Información Gral

"No, señora, son de la patroncita, que ahí viene"

La intimidad, aquello que puede ser rotulado como la vida cotidiana, no es un mudo aparte de lo político en una familia, una pareja que presidió al país por 12 años. "Recuerdo cuando me dijo: «Puedo ir yo de vuelta y después vos». «Ni loca», le contesté. Porque si yo era candidata luego de dos mandatos consecutivos de Néstor, seguramente iban a decir: «Pone a su mujer porque no puede ser reelecto»", apuntó Fernández de Kirchner, un diálogo entre una pareja muy particular.

Miércoles 24 de Abril de 2019

La intimidad, aquello que puede ser rotulado como la vida cotidiana, no es un mudo aparte de lo político en una familia, una pareja que presidió al país por 12 años. "Recuerdo cuando me dijo: «Puedo ir yo de vuelta y después vos». «Ni loca», le contesté. Porque si yo era candidata luego de dos mandatos consecutivos de Néstor, seguramente iban a decir: «Pone a su mujer porque no puede ser reelecto»", apuntó Fernández de Kirchner, un diálogo entre una pareja muy particular.

CFK refirió en el libro a una estadía en Cariló. "Néstor, con sus diarios a cuesta -Clarín, La Nación, Página 12, Crónica, Ambito Financiero, La Prensa, El Día de La Plata- y todas las revistas que encontraba, se iba a una confitería y esperaba que yo volviera de hacer las compras tomando un café. Por supuesto, me producía y arreglaba como si fuera a una fiesta: sombrero, anteojos de sol, pareo, etcétera, etcétera, etcétera? El iba de remera, zapatillas, medias, short de baño y llevaba una gorrita con visera para atrás. Un día estaba sentado en la mesa con la pila de diarios y se acercó una señora muy paqueta que le dijo: «¿Me da La Nación, por favor?». Yo justo venía entrando y Néstor le dijo: «No, señora, no puedo, son de la patroncita, que ahí viene»".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario