Información Gral

El copiloto de Germanwings había sido tratado por "tendencias suicidas"

Una semana después de la caída de un avión, que costó la vida de 150 personas, los fiscales alemanes hallaron documentos sobre una "larga" asistencia "psicoterapéutica" recibida por Andreas Lubitz.  

Martes 31 de Marzo de 2015

El copiloto de la aerolínea Germanwings sospechoso de estrellar deliberadamente un avión en los Alpes franceses, Andreas Lubitz, había sido tratado en el pasado por tendencias suicidas, dijeron fiscales alemanes.

"Hace varios años, antes de obtener su licencia de piloto, el copiloto pasó un largo período en tratamiento psicoterapéutico, con tendencias suicidas manifiestas", indicó la oficina de fiscales en Düsseldorf, donde vivía Lubitz y hacia donde se dirigía el vuelo siniestrado, desde Barcelona.

La oficina de la Fiscalía, que dijo basar sus hallazgos en "documentos médicos relevantes", agregó que desde ese período Lubitz no había mostrado señales de comportamiento suicida o de tendencias agresivas hacia otros en visitas médicas.

El Airbus A320 se estrelló el martes de la semana pasada en una zona de difícil acceso en los Alpes franceses y en la tragedia murieron 150 personas.

Los investigadores creen que Lubitz se encerró adentro de la cabina del avión sin dejar entrar al piloto (que había ido al baño) y que deliberadamente puso la aeronave en descenso para que se estrellara contra la montaña.

Los fiscales dijeron ayer que no habían encontrado ninguna evidencia de que Lubitz estuviera planeando el ataque y tampoco razones detrás de éste.

"No han salido a la luz ninguna circunstancia especial, ya sea en su vida personal o en su vida laboral, que arroje un motivo posible", indicó el comunicado de los fiscales.

Un portavoz de Lufthansa, la firma matriz de Germanwings, dijo que los registros médicos estaban sujetos a la confidencialidad doctor-paciente y que por eso la aerolínea no tenía conocimiento de su contenido.

Bajo la legislación alemana, los empleadores no tienen acceso a los registros médicos de sus empleados y los certificados médicos que excusan a una persona de ir al trabajo tampoco proveen información sobre condiciones de salud.

Ayer, investigadores franceses dijeron que para acelerar las investigaciones se está excavando una vía de acceso al lugar en el que se estrelló el avión, en una zona de difícil acceso en las montañas.

Todavía no se encuentra la segunda caja negra del avión, que contiene registros del vuelo.

Kay Kratky, miembro del directorio de Lufthansa, dijo el domingo en un programa de la televisión alemana que, debido a la fuerza del impacto, era posible que las balizas del localizador del registrador de vuelo se hubieran dañado y no funcionaran bien.

Por separado, la policía en Düsseldorf dijo que la evaluación completa de los artículos requisados de la casa de Lubitz iba a tomar algún tiempo.

TAG. Lubitz también sufría de un Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) para el que le habían recetado un medicamento neuroléptico y estaba siendo tratado por un posible desprendimiento de retina que le hacía temer el fin de su carrera como piloto, según publicaron ayer el diario francés Le Parisien y el diario alemán Bild.

Los médicos que le trataron le habían administrado inyecciones de Olanzapina (un antipsicótico) y le habían recomendado que practicara mucho deporte para recuperar la confianza en sí mismo.

Además de sufrir un trastorno psicosomático, como parecen indicar los documentos médicos y los medicamentos hallados en el registro de su vivienda y la de sus padres, Lubitz padecía también problemas físicos, en concreto de visión, aseguró el rotativo alemán Bild que viene publicando historias explosivas sobre el joven de 27 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS