Información Gral

La fiscal no descarta "ninguna hipótesis" en la investigación del hombre crucificado en Córdoba

Leonor Failá aseguró que la agresión podría ser consencuncia de "un ajuste de cuentas, un asunto de polleras o una broma de mal gusto". 

Viernes 23 de Mayo de 2014

La fiscal Leonor Failá puso en duda la denuncia que hizo el hombre crucificado en la ciudad cordobesa de San Francisco, quien aseugró que había sido golpeado, envuelto con cintas y trasladado en un auto desde la loalidad de Frontera, en Santa Fe, pro efectivos policiales de esa provincia.

"A pesar de que dijo que había recibido una golpiza, los médicos del hospital donde fue atendido no constataron ningúan lesión en su cuerpo", aseguró Failá, en declaraciones al programa "Trascendental", que se emite por La Ocho. "Por eso hemos abierto otras líneas de investigación, ajuste de cuentas, asunto de polleras, broma de mal gusto", detalló.

"Tiene antecedentes criminales, pero no fuimos informados aún por qué delito", confirmó la funcionaria provincial, quien contó que Víctor Robledo fue hallado hoy, a las 2.30, en "una esquina muy btransitada de la ciudad de San Francisco, muy cerca al límite de la provincia de santa fe, donde está la localidad de Frontera".

"El hombre estaba conciente, vestido, todo encintado a modo de momia, la cabeza también, con la nariz descubierta para que pudiera respirar", describió la fiscal de Córdoba, que tiene a su cargo el susceso que, en las primeras versiones que circularon en el lugar, fue descripto como "un caso de venganza por mano propia".

"Sobre los hombros tenía una madrea para que los brazos quedaran extendios para que pareciera una crucifixión y tenía sobre el pecho un cartel, escrito a mano, en el que se leía la leyenda 'No robarás'", aseeguró Failá. "No recuerdo un caso como este en San Francisco, pero si ha habido otros, muy sospechosos...", deslizó.


"Varias veces pasó que jóvenes que se fueron a atender al hospital local con heridas de arma de fuego, cuando les preguntaron qué les pasó, dijeron que no sabían, que habían escuchado un estampido y que sintieron la herida -añadió-. Los médicos, y esto es lo extraño, es que en las heridas había rastros de pólvora, como si les hubiera apoyado el arma al dispararles".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario