Información Gral

Las más horribles excusas para decirle "no" al sexo

La sexualidad se entrena a lo largo del día, las cuestiones físicas pueden minimizarse, las "autoexcusas" ocultan miedos y complejos no elaborados plenamente. Mirá la lista. 

Lunes 23 de Marzo de 2015

La falta de tiempo, de ganas, algunas cuestiones físicas como los dolores de cabeza terminan convirtiéndose en las excusas más comunes y despreciables a la hora de decirle "no" al encuentro en la cama con el otro.

A la frase típica "no tengo tiempo", le responde Alicia Gallotti, del staff del sitio de relaciones extramaritales Victoria Milan: "La sexualidad hay que entrenarla a lo largo del día, con gestos, llamadas, mensajes, para que así surja de forma espontánea y no escuche como respuesta un "no tengo tiempo".

"No tengo ganas" es otro clásico que deja en evidencia que el sexo es aburrido y monótono, porque se convierte en la última prioridad en la lista del día, a no ser que estemos en época de enamoramiento que, como todos sabemos, dura sólo un rato. Si queremos que el sexo nos sorprenda y nos entusiasme, debemos abrirle la puerta. Además, como comenta Alicia Gallotti, "hay infinitas modalidades dentro de la sexualidad y no todo tiene que llevar a la penetración".

El dolor de cabeza: numerosos estudios se refieren a los beneficios del sexo para el sistema cardiovascular, nervioso, alivio del estrés, ansiedad, para ayudarnos a mantenernos más jóvenes, e incluso para evitar el alzheimer.

La Wake Forest University School of Medicine, en Winston-Salem, EEUU, concluyó que los que padecen estos fuertes dolores de cabeza tienen niveles de deseo más altos y que este malestar y la libido pueden estar desencadenados por la misma sustancia química en nuestro cerebro, según expone un artículo de la revista Science Daily. Entonces, aunque duela la cabeza, la respuesta a la propuesta de sexo es "sí".

Las excusas que nos damos a nosotros mismos: dentro de esta filosofía del engaño, es la más terrible de todas, porque por lo general se debe al aspecto físico de uno mismo o del el otro, como por ejemplo, ”no es lo suficientemente atractivo/a, interesante, sexy". En el fondo, no encierran sino los miedos y complejos no trabajados. En estas situaciones hay una clara falta de aceptación del propio cuerpo y el del otro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS