Información Gral

El joven crucificado rompió el silencio y acusó a la policía de haberlo golpeado salvajemente

Víctor Robledo aseguró que un grupo de policías lo detuvo "por nada", lo golpeó salvajemente, lo sujetó con cinta de embalaje a un trozo de madera y le colgó un cartel que decía "No robarás".

Lunes 26 de Mayo de 2014

Un joven fue encontrado vendado como una momia, sujeto con cinta de embalaje a un trozo de madera a modo de crucifixión y con un cartel que decía "no robarás" pegado a su torso, en la localidad cordobesa de San Francisco.

Se trata de Víctor Robledo, de 27 años, quien al ser rescatado por la policía de Córdoba acusó del hecho a uniformados de Frontera, una localidad santafesina que linda con San Francisco, de la que la separa sólo una calle.

Hoy Robledo rompió el silencio. El joven dijo que, si bien no recuerda con detalles lo sucedido, había sido detenido por la policía de Frontera y, tras ser golpeado y perder el conocimiento, apareció atado a la cruz donde fue encontrado, ya en Córdoba.

Asimismo, declaró ante la Justicia y apuntó a efectivos policiales de Frontera como los autores de lo que le sucedió. El miniserio de Gobierno removió a cinco uniformados, entre ellos, al titular de la dependencia, el oficial principal Carlos Flores, quien fue trasladado a cumplir esa función en la comisaría de Rafaela.

Sin embargo, las autoridades policíacas argumentaron que los cambios en la cúpula policial fronterense estaban previstos con anterioridad a este grave hecho, que fue “una casualidad”.

"Tengo miedo, porque denuncié a los policías de Frontera que fueron quienes me ataron y me dejaron en el lugar donde me encontraron. A mí me detuvieron por nada, a las siete de la mañana (el miércoles) cuando yo me levanto, me llevan de mi casa porque alguien les dijo que había forcejeado conmigo antes de que ellos llegaran, lo cual era una mentira porque yo había estado durmiendo con toda mi familia, que estaba presente cuando me llevaron. Me tuvieron todo el día encerrado en un calabozo; cuando me sacaron a la noche se cagaron de risa (SIC). Estuve desde las siete de la mañana hasta las 2 del siguiente día (jueves, día en el que alrededor de esa hora fue hallado ”crucificado”), encerrado ahí adentro por nada”, relató el joven.

“Ellos mismos fueron quienes me sacaron de la celda, me encintaron y me dejaron en el lugar donde me encontraron. Le tengo que dar las gracias a la policía de San Francisco por el trato que me dispensó y cómo se preocuparon por mí. Ellos me llevaron al Hospital (Iturraspe) para que me hicieran un estudio. Cuando ellos me encuentran, yo ya llevaba más de media hora encintado”, continuó. Robledo sólo declaró de manera informal ante la fiscal de San Francisco Leonor Faillá.

"Tengo miedo de mi familia, que le pueda pasar algo el día de mañana. Nadie me da garantías de nada. Lo que hicieron no tiene moral. Quiere decir que un ser humano que trabaja no sirve de nada para la Justicia", confesó.

"Tengo miedo de hablar, porque no hay seguridad para mí", insistió. La fiscal no está convencida de esa versión, ya que los médicos que atendieron a Robledo constataron que no tenía lesiones.

"Continuamos trabajando en los datos que aportó la víctima, pero también analizamos un ajuste de cuentas, una broma de mal gusto o una cuestión de polleras", comentó la funcionaria. Robledo no posee antecedentes penales en el ámbito de la Departamental San Justo, en tanto sí los tiene en la provincia de Santa Fe, confirmó la Justicia.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario