El Mundo

El nuevo presidente peruano prescindirá del edificio presidencial

Pedro Castillo no gobernará desde la Casa de Pizarro. "Tenemos que romper con los símbolos coloniales para acabar con las ataduras de dominación", dijo. Servicio militar para los jóvenes que no trabajan ni estudian.

Miércoles 28 de Julio de 2021

El flamante presidente peruano Pedro Castillo anunció que, en un gesto simbólico, no gobernará desde la Casa de Pizarro, el edificio neobarroco ubicado en la plaza principal de Lima que desde 1998 es el despacho y eventual vivienda de los presidentes de la república.

“Tenemos que romper con los símbolos coloniales para acabar con las ataduras de dominación que se han mantenido vigentes por tantos años”, dijo el mandatario, un maestro campesino de 51 años, durante el discurso de posesión desarrollado este miércoles.

El consagrado mandatario también anunció que “los jóvenes que no estudian ni trabajan deberán acudir al servicio militar” y adelantó su opinión favorable a “expandir” el sistema de autodefensas campesinas.

“Sabemos que la seguridad ciudadana es uno de los problemas más sentidos por la población” y “la Policía Nacional es el pilar sobre el cual la actividad pública lucha contra este mal, pero eso no es suficiente”, dijo.

“Nosotros creemos que debemos expandir el sistema de las rondas (autodefensas), que no es otra cosa que la población organizada para dar seguridad a toda la población”, reveló.

Castillo indicó que se propone “convocar a toda la población a conformarlas donde no existan estas (las rondas) e incluirlas en el Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana”, con “un presupuesto para dotarlas de logística necesaria”.

Asimismo, advirtió que “los delincuentes extranjeros tendrán 72 horas de plazo para salir del país” y que “los jóvenes que no estudian ni trabajan deberán acudir al servicio militar”.

28-07-2021_el_presidente_de_la_republica (2).jpg

Residencia

Castillo, quien en un hecho inédito para un presidente peruano vivió siempre en una humilde casa rural, en el caserío de Puña, 880 kilómetros al norte de Lima, no dijo cuál será su residencia ni su centro de operaciones, pero anticipó que el actual Palacio de Gobierno será cedido al Ministerio de las Culturas para que levante allí un museo. En su discurso, el presidente hizo varias referencias a la necesidad de romper con ciertas tradiciones culturales y prometió una profunda revaloración de los pueblos originarios.

“Durante cuatro milenios y medio, nuestros antepasados encontraron maneras de resolver sus problemas y de convivir en armonía con la riqueza natural que la providencia les ofrecía; fue así hasta que llegaron los hombres de Castilla”, en referencia a los conquistadores españoles, afirmó Castillo, de origen quechuahablante.

Antes del discurso, había llamado la atención que se anunciara que la ceremonia de jura de los nuevos ministros, el viernes, se hará en el Centro de Convenciones de Lima y no en la Casa de Pizarro, como siempre había ocurrido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario