Información Gral

El premio Cervantes anima al mexicano Fernando del Paso a seguir escribiendo

"La magnificencia e importancia del Premio de Literatura Española Cervantes, me obliga moralmente a hacerlo (escribir) y así lo haré", afirmó del Paso en su discurso de aceptación del galardón.

Domingo 24 de Abril de 2016

El escritor mexicano Fernando del Paso denunció la situación de crisis de México y se declaró dispuesto, a sus 81 años, a seguir escribiendo, al recibir ayer el premio Cervantes, coincidiendo con el cuarto centenario de la muerte del autor de "Don Quijote".

"La magnificencia e importancia del Premio de Literatura Española Cervantes, me obliga moralmente a hacerlo (escribir) y así lo haré", afirmó del Paso en su discurso de aceptación del galardón, el más prestigioso de las letras hispanas.

Poco antes de entrar al paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, cerca de Madrid y cuna de Miguel de Cervantes, donde tuvo lugar la ceremonia, del Paso había afirmado que está recuperándose "bastante bien" del ictus que sufrió hace tres años, por lo que "espero seguir escribiendo, y este premio es un estímulo".

Vestido con traje oscuro y una corbata con los colores rojo y amarillo de la bandera española, el autor de "Palinuro de México" pronunció, sentado en una silla de ruedas, un alegre discurso donde desgranó su vida y su recorrido literario, en el día en que se conmemoró el cuarto de centenario de la muerte de Miguel de Cervantes y su contemporáneo inglés William Shakespeare.

El escritor hizo aflorar las risas en los asistentes al acto, presidido por los reyes Felipe y Letizia, entre los que estaba el jefe del gobierno, Mariano Rajoy, o el secretario (ministro) de Cultura mexicano, Rafael Tovar.

Del Paso recordó como de pequeño, en casa de su tío cercana a un zoológico, desde la que se oían "los estentóreos rugidos de los leones, descubrió a los clásicos españoles y también a "Don Quijote".

"Yo me dije: ¿leoncitos a mí? y me zambullí en la literatura de los clásicos castellanos: desde entonces estoy familiarizado con todos ellos: Tirso de Molina, Lope de Vega, Garcilaso, Góngora, el Arcipreste de Hita, Quevedo, Baltasar Gracián y varios otros. Fue allí también, en la casa de mi tío donde me enfrenté con Don Quijote".

"Salí de su lectura muy enriquecido y muy contento de haber aprendido que la literatura y el humor podían hacer buenas migas. De esto colegí que también los discursos y el humor podían llevarse", añadió del Paso, que aplicó este convencimiento en su discurso.

El rey Felipe VI le impuso poco antes la medalla acreditativa del galardón, que han recibido otros cinco mexicanos antes que él, destacando el "trabajo minucioso" que despliega el autor, usando un lenguaje "en el que se aúnan el respeto por la tradición y la audacia innovadora".

El monarca destacó como del Paso utiliza el español "haciendo que brille en sus libros con la pericia de un orfebre que saca el mejor partido a los metales preciosos".

Del Paso mostró ese apego al afirmar con humor: "Cuando lloro, lloro en castellano; cuando me río, incluso a carcajadas, me río en castellano y cuando bostezo, toso y estornudo, bostezo, toso y estornudo en castellano. Eso no es todo: también hablo, leo y escribo en castellano".

También recordó los padecimientos que ha sufrido, tumores, fracturas, enfermedades, dos operaciones a corazón abierto, los infartos cerebrales que le afectaron la movilidad y el habla. Aún así, afirmó que "yo a España iba a venir aunque fuera en camilla de propulsión a chorro o en avión a ruedas". Volvió a rendir tributo al poeta español Miguel Hernández, "quien detonó toda mi vocación literaria", al tiempo que bromeó con los varios problemas de salud que ha sufrido.

Autor de obras como "Noticias del imperio", "José Trigo" o "Viaje alrededor de El Quijote", del Paso no sólo reivindicó el castellano aprovechó su discurso para deslizar una crítica a la situación de su país.

"Las cosas no han cambiado en México sino para empeorar, continúan los atracos, las extorsiones, los secuestros, las desapariciones, los feminicidios, la discriminación, los abusos de poder, la corrupción, la impunidad y el cinismo", aseguró.

"Criticar a mi país en un país extranjero me da vergüenza, pero no denunciarlo, eso sí que me daría aún más vergüenza", señaló, pero considera que legislaciones recientemente aprobadas parecen situar a su país en "un principio de estado totalitario".

El autor afirmó que probablemente no escribirá sobre esto porque ya no ejerce el periodismo, pero "quizá algún tema me sirva de inspiración para la prosa literaria", había dicho antes de la ceremonia, a la que concurrió con su esposa Socorro y su bisnieta Cora Kate McDougal del Paso.

"La vida ha sido bastante cuata conmigo"

En su discurso de aceptación del premio Cervantes, Fernando del Paso hizo un repaso de su vida en el que se impuso el humor. "La vida ha sido bastante cuata conmigo. Quise escribir y escribí. Nunca escribí para ganar premios, pero ya ven ustedes, aquí estoy. Quise casarme con Socorro y me casé con ella. Quisimos tener hijos y tuvimos hijos. Quisimos tener nietos y tuvimos nietos. Y desde hace unos dos años tenemos una bisnieta: Cora Kate McDougal del Paso.

"Pero no vine aquí para contar mi vida y mis obras, ni para comentar mis penas. Tampoco a hablar de las guinguingas de nadie, ni siquiera de las de Don Quijote, aturdidas y compungidas como debieron estar, tras tantas tan tremendas tundas que le propinaron durante su azarosa profesión caballeril. Vine y estoy aquí hoy, 23 de abril de 2016, en el que se conmemora el aniversario número 400 de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra, discurso en ristre y con los colores de España en el pecho para agradecer: a sus majestades los Reyes de España Felipe VI y doña Letizia, por su muy generosa hospitalidad; por su hospitalidad también a la ciudad de Alcalá de Henares, a su Alcalde, y al Rector de esta Universidad; al Ministerio de Educación así como al Instituto Cervantes; al jurado del Premio Cervantes por su decisión, riesgosa diría yo, en la medida en que juzgó como tal a mi literatura. Agradezco también a mis amigos y familiares presentes, a oíslo Socorro y a mis hijos: Fernando que descanse en paz, a Alejandro, Adriana y Paulina el gran apoyo que me han dado toda la vida. Socorro: perdóname si alguna vez te hice daño, te pido perdón en público".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario