El Mundo

Moro defendió su labor y negó la autenticidad de las grabaciones

En una extensa entrevista describió el trabajo cotidiano de su juzgado durante el Lava Jato y negó cualquier ilicitud de su parte y de los fiscales

Domingo 16 de Junio de 2019

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro, dijo que no renunciará y que desconoce la autenticidad de los mensajes de Telegram que publicó la semana pasada el sitio The Intercept. En una extensa entrevista al diario Estado de Sao Paulo Moro aseguró que no renunciará. Blanco de ciberataques y filtraciones de diálogos que se le atribuyen con los fiscales del Lava Jato, Moro dijo que el país se enfrenta a "un delito en curso", promovido por una organización criminal profesional. Agregó que no hay riesgo de anulación del proceso que condujo a la condena y arresto del ex presidente Lula da Silva.

Moro afirmó ayer que no reconoce la autenticidad de los mensajes robados por un hacker para The Intercept, que ponen en duda su actuación como juez en el proceso en que en julio de 2017 condenó a Lula da Silva. Un comunicado difundido por su despacho dice que el ministro "no reconoce la autenticidad y no comentará supuestos mensajes de autoridades públicas obtenidos mediante una invasión criminal de hakcers y que pueden haber sido adulterados y editados". En un segundo párrafo, "reitera la necesidad de que ese supuesto material, obtenido de manera criminal, sea presentado a una autoridad independiente, para que su integridad sea certificada".

En una extensa entrevista al diario Estado de Sao Paulo, el ex juez del Lava Jato ve un sesgo partidista en la divulgación de mensajes tomados de Telegram del coordinador del grupo de tareas de Curitiba, el fiscal Deltan Dallagnol. Habló de "sensacionalismo" y dijo que los acusados y los investigados en el Lava Jato estarían interesados en el caso. El ministro no reconoce la autenticidad de los mensajes y, en la primera entrevista después de haberse convertido en blanco de los hackers, cuestionó la divulgación del material.

Dijo que no veía ninguna ilegalidad en los diálogos y que como juez hablaba "normalmente" con abogados, fiscales y delegados, incluso por medio de solicitudes escritas. En casi una hora de conversación en su oficina en Brasilia, Moro descartó impactos del caso para el gobierno de Jair Bolsonaro y para el "paquete anticrimen" que impulsa en el Congreso.

Cuando se le preguntó si está preocupado, Moro contestó: "Fui víctima de un ataque criminal de hackers. Clonaron mi teléfono, trataron de obtener datos de mi celular, de aplicaciones. A mi leal saber y entender, no se obtuvo ningún dato. Pero los fiscales fueron víctimas de hackers y ahora hay una revelación inapropiada. Estoy absolutamente tranquilo sobre la naturaleza de mis comunicaciones. Básicamente, este proceso de Lava Jato es muy complicado. Es una dinámica en el seno del 13º Tribunal Federal (Curitiba), durante todo el día, tomando una decisión urgente. Y tenemos abogados, hablamos con abogados, hablamos con todos. Y, eventualmente, utilizamos aplicaciones de mensajes para tratar esto de una manera más dinámica. Pero en cuanto a la naturaleza de mis comunicaciones, estoy absolutamente tranquilo", explicó Moro. Si bien ocurre que describe una realidad material y humana propia de cualquier tribunal lleno de trabajo, tanto la Constitución como el código procesal instituyen la absoluta separación de roles entre el juez y el Ministerio Público de los fiscales. El juez debe mantener la más completa imparcialidad ante acusación y defensa, y las conversaciones conocidas indican que Moro daba directivas a los fiscales para guiar sus investigaciones, y por lo tanto sus acusaciones.

Moro alega que si se viera esa realidad cotidiana de su tribunal "la gente escucharía historias verdaderas, plausibles o a veces de fantasía. Y, muchas veces, en lugar de llevarlo al Ministerio Público, me lo llevaron a mí (en referencia a reclamos o escritos). ¿Qué hemos hecho? Lo enviamos al Ministerio Público. Normalmente lo enviaban a través de canales formales, pero a veces había una situación dinámica y en esa prisa, y lo enviaban por mensaje", de Telegram, afirma Moro.

Vida diaria de un juzgado

Cuando se le pregunta si recibió pedidos o demandas de abogados, Moro no duda: "Sí, lo hice. De fiscales, abogados, todo el tiempo. Es normal intercambiar información, por supuesto dentro de la ley. Pero, por lo tanto, lo que hay que entender es que estas aplicaciones de mensajería (por Telegram), sólo aceleran la comunicación. Esto de que el juez reciba abogados, fiscales, delegados, que el juez reciba abogados, que reciba demandas de abogados, sucede todo el tiempo. A veces llegaba el Ministerio Público: "Oh, voy a pedir la detención preventiva del tipo X". A veces, el juez tiene un análisis allí y dice: ‘Oh, se necesitan pruebas sólidas para pedir la detención preventiva. Así como el abogado llega allí y dice: "Voy a pedir la revocación de la detención preventiva de mi cliente'. A veces el juez dice: ‘Mira, tu cliente está en una situación difícil, sería interesante demostrar la corrección del comportamiento del cliente, para eliminar esta sospecha". Este diálogo es muy común. Sé que hay otros países que tienen prácticas más restringidas, pero la tradición jurídica brasileña no impide el contacto personal y estas conversaciones entre jueces, abogados, delegados y fiscales'". Además, "en la dimensión de Lava Jato, a veces hubo incidentes en medio de estas búsquedas, a veces hubo necesidad de cosas muy urgentes, era común que te contactaran, ya sea verbalmente o por medio de solicitudes, pero con demandas lícitas. La cuestión de la aplicación (Telegram) es sólo un medio". ¿Esto no contamina al Lava Jato? se le pregunta. "No, en absoluto. Todo se formalizó, se puso en los registros. Ahora bien, a veces hubo situaciones de emergencia, eventualmente usted está allí y hace un comentario sobre algo que no tiene nada que ver con el proceso. Esto no compromete las pruebas, las acusaciones, el papel separado del juez, el fiscal y el abogado". Moro niega que haya "colusión": "No hay nada, nunca ha habido, tanto es así que muchas de las gestiones solicitadas por el Ministerio Público fueron rechazadas, varias detenciones preventivas, muchas órdenes de detención preventiva fueron denegadas y se emitieron varias absoluciones. No hay colusión".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario