Información Gral

La desclasificación de documentos ayudará a ex combatientes

La medida, ordenada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, sería clave en la causa por asesinatos de soldados.

Lunes 06 de Abril de 2015

La desclasificación de los documentos secretos sobre la Guerra de Malvinas ordenada el 2 de abril por la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, sería clave en la lucha de los ex combatientes para que la Justicia investigue los asesinatos y torturas sufridos por soldados argentinos por parte de sus jefes, a pesar de que la Corte Suprema rechazó el 19 de febrero continuar con la causa, con una breve explicación, según publicó ayer el diario Tiempo Argentino en su edición digital.

"La desclasificación de los documentos secretos sobre la Guerra de Malvinas va a permitir que lo que venimos sosteniendo desde 2005, que los soldados argentinos fueron torturados por sus propios jefes, cuente con documentos de época y con informes hechos al regreso de los combatientes al continente". La afirmación pertenece al abogado Pablo Andrés Vassel, el ex subsecretario de Derechos Humanos de Corrientes que inició en 2007 la denuncia penal para esclarecer las violaciones a los derechos humanos cometidas en el archipiélago austral durante el conflicto bélico con el Reino Unido. Se trata de una pesquisa que acumuló 85 hechos delictivos, alrededor de 120 testimonios, dos procesados y 70 imputados pero que el pasado 19 de febrero la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en una decisión polémica, clausuró: dejó firme un planteo de Casación mediante una resolución de forma y no de contenido. Vassel también destacó la segunda medida anunciada por la presidenta Cristina Fernández el pasado 2 abril: la creación del Archivo Oral de las Memorias de Malvinas.

Para el primer funcionario público que investigó la torturas a los soldados, "el archivo oral permitirá no solamente a los fines de esta causa tener una mejor construcción de lo que fue la vida en esos días en las Malvinas, sino también que las generaciones futuras puedan tener bien claro quiénes fueron sus héroes y quiénes deshonraron el uniforme de San Martín".

En 2007, cuando el entonces funcionario de Corrientes se presentó en el Juzgado Federal de Río Grande, en Tierra del Fuego, con su denuncia penal, había apenas 23 casos. Ocho años después las denuncias superaron el centenar. "Hubo muertes por hambre, soldados con disparos en la cabeza, vejámenes, lesiones graves, coacción y amenazas, entre otras cosas", señaló Vassel. Uno de los protagonistas de esa veintena de casos fue el ex combatiente Oscar Cacho Núñez, oriundo de Corrientes. Núñez contó que a su regreso de la guerra se negó a firmar las actas que le entregaron en Campo de Mayo. Por tal motivo su caso no aparecerá en la desclasificación de archivos secretos de las Fuerzas Armadas. Pero con seguridad, su testimonio nutrirá el archivo oral sobre Malvinas que se está gestando. Lo mismo sucede con el relato del ex combatiente Silvio Katz, quien sufrió una particular saña por parte de su superior por ser judío. "Cuando me quisieron hacer firmar un papel a mi regreso de la guerra en el que debía decir que todo había estado bien, me negué. Me habían amenazado con que no iba a salir más de Campo de Mayo, adonde nos habían llevado para ponernos en forma. Yo estuve entre una semana y diez días. Bajé 20 kilos por lo menos. Mi mamá no me conoció cuando me fue a visitar al hospital", recordó Katz. Silvio Katz integraba el Regimiento 3 de La Tablada y tenía 19 años cuando lo enviaron a Malvinas. Le faltaban apenas 15 días para "salir de baja".

"Si bien el oficial que estaba cargo de nuestro grupo torturaba a cinco personas por cada pelotudez que se le ocurría, siempre entre esos cinco estaba yo. Como buen nazi que era, yo era su judío preferido". El nombre de aquel torturador jamás se borró de su memoria: se llama Eduardo Flores Ardoino. "Desde 2009 los estamos denunciando", indicó Katz. "A los que no eran judíos, Flores Ardoino les hacía poner sus manos y pies en agua congelada. A mí me metía hasta la cabeza. Y me orinaron estando estaqueado", denunció. Su testimonio se incorporó en 2009 a la denuncia que inició Vassel y que la Corte Suprema de Justicia de la Nación cerró. Por esta negativa, la causa general se elevará ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Katz contó que a los seis meses de su regreso se cruzó con su torturador en un colectivo: "Volvía del trabajo. Estaba en el último asiento, del lado de la ventanilla. Lo vi parado, en Once. Mi cabeza me decía que vaya y le pegue, pero mi cuerpo se congeló: me oriné, me avergoncé. Todavía ejercía en mi cabeza un poder nefasto". Por eso Katz subrayó que "el Ejército que desapareció gente fue el mismo que fue a Malvinas". Para el ex conscripto, la desclasificación de archivos secretos "va a ayudar para que se conozca la verdad. Y más aún, el día que nos dejen enjuiciar a esta gente. Entonces, no lo van a poder esconder más". "Yo pido justicia. Esta gente tiene que ser juzgada. Flores Ardoino tiene la misma medalla y pensión que yo. No merece ser tratado de igual manera: fue a Malvinas a torturar y no a combatir. Se tiene que demostrar que él no es igual a mí". Katz se reúne en el centro de ex combatientes de La Matanza.

En Corrientes. "Yo tampoco firmé el formulario que me dieron porque no había garantías ni confianza como para hacer una denuncia. Tengo entendido que de los que estábamos en el Regimiento 12 nadie hizo esa denuncia por escrito. Porque no confiábamos. Después sí hicimos las denuncias públicas en mi ciudad, en Mercedes, Corrientes", contó Oscar "Cacho" Núñez, uno de los primeros denunciantes de las torturas que sufrieron los soldados. Núñez advirtió que fue estaqueado junto a otros dos compañeros por el subteniente Gustavo Malacalza. También relató la muerte por inanición del soldado Secundino Riquelme. "Murió a dos pozos míos", señaló. Todos integraban la Segunda Sección de la Compañía A del Regimiento de Infantería 12 con asiento en Mercedes, Corrientes. La última novedad que habían tenido de su torturador fue hace bastante tiempo: "Lo habíamos denunciado porque estaba como subdirector del Colegio Liceo General San Martín durante la gestión de Nilda Garré en Defensa. Desconozco su situación actual: no sé si lo pasaron a retiro".

"Pasaron ocho años de nuestra denuncia y no nos han dado una respuesta. La Justicia argentina demostró una vez más que las denuncias de los soldados caen en un saco roto. Los tribunales argentinos no nos han escuchado", criticó. Respecto a los anuncios de la presidenta, Núñez, que estuvo en Ushuaia el 2 de abril, indicó: "La expectativa siempre está latente cuando se abre una archivo secreto. Estamos contentos de que la presidenta haya levantado el secreto".

Emotivo acto de los veteranos en River

Ex combatientes de Malvinas, jugadores, entrenadores y público comulgaron ayer a la tarde en un emotivo acto en el estadio Monumental del Club Atlético River Plate, por el un nuevo aniversario en la recuperación de las islas.

El Himno Nacional, como pocas veces en el fútbol, se entonó hasta el final y el público respondió con respeto hacia decenas de ex combatientes y familiares, que cantaron la canción patria en el campo de juego.

Los futbolistas formaron fila mirando hacia la bandera y la orquesta, y los entrenadores entonaron las estrofas desde los bancos. Algunos combatientes gritaron un "viva la patria" y desde las tribunas bajó un canto: "Ya van a ver, que a las Malvinas vamos a volver".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario