Información Gral

Evo le regaló a Francisco una polémica cruz hecha con una hoz y un martillo

El Papa en América latina. Es una réplica de un crucifijo hecho por un  jesuita español asesinado en 1980 por paramilitares por su compromiso con las luchas sociales.

Viernes 10 de Julio de 2015

El Papa Francisco y el presidente de Bolivia, Evo Morales, intercambiaron varios regalos en el Palacio de Gobierno de La Paz, entre ellos una cruz formada con una hoz y un martillo y el “Libro del Mar”, entregados por el mandatario. Morales le entregó la máxima condecoración de Bolivia, el Cóndor de los Andes, y la distinción Luis Espinal, que fue creada para reconocer a quien profese una fe religiosa y se destaque por defender a los pobres, los marginados y los enfermos.
  Cuando Francisco recibió el particular obsequio, salió de su boca: “Eso no está bien”, mientras escuchaba la explicación del presidente boliviano. Sin embargo, horas después de la ceremonia de regalos, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, explicó que el Papa Francisco “no tuvo una particular reacción negativa” al crucifijo con la cruz y el martillo que le regaló el presidente Morales durante su visita al palacio presidencial en La Paz. “El Papa no ha tenido una particular reacción a esto y ni me ha dicho que manifieste particular reacción negativa a esto”, dijo Lombardi, que respondió en una rueda de prensa a la preguntas sobre el regalo del crucifijo.
  La “cruz comunista”, como la bautizaron los medios, es una réplica de una figura tallada por el sacerdote jesuita español Luis Espinal Camps, que fue torturado y asesinado por paramilitares en La Paz en 1980 por denunciar la violencia política en el país, y a quien Francisco dedicó un homenaje cerca del lugar donde hallaron su cadáver. .
  Lombardi, que también pertenece a la Compañía de Jesús, narró a la prensa que preguntó a los jesuitas presentes en la misa de Santa Cruz ayer a la mañana y le confirmaron que era una réplica de “algo diseñado por Espinal, no fue algo que se haya hecho ahora”.
  El portavoz papal dijo que “no muchas personas conocían esto (la talla de madera). He preguntado a muchos al respecto pero no era algo muy difundido ni es algo que fuera diseñado por Espinal para alguna campaña”. Lombardi dijo que “ni los obispos ni otros jesuitas conocían este símbolo particular pero es verdad que viene” del padre Espinal y dijo además que según le informaron sus hermanos jesuitas, el fallecido presbítero “lo hizo con una actitud de diálogo muy abierto con todos. No era una interpretación ideológica específica sino algo que él diseñó”.  Lombardi dijo que ni el regalo ni las condecoraciones que Evo impuso al Papa eran algo previsto y que ni el Nuncio estaba al tanto de los obsequios. “El Papa nunca ha aceptado condecoraciones honoríficas. Es un principio muy general. Siempre ha dicho que no desea esos honores. En ese sentido no estaba previsto por el Papa”. Preguntado sobre la existencia de algún proceso para beatificar al padre Luis Espinal, Lombardi dijo: “No tengo información de que las diócesis ni la Compañía de Jesús hayan propuesto esta causa de beatificación. Hay decenas de jesuitas muertos por la justicia. No pensamos que tengamos que beatificarlos a todos, es nuestra vocación dar la vida por el testimonio de fe y la justicia. No podemos decir si son todos mártires. No podemos decir que hayan dado su vida por ser testimonios de fe. Eso no quiere decir que no aprecie a Espinal”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario