Policiales

Fuerzas federales harán controles en barrios de sur y norte de Rosario

Son unidades de la Policía Federal que llegarán la semana próxima. Sain dijo que en Rosario el 80 por ciento de la violencia letal se concentra en el 13 por ciento del territorio.

Viernes 25 de Septiembre de 2020

Un arco de barrios de sur a norte en la periferia de Rosario será a partir de la semana próxima el área de intervención de fuerzas federales enviadas por la Nación para operativos de control de calle. Los efectivos que llegan pertenecen a un programa denominado Fuerza de Respuesta Inmediata (FRI), un dispositivo que diseñó el gobierno nacional para articular con municipios en situación crítica por diversos delitos violentos. Dos territorios de especial abordaje serán franjas del sudeste aledañas al río y la que circunda a Nuevo Alberdi en el norte.

Los refuerzos de Policía Federal y Gendarmería Nacional se sumarán a la dotación en Rosario de la policía provincial. La fuerza santafesina contaba al día de ayer en servicio en la ciudad con un total de 364 móviles: 83 camionetas, 143 automóviles y 138 motos. Esa flota no está activa en la calle simultáneamente sino dividida en tercios, que son los turnos. Y además casi un 30 por ciento del total de patrullas no están afectadas a labores preventivas sino a tareas no operativas, como custodias fijas, traslados de detenidos y notificaciones judiciales entre otras.

"En julio la policía de Santa Fe gastó 17 mil horas en notificaciones judiciales. Que me expliquen por qué razón los policías deben ser carteros del Poder Judicial", dijo anoche el ministro de Seguridad Marcelo Sain en una conferencia online en el Foro Regional Rosario. "No debe la policía cumplir custodias de personas detenidas, lo que hace de hecho, y esa irregularidad le pesa a todo el sistema provincial. Tampoco está para la custodia externa de edificios ni para realizar diligencias de cualquier tipo. Esas no son tareas policiales. Son un desprestigio", enfatizó.

Anoche a las 19 empezó un operativo de seguridad de presencia disuasiva en dos zonas del sur rosarino, con dotaciones de la Policía de Acción Táctica, TOE y de Orden Público de la policía provincial a la que se sumarán móviles de Gendarmería Nacional. "La semana que viene vamos a entrar con un plan a barrios con violencia de alta letalidad", sostuvo Sain. Quien también ofreció un dato de relevancia para destacar la desigual distribución de los hechos cruentos, que escalan en zonas de marginación social y urbana. "En Rosario el 80 por ciento de la violencia letal se concentra en el 13 por ciento del territorio", afirmó.

Los operativos responden al llamado programa de Intervención Estratégica Situacional (IES) en zonas conflictivas de Rosario. "Estamos diseñando una estrategia de saturación de presencia de efectivos en los barrios a los que calificamos críticos pero con una nueva modalidad de intervención, la que desarrollarán agentes de la Policía Federal de respuesta inmediata, y que van a empezar a operar la semana que viene en complemento con la tarea que ya cumplen los efectivos provinciales", dijo Germán Montengro, secretario de Seguridad Pública de la provincia.

Las acciones con las fuerzas federales que comenzarán la semana que viene no serán focalizadas sino que las brigadas afectadas irán rotando de acuerdo a los datos procedentes del mapeo criminal según las frecuencias delictivas. El Ministerio de Seguridad de Santa Fe aún no fue informado de la dotación que llegará a Rosario tanto en efectivos como en móviles. Pero el aporte fue confirmado por la ministra de Seguridad de la Nación Sabrina Frederic al gobernador Omar Perotti, quien requirió el reforzamiento a raíz del recrudecimiento de hechos violentos en la ciudad en lo que va de septiembre.

Montenegro dijo que la gestión de Omar Perotti recibió una policía diezmada en cantidad de agentes y con carencias de equipos indispensables para la tarea de control y prevención. "La policía provincial en Rosario tiene 110 patrulleros y mañana (por hoy) llega un primer lote de 24, y luego se irán incorporando hasta llegar a 50. Y el resto de los 220 vehículos adquiridos serán para el resto de la provincia", sostuvo.

Con relación al sentido de estos operativos, el funcionario contó que "tienen que ver con las derivaciones de delitos complejos, fundamentalmente el narcotráfico, porque como toda intervención preventiva intentamos contener situaciones que se van generando. Es sabido que las confrontaciones entre las bandas presentan mucha complejidad para prevenir porque tienen una lógica muy particular, y la idea es trabajar muy fino con la información que estamos actualizando permanentemente", dijo el funcionario.

Montenegro distinguió dos problemáticas a contener: la del delito complejo por un lado, ligado a disputas de narcomenudeo, y al delito predatorio común, que es el que implica mayormente robos groseros en la calle, escruches de casas, robos de cañerías o cables, o de vehículos o sus partes.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS