de reconocimiento en la que participarán testigos que supuestamente lo vieron caminando por la playa Cavendish minutos después de haberse consumado el crimen del niño y la violación de su madre.

   “En estas ruedas no participará la mujer abusada, sino sólo testigos que caminaban por la zona”, dijo una fuente de la investigación.

   Ayer a la tarde, en tanto, se llevó a cabo una nueva manifestación en reclamo de justicia por parte de vecinos que se concentraron en la Plaza del Vagón, ubicada en San Martín al 900, de Puerto Deseado.

   David Subelza, el hijo de la mujer, que reside en Puerto Deseado ya que trabaja en una maderera y a quien ella había ido a visitar desde Salta, agradeció “el apoyo y contención” a él y a su familia tras el episodio en una publicación en su cuenta de Facebook.

   “No hay palabras para describir este hecho. Sólo pido justicia por mi hermanito, inocente de todo mal, y por mi mamá. Gracias”, concluye el mensaje que difundió en la red social.

   El ataque ocurrió el jueves último cuando la mujer y su hijo de cuatro años, quienes estaban de visita en Puerto Deseado, caminaban por la playa Cavendish.

   De acuerdo a los datos que pudo aportar la víctima a la Policía, en ese momento ambos fueron sorprendidos por dos hombres que los amenazaron, la obligaron a caminar hasta una cueva, ya que el lugar está rodeado de acantilados, y luego la atacaron con el objetivo de abusar sexualmente de ella.

   Según lo que relató, en medio del ataque sexual y mientras uno de los agresores amenazaba a su hijo con un cuchillo, la mujer se desvaneció, por lo que los delincuentes, al creerla muerta, se llevaron al chico, a quien finalmente asesinaron a golpes y dejaron abandonado a pocos metros de donde se hallaba su madre.

“Tengo un vacío enorme”, dice el papá de Fernando

Silvino Báez, padre de Fernando Baéz Sosa, el joven asesinado por al menos diez rugbiers en la ciudad bonaerense de Villa Gesell, reconoció ayer que siente un “vacío enorme” en su casa cada vez que llega la noche y describió a su mujer Graciela, como “una guerrera”.

   “Los fines de semana son los días más difíciles porque siempre estábamos juntos en familia. A la noche, cuando estamos solos (con su mujer Graciela) en casa, hay un vacío enorme”, aseguró Silvino, papá de Fernando, de 18 años, asesinado en Villa Gesell, en diálogo con el programa Mauro Viale en el canal A24.

   Y agregó: “Es difícil ver cuando llega la noche que mi esposa se va para la pieza de Fernando a ver sus fotos. Me rompe el alma ver a mi mujer así”.

   El hombre calificó a Graciela como “una guerrera” y aseguró “no saber” de dónde saca tanta fuerza interior.

   “Estamos casados hace 21 años y estuvimos cuatro de novios. Yo trato de ayudarla para que esté mejor. Es una guerrera, no sé de dónde saca tanta fuerza”, indicó.

“Endemoniados”

Con respecto al ataque de los rugbiers que terminó con la vida de su hijo el pasado 18 de enero frente al local bailable Le Brique, en la localidad costera de Villa Gesell, Silvino relató que pudo ver los videos y dijo que los observó “endemoniados”.

   “Lo mataron como en una jauría, no le dieron ni una oportunidad; ya en el primer golpe lo dejaron nocaut y siguieron pegándole por atrás cobardemente”, expresó.

   “Me gustaría preguntarles como padre de Fernando y como ser humano por qué hicieron eso. Ni las bestias pegan cuando uno queda en el piso, estaban endemoniados”, sostuvo.

   Con relación a su futuro, Silvino afirmó que aún no tienen definido si volverán a Paraguay, país donde nacieron junto a Graciela y en el cual viven hermanos de ellos, pero todo va a depender de lo que desee la mujer.

   “Lo que me importa es que ella esté bien”, resaltó.

   Por último, dijo que está acompañado de familiares y amigos y que ayer fueron al Cementerio de la Chacarita para visitar la tumba de su hijo.

   “Ellos (por los rugbiers) pueden ver a sus familiares, nosotros con mi mujer no tenemos consuelo, vemos una lápida”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario