Información Gral

Secuestraron miles de carteras Louis Vuitton y Prada falsificadas

La Administración Federal de Impuestos hizo un operativo con la Aduana en locales comerciales del barrio porteño de Balvanera.

Lunes 23 de Marzo de 2015

Miles de productos falsificados de reconocidas marcas nacionales e internacionales fueron secuestrados ayer en un operativo de la Aduana en el barrio porteño de Balvanera, más precisamente en una serie de locales situados en la zona de Once, en inmediaciones de la Plaza Miserere.
  La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), a través de Aduana, realizó un operativo en el que secuestró miles de productos falsificados como carteras y billeteras de las marcas Prada, Louis Vuitton y Michael Kors.
  Los agentes de la Afip y de la Administración Nacional de Aduanas también secuestraron anteojos falsificados de las firmas Ray Ban y Dior; juguetes de Violetta y muñecos de El Hombre Araña, Las Tortugas Ninjas y Ben 10 en los locales comerciales ubicados en la zona de Once, en el barrio porteño de Balvanera.

Sin documentación. Los productos no contaban con la documentación necesaria para su comercialización, por lo que el secuestro de mercadería se fundamentó en los artículos 986 y 987 del Código Aduanero y ahora sus dueños deberán abonar una multa que va “de una a cinco veces el valor de la mercadería en plaza”, según la información difundida por los agentes fiscales que participaron del operativo.
  Preventivamente se suspendió la Cuit (clave única de identificación tributaria) de los contribuyentes hasta tanto regularicen su situación fiscal.
  La falsificación no sólo atenta contra el comercio legal y la competencia leal sino que, en algunos casos como por ejemplo los anteojos, puede afectar la salud de la población, advirtió la Afip.
  Los procedimientos fueron realizados en el marco de las tareas de control “ex post” que lleva adelante la Aduana y están dirigidos a combatir el fraude marcario a nivel, a lo largo de toda la cadena comercial.
  “Además el fraude marcario atenta contra la economía formal y la seguridad de los eventuales consumidores al tratarse de bienes de los cuales se desconoce su real procedencia, materiales que los componen y si los mismos cumplen con las regulaciones en salud pública o medioambientales”, dijo ayer el organismo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS