El Mundo

Sus tres hijos suman poder y más recelos

Desgastado por la crisis política que llevó a la primera baja en su gabinete por presunta corrupción, el presidente Bolsonaro se lanzó ayer a la ofensiva con una agenda positiva que le permita espantar temores de inestabilidad.

Jueves 21 de Febrero de 2019

Desgastado por la crisis política que llevó a la primera baja en su gabinete por presunta corrupción, el presidente Bolsonaro se lanzó ayer a la ofensiva con una agenda positiva que le permita espantar temores de inestabilidad.

Apenas un mes y medio después de asumir, Bolsonaro quedó muy debilitado por el proceso que esta semana llevó a la destitución de uno de sus ministros más poderosos, Gustavo Bebianno, a cargo de la Secretaría General de la Presidencia, sospechado de desviar fondos públicos durante la campaña electoral.

Flávio, Carlos y Eduardo, los tres primeros hijos del presidente, no forman parte del gobierno pero su influencia es tal que ya provocaron la destitución de Bebbiano.

Ejercen una especie de poder paralelo inédito en el país y la situación ya incomoda a varios. En las últimas horas al menos tres miembros del ala militar del gabinete se han quejado: se trata, según publicó el diario Folha de San Pablo, de los generales de reserva Augusto Heleno (Seguridad Institucional), Fernando Azevedo (Defensa) y Carlos Alberto dos Santos Cruz (secretaría de Gobierno).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});