Información Gral

Refuerzan seguridad en transporte británico por temor ante posibles ataques

Las autoridades británicas elevaron el nivel de alerta por atentados para los medios de transporte del país, y decenas de policías patrullaron hoy estaciones de trenes y aeropuertos, informaron medios del Reino  Unido.  

Viernes 07 de Enero de 2011

Las autoridades británicas elevaron el nivel de alerta por atentados para los medios de transporte del país, y decenas de policías patrullaron hoy estaciones de trenes y aeropuertos, informaron medios del Reino Unido.

La cadena de noticias BBC y la página web del diario The  Daily Telegraph afirmaron anoche que el nivel de amenaza de ataque  en el sector de transporte fue subido de “significativo” a “grave”  y que las estaciones de trenes de Londres fueron puestas en alerta.

Decenas de policías vigilaron hoy grandes centros de  transporte de la capital como las estaciones de trenes de St.  Pancras y King´s Cross en lo que parecía ser un ejercicio de alta  visibilidad para dar garantías al público, informó la BBC.

La Policía de Transporte británica no quiso comentar sobre el  despliegue de efectivos, pero negó un informe de la cadena Sky News  según el cual se habían suspendido francos de los agentes.
El Ministerio del Interior dijo en un comunicado que el nivel  de alerta general por atentados permanece en “severo”, el segundo  más elevado, que significa que un ataque es altamente probable.

El parte agregó que cualquier indicio serio de una amenaza  inminente a la seguridad pública llevará a un aumento del alerta a  su quinto y máximo nivel, denominado “crítico”.
Francia y Alemania anunciaron en noviembre pasado un aumento  de la vigilancia en aeropuertos, estaciones de trenes y subtes  luego de que Estados Unidos advirtiera un mes antes a sus  ciudadanos de que islamistas planeaban un ataque en alguna ciudad  europea.

“Existe la persistente necesidad de que todos permanezcan  vigilantes y denuncien a la policía cualquier actividad  sospechosa”, dijo el Ministerio del Interior en su comunicado.
El mes pasado, un tribunal de Londres acusó formalmente de  delitos de “terrorismo” a nueve sospechosos acusados de planear  ataques contra la embajada estadounidense y la Bolsa de la capital  británica.

El 11 de diciembre pasado, un hombre de origen iraquí de 39  años que vivía en Luton, al norte de Londres, desde hacía dos años,  se inmoló con una bomba en Estocolmo luego de haber intentado sin  éxito detonar un coche bomba en la capital de Suecia.

El Reino Unido sufrió su peor atentado el 7 de julio de 2005,  cuando cuatro británicos musulmanes miembros de la red Al Qaeda  detonaron sendas bombas en subtes y un colectivo de Londres y  provocaron la muerte de 52 personas, además de la propia.

Unas 700 personas resultaron heridas. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario