Información Gral

Berlín empieza a reparar el expolio nazi de arte devolviendo un Matisse

La pintura “Mujer sentada en una silla” había pertenecido a un coleccionista judío. Uno de los cuadros robados en poder de Cornelius Gurlitt fue restituido a los herederos del dueño original.

Sábado 16 de Mayo de 2015

Un cuadro de Henri Matisse robado por los nazis y parte de la polémica colección hallada en 2012 en la casa del anciano alemán Cornelius Gurlitt se convirtió ayer en uno de los primeros en ser restituido en Munich (tercera ciudad de Alemania) a los herederos del propietario original.

Se trata de "Mujer sentada en una silla", robado al coleccionista judío Paul Rosenberg durante el nazismo (1933-1945). La familia llevaba décadas reclamándolo hasta que apareció en la colección Gurlitt, uno de los grandes escándalos vinculados al expolio nazi.

"Es un día muy feliz", dijo a la agencia DPA el abogado de la familia, Christopher Marinello. "Mis clientes están felices y agradecidos". El abogado no aclaró dónde se colocará el lienzo, que antes de la entrega será limpiado y restaurado.

Se cree que el Matisse podría valer unos 20 millones de euros (23 millones de dólares).

Marinello aseguró que la obra "se encuentra en buen estado", tras ser el encargado de recibir el cuadro cerca de la capital bávara y sin la presencia de los medios, en contra de lo inicialmente previsto.

Antes de regresar a los herederos de Rosenberg, el cuadro será ampliamente restaurado pues desde el propio Matisse (1869-1954) nadie volvió a tocarlo.

Tras conocerse el hallazgo en 2012 de 1.280 obras en el domicilio de Gurlitt en Munich y posteriormente de cerca de otras 240 en la vivienda en Salzburgo del coleccionista, la familia Rosenberg luchó por la restitución del óleo de Matisse, que durante décadas constó como extraviado.

"Los últimos 18 meses han sido como una montaña rusa. No esperábamos que fuera a tardar tanto", señaló Marinello al referirse a la dilación en la entrega del cuadro.

El grupo especial encargado de la identificación de los cuadros pertenecientes a la colección de Gurlitt determinó que el óleo "Mujer sentada" había sido confiscado por los nazis al marchante francés de origen judío Paul Rosenberg, a quien —según Marinello— expropiaron unas 400 obras, de las que 60 continúan desaparecidas.

El cuadro, de 55,4 por 46,5 centímetros, fue pintado por el artista a principios de los años 20 y estuvo durante un tiempo en manos del mariscal del Tercer Reich Hermann Goring antes de ir a parar a la colección de Gurlitt.

Antes de su muerte, el 6 de mayo de 2014, Gurlitt —hijo de Hildebrand Gurlitt, uno de los cuatro marchantes de Adolf Hitler— anunció a través de sus abogados la devolución del óleo a las nietas de Rosenberg.

No obstante, la restitución se fue aplazando entre otros problemas debido al conflicto entre el Museo de Arte de Berna (Suiza), al que Gurlitt legó su tesoro antes de morir, y una prima de Gurlitt, que reclama ante la justicia alemana la totalidad de la herencia del fallecido coleccionista.

La familia Rosenberg espera ahora que su caso tenga un impacto positivo en el mundo del arte y en la manera de tratar las obras expoliadas por los nazis, subrayó el representante.

"Creo que debe existir un balance entre la burocracia y el derecho de los propietarios legítimos. Estamos hablando de personas de las cuales algunas ya son muy mayores", recordó el representante de la familia.

Además del cuadro "Mujer sentada", el Tribunal de Primera Instancia de Munich aprobó el pasado martes asimismo la devolución —para la cual todavía no se ha dado a conocer una fecha— de la obra "Dos jinetes en la playa", de Max Liebermann, confiscada por los nazis al coleccionista judío David Friedmann.

Otras dos obras, "La Seine vue du Pont-Neuf, au fond le Louvre" (El Sena visto desde el Pont-Neuf, al fondo del Louvre), de Camille Pissarro, y "Das musizierende Paar" fueron identificadas por el grupo de expertos como arte expoliado por los nazis.

El pasado noviembre, los gobiernos de Baviera y de Alemania y el Museo de Arte de Berna cerraron un acuerdo para que los cuadros sospechosos de haber sido expoliados por los nazis —más de 700— permanecieran en suelo germano mientras un grupo de expertos investiga su origen.

Lista. En 2013 las autoridades alemanes publicaron una lista de 25 cuadros del llamado "tesoro de Munich", al considerar que había fundadas sospechas de que se trataba de arte robado a personas perseguidas por el nazismo. En la lista había dos acuarelas de Otto Dix y óleos de Marc Chagall y Henri Matisse, además de un grabado de Antonio Canaletto, un dibujo de Eugene Delacroix y obras de Max Liebermann, Auguste Rodin, Carl Spitzweg y Honoré Daumier.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS