El Mundo

Trump, listo para imponer aranceles a todas las importaciones de China

El presidente de EEUU acusó a las autoridades de Pekín y a la Unión Europea de manipular sus divisas para obtener beneficios.

Sábado 21 de Julio de 2018

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró ayer que está "listo" para llevar el enfrentamiento comercial con China al máximo, aplicando aranceles a todos los bienes que llegan del otro lado del Pacífico. Pero al mismo tiempo admitió que la fortaleza del dólar le complica ganar la batalla. El líder asegura que Pekín manipula su divisa para aliviar las restricciones, una acusación que extendió a la Unión Europea (UE). Y en su frustración criticó también a la Reserva Federal, el banco central de su país, por crear una ventaja a su competidor subiendo los tipos de interés. "Estoy listo para ir a 500", afirmó el republicano en una entrevista emitida ayer por la cadena financiera CNBC. El mandatario se refirió al déficit de 505.500 millones de dólares que el mandatario asegura que su país tiene en la balanza de bienes con China. "Se aprovechan de nosotros", lamentó, "y eso no me gusta. Desde hace años no me gusta".

Después de la adopción de aranceles a la importación de acero y aluminio, gesto que afecta directamente a China, Washington adoptó tarifas suplementarias por 34.000 millones a maquinarias mientras revisa un paquete extra por 16.000 millones. Al mismo tiempo, el Departamento de Comercio ya admitió que están avanzados los estudios para definir una lista de productos chinos que podrían tarifados y que alcanzaría los 200.000 millones de dólares. Pekín denunció que se trata de los primeros pasos de la "mayor guerra comercial en la historia de la economía", y dejó claro que aplicará medidas de represalia a cada arancel estadounidense. Para Washington se tornó fundamental reducir el descomunal déficit comercial con China, que en 2017 alcanzó la astronómica cifra de 375.000 millones de dólares. El año pasado, Estados Unidos exportó a China por unos 130.000 millones de dólares, pero importó productos chinos por 506.000 millones.

En la conversación señaló también que el valor del yuan, la moneda china, "cae como una roca". Después, en Twitter, dijo que manipula su divisa. La devaluación de una moneda permite a un país hacer sus exportaciones más competitivas en el mercado internacional. Es de sobra conocido que Donald Trump es un político atípico, por su estilo. Pero sus dos predecesores, Barack Obama y George Bush, se resistieron a nombrar oficialmente a China como país manipulador de divisa.

"El dólar se refuerza y se refuerza cada día que pasa", insiste, "llevándose nuestra ventaja competitiva". Por tradición, además, el presidente defiende siempre un dólar fuerte. La queja de Trump hacia la apreciación vista desde marzo por el billete verde la extendió a la política de la Reserva Federal, otro terreno donde la Casa Blanca solía entrar para preservar la independencia de la institución. En esa misma entrevista, y de nuevo en el mensaje en Twitter, dijo que la UE mantiene bajos los tipos de interés mientras Estados Unidos los sube.

La Reserva empezó a encarecer el precio del dinero en diciembre de 2015. Desde entonces se encadenaron siete incrementos consecutivos de un cuarto de punto en los tipos de interés, que quedaron en junio en una banda entre el 1,75 por ciento y el 2 por ciento. La estrategia de Jerome Powell, su presidente, es seguir retirando de una manera gradual los estímulos monetarios activados en repuesta de la crisis financiera. Para este año se ven como posibles dos incrementos más. "Daña todo lo que hemos hecho", lamentó. La economía estadounidense, como presume Trump, avanza con solidez y su mercado laboral está en una situación de pleno empleo. "Nunca fue tan bien", afirma. Eso obliga a la Fed a seguir pisando el freno de los estímulos subiendo los tipos para evitar un recalentamiento y reducir los riesgos inflacionistas. Los estímulos fiscales activados con la rebaja de impuestos, la desregulación y el alza del gasto público obligan también justifican la estrategia del banco central más poderoso del mundo.

Y como admitió Trump, el litigio comercial también contribuye a dar aire caliente al dólar. Estados Unidos activó a comienzos de mes un arancel del 25 por ciento a productos llegados de China por valor de 34.000 millones de dólares, a los que se podrían sumar en breve otros 16.000 millones. La Oficina de Comercio Exterior tiene, además, una lista adicional de bienes valorados en 200.000 millones para los que plantea un gravamen del 10 por ciento y que podría entrar en efecto en agosto.

Los comentarios se producen en un momento en el que el diálogo entre las dos potencias está estancado desde hace varias semanas, en plena escalada del litigio. De nuevo Trump aseguró que tiene una buena relación con el líder chino, Xi Jinping. Pero Larry Kudlow, principal asesor económico del presidente, afirma que el mandatario de China no tiene intención de poner fin a prácticas que califica de injustas. Por eso insiste en que no tienen otra opción que actuar.

Trump asegura que no hace esto por una cuestión política, "lo hago porque creo que es lo correcto para nuestro país", añade. El presidente insistió en la entrevista que China está "haciendo una fortuna con Estados Unidos". También cita a otros socios comerciales con los que tiene un déficit, como Japón, México y a la UE. Los aliados están activando, por su parte, medidas de represalias dirigidas a donde más duele a los republicanos con vistas a las próximas legislativas.

El FMI alertó esta semana que una guerra comercial entre las dos mayores economías del planeta retrasaría al crecimiento mundial. El economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, dijo que el espectro de una guerra comercial generalizada es "la mayor amenaza de corto plazo para el crecimiento mundial". Pero si eso aún fuera poco, Estados Unidos abrió graves contenciosos comerciales con aliados tradicionales, como la UE, Canadá y México.

Freno a las importaciones. Los productos chinos enviados a EEUU en 2017 sumaron u$s506.000 millones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});