Información Gral

El monstruo de Austria pide quedar libre para cuidar de su esposa

Martes 02 de Noviembre de 2010

Amstetten (Austria).- Josef Fritzl, más conocido como el “monstruo de Austria” por violar y secuestrar durante 24 años a su hija Elizabeth con la que tuvo seis hijos, no pidió perdón por los abusos que cometió y sostuvo que quiere salir de la cárcel para “cuidar” a su esposa, de la que dijo que lo sigue amando y siempre le fue fiel.

Fritzl dio desde la cárcel en donde cumple cadena perpetua una entrevista al diario alemán Bild, que reproduce el periódico español El Mundo, en la que evitó hablar de las violaciones a su  hija y no pide perdón por los abusos a los que la sometió desde que  ella tenía 12 años.

“He escrito ocho cartas a mi mujer (Rosemarie) y aunque no haya obtenido respuesta, sé que todavía me ama”, aseguró Fritzl en el reportaje. Manifestó que tiene miedo “de que alguien me la robe (en  referencia a su esposa) mientras estoy aquí” y añadió que su “sueño, es salir vivo para cuidarla porque siempre me fue fiel”.

Señaló que sus 13 hijos (siete con su esposa y seis con su hija) quieren visitarlo, pero las autoridades austríacas se lo tienen prohibido. El diario El Mundo indicó que Fritzl le escribió varias cartas a su hija Elizabeth, en algunas de las cuales hasta les solicitaba dinero, pero nunca le pidió perdón por haberla encerrado durante años en un sótano y violarla en reiteradas oportunidades.

Actualmente, “el monstruo de Austria” dedica su tiempo en la  cárcel a realizar ejercicios físicos todos los días, ve la  televisión y cultiva tomates. El hombre llevaba una doble vida desde 1978 y comenzó a  remodelar el sótano de su casa en Austria cuando su hija tenía 12  años y ya abusaba de ella. En agosto de 1984, cuando Elisabeth tenía 18, su padre la encerró, haciéndole creer a su esposa Rosemarie y a las autoridades que se había escapado y adherido a una secta.

Como prueba, obligaba a la joven a escribir cartas en que  pedía que dejaran de buscarla y con la excusa de que trabajaba en el taller del sótano, le prohibía bajar a su familia y el único que lo hacía era él cuando abusaba de su hija.(Télam).

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS