El Mundo

El ex obispo Lugo asumió la presidencia de Paraguay en un clima de "gran esperanza"

El ex obispo Fernando Lugo juró esta mañana como nuevo presidente de Paraguay y asumió formalmente el cargo, que ocupará hasta el 2013, en un acto que pone fin a seis décadas de administración del Partido Colorado en ese país. Lugo recibió los atributos de mando en un escenario montado frente al Senado de la Nación y con una fuerte presencia internacional, entre ellos la presidenta de la Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner. ► Video: el discurso de asunción.

Viernes 15 de Agosto de 2008

En medio de un clima de gran expectativa, Paraguay vive hoy una jornada histórica, en la que el ex obispo Fernando Lugo asumió la presidencia de ese país, poniendo fin a 61 años de hegemonía del Partido Colorado.

"Sí, juro", gritó Lugo cuando se le tomó el juramento de rigor para un periodo de gobierno que se extenderá hasta el 2013. Tal como lo había anticipado, el flamante presidente vistió camisa de color gris con cuello Mao, sin corbata ni saco, pero calzado con su nuevo par de sandalias franciscanas de color marrón.

Lugo, que obtuvo una dispensa del papa Benedicto XVI para ejercer el cargo, ganó las elecciones presidenciales del 20 de abril con el 40,8% de los votos, diez puntos más que Blanca Ovelar, la candidata oficialista propuesta por el presidente saliente Nicanor Duarte Frutos.

El candidato de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), una coalición de amplio espectro ideológico que tiene como principal aliado al conservador Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), deberá afrontar desde hoy importantes desafíos económicos y sociales en un país en el que la pobreza afecta a más del 40 por ciento de la población.

"Vamos a trabajar, trabajar y trabajar", dijo Lugo a la prensa esta mañana, en su domicilio, poco antes de partir hacia la sede del Congreso para el juramento.

La banda presidencial y el bastón de mando les fueron entregados por el titular del Congreso, Enrique González Quintana, de la agrupación opositora Unace -liderada por el ex general golpista Lino Oviedo-.

Duarte se excusó de participar del traspaso tras ser duramente criticado por sus partidarios, que lo culpan de ser el "mariscal de la derrota" que llevó al Partido Colorado a perder el poder tras 61 años, incluidos los 35 años de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989).

En el acto estuvieron, entre otros, los presidentes de la Argentina, Cristina Kirchner; de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva; de Venezuela, Hugo Chávez; de Ecuador, Rafael Correa; de Bolivia, Evo Morales; de Chile, Michelle Bachelet, además del príncipe Felipe de Borbón. En cambio, no asistieron los mandatarios de Colombia, Alvaro Uribe, ni de Perú, Alan García. En tanto, sí estará presente el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, quien asesorará en forma gratuita a Lugo en su proyecto de gobierno.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario