Información General

Con genes humanos, crearon monos transgénicos a los que les creció el cerebro

Le injertaron un gen humano a embriones de monos tití. Sus cerebros desarrollaron características propias del de los humanos

Domingo 22 de Noviembre de 2020

Científicos de EEUU y Japón injertaron un gen humano en los cerebros de los monos titíes para hacerlos más grandes y con más cinrcunvoluciones, es decir, más parecidos a los cerebros humanos. No se trata de los primeros monos transgénicos con genes humanos incorporados, pero sí de la primera investigación que toma estado público.

Los expertos encontraron que la inserción del gen humano llamado ARHGAP11B resultó en un neocórtex más grande en el feto de un mono tití común.

El neocórtex es la capa exterior profundamente estriada del cerebro que está involucrada con el razonamiento, el lenguaje, el pensamiento consciente y otras funciones importantes que definen al ser humano.

El ARHGAP11B, que se encuentra en los humanos pero no en los primates no humanos u otros mamíferos, desencadenó que las células madre del cerebro de los monos formaran más células madre, agrandando el cerebro. Se descubrió que los cerebros de los titíes, genéticamente modificados, imitaban las protuberancias y hendiduras de los cerebros humanos, conocidas como "giros" y "surcos", un rasgo evolutivo en los humanos para aumentar la superficie y dar lugar a más neuronas.

Los investigadores desarrollaron siete fetos de tití en total, todos en el útero. "Encontramos efectivamente que la neocorteza del cerebro del tití común estaba agrandada y la superficie del cerebro, plegada", dijo el autor del estudio Michael Heide en el Instituto Max Planck de Biología Celular y Genética Molecular. "También vimos un aumento en el número de neuronas de la capa superior, el tipo de neurona que aumenta en la evolución de los primates". El neocórtex humano es aproximadamente tres veces más grande que el de nuestros parientes más cercanos, los chimpancés.

Durante la evolución, nuestros cerebros tomaron su distintiva apariencia arrugada para caber dentro del espacio restringido de nuestro cráneo mientras que esta estrategia de pliegues permitía que el área de la superficie del neocórtex se incrementara enormemente.

Las imágenes del feto de tití diseñado genéticamente, a unos 50 días de su fecha de nacimiento normal, muestran este plegamiento inducido en los experimentos del equipo. Esto contrasta con los cerebros de tití normales, que son mucho más lisos que los cerebros humanos, así como más pequeños en términos comparativos.

El gen ARHGAP11B puede haber causado la expansión de la neocorteza durante la evolución humana, según el equipo, que también incluyó a expertos del Instituto Central de Animales Experimentales de Kawasaki y la Universidad de Keio en Tokio, Japón. Los investigadores japoneses, entre los que se encontraba Hideyuki Okano, habían sido pioneros en el desarrollo de una tecnología para generar primates no humanos transgénicos.

El laboratorio de Okano en el Centro RIKEN para la Ciencia del Cerebro en Wako, Japón, fue el primero en el mundo en producir titíes transgénicos con transmisión de línea germinal (GT). La GT es una técnica en la que las células madre embrionarias contribuyen a las células reproductivas de un mamífero (células germinales) y se transmiten genéticamente a su descendencia. Sin embargo, no se utilizó la GT para este proyecto, por la sencilla razón de que no se permitió el nacimiento de los fetos transgénicos de tití. Esto se debió al parecer a razones bioéticas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS