Información Gral

Casi la mitad de los argentinos son hipertensos y muy pocos lo saben

Dada esta característica, la única alternativa para estar al tanto de esto es por medio de la medición periódica de la presión arterial, incluso a edades tempranas de la vida.

Sábado 17 de Mayo de 2014

Cerca de la mitad de la población argentina padece de hipertensión arterial, principal causante de invalidez y muerte en todo el mundo, y la mayoría lo desconoce, por lo que los especialistas destacaron la importancia de realizar los controles necesarios para poder prevenirla.

El cardiólogo Alberto Villamil, especialista en hipertensión arterial, jefe de prevención cardiovascular del Instituto Cardiovascular Buenos Aires (Icba) explicó que "la creencia extendida entre las personas es que la hipertensión arterial se manifiesta a través de dolores de cabeza, de nuca, mareos u otros síntomas similares; sin embargo, la realidad es que se trata de una patología que no presenta síntomas".

"Por tal motivo, muchas personas que no exhiben ningún tipo de indicio de padecer la enfermedad no pueden creer o no se les ocurre pensar que son hipertensos", indicó Villamil, al conmemorarse hoy el día Mundial de la Hipertensión Arterial.

Dada esta característica, la única alternativa para estar al tanto de esto es por medio de la medición periódica de la presión arterial, incluso a edades tempranas de la vida.

El cardiólogo comentó que "una cuestión fundamental a considerar es que los hijos de padres hipertensos con frecuencia padecen también la enfermedad, y muchos de ellos transcurren años de su vida sin un diagnóstico establecido por no realizar una medición anual de la presión arterial a partir de los tres años".

Villamil remarcó que "en la Argentina, la mitad de las personas con hipertensión desconocen padecer la enfermedad; es por ello que se requieren más y mejores campañas de detección de la misma".

En la actualidad existen instrumentos capaces de lograr un adecuado y efectivo control de la presión arterial en personas que sufren de hipertensión.

Para algunos pacientes, una dieta sana, la realización de ejercicio, la mantención de un peso saludable y la reducción en el consumo de sal pueden ser suficientes.

Sin embargo, la gran mayoría requerirá medicación complementaria.

De hecho, es habitual que se necesite la combinación de dos o más medicamentos, cuya prescripción estará en manos de la evaluación médica del profesional.

En la mayoría de los casos la hipertensión arterial no se cura sino que se continúa con un tratamiento de medicamentos a lo largo de los años.

Este aspecto es el principal problema que se presenta pues más de la mitad de los pacientes abandona el tratamiento.

.El médico cardiólogo Pablo Rodríguez, miembro de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (Saha), señaló que "justamente porque no tiene síntomas le decimos enfermedad silenciosa".

Se estima que una de cada tres personas en el mundo tiene hipertensión arterial (HTA) y que un tercio de éstas lo desconoce.

"En los adultos mayores la prevalencia es mayor pudiendo llegar al 45 por ciento de la población. Sin embargo, ellas se acercan más al médico y controlan más sus valores. El problema está entre los adultos jóvenes que en muchos casos se creen imbatibles y por tanto no se controlan", describió Rodríguez.

Según el especialista, los nervios o el estrés pueden incrementar ocasionalmente la presión arterial pero no convertir a la persona en hipertensa por lo que la "presión nerviosa" es un mito.

No obstante, dijo que "una persona hipertensa cuando se pone nerviosa tiene valores más altos que una normotensa, pero no es la causa".

Por su parte, el médico cardiólogo Rafael Garrido explicó que "en un 90 por ciento de los casos de los hipertensos se desconoce la causa y en un 10 por ciento se debe a un trastorno específico (HTA secundaria) como apnea del sueño, afecciones renales, trastornos endocrinológicos, uso de medicamentos o consumo de cocaína".

Además de la "presión nerviosa" y del dolor de cabeza como síntoma, en la folletería que la Saha preparó para el Día Mundial de la Presión Arterial se mencionan otros dos mitos: el consumo del agua con bajo sodio y la no ingesta de café. No hay ninguna prueba científica de que el aporte de sodio que contiene el agua pueda variar la presión, así como tampoco que el café pueda ocasionar hipertensión", indicó el doctor Rodríguez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario