El Mundo

Anulan las condenas contra Lula, que ahora podrá competir por la presidencia con Bolsonaro

La decisión la tomó el Supremo Tribunal Federal a través de un dictamen de un miembro relator. No fue declarado inocente y los procesos se retomarán en un juzgado de Brasilia

Lunes 08 de Marzo de 2021

Lula da Silva quedó libre por el momento de las condenas que recibió en el proceso Lava Jato de manos del juez Sergio Moro y podrá presentarse a competir contra el presidente Jair Bolsonaro en las elecciones de 2022. El Supremo Tribunal Federal de Brasil, la máxima instancia judicial del país, a través de un juez relator, anuló todas las sentencias contra Lula da Silva, lo cual por ahora restablece sus derechos políticos y le permite postularse a la presidencia el próximo año. Las causas, sin embargo, no se archivan, ni Lula fue declarado inocente, sino que los expedientes deben trasladarse a un juzgado federal de la capital, Brasilia, desde la sede de Curitiba.

La Corte ya habia establecido en noviembre de 2019 que Lula solo podía ser condenado a prisión efectiva luego de agotar todos los recursos a su alcance, y no solo con una sentencia de Cámara de Apelaciones. Esto abrió la puerta a la libertad concidional de Lula poco después. Pero ahora recuperó sus derechos políticos, lo que lo habilita a competir contra Bolsonaro y demás candidatos. Según analistas políticos, es lo que desea el presidente derechista, quien además tiene una política contra las leyes anticorrupción que coincide de hecho con los intereses de Lula y su partido, el PT.

El juez relator Luiz Edson Fachin, del Supremo Tribunal Federal, escribió en su decisión que el tribunal federal de la ciudad de Curitiba, que sentenció a Lula dos veces por corrupción y lavado de dinero, no tenía jurisdicción para juzgar al líder político. Ambas condenas derivaron del megaescándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, la operación Lava Jato, nacida en 2014. La investigación se centró en Petrobras y sus contratistas, entre ellas Odebrecth, y dio lugar a decenas de condenas a prisión efectiva, tanto de empresarios y ejecutivos como de dirigentes políticos. Pero según Fachin los casos contra Lula no están directamente relacionados con el Lava Jato. El juez dijo que el caso debe enviarse a un tribunal federal del Distrito Federal, o sea, de Brasilia, donde debe comenzar de nuevo desde el principio.

>> Leer más: Caso Lula: críticas en Brasil y festejos y elogios en Argentina y España

Lula, de 75 años, fue presidente de Brasil entre 2003 y 2010, y seguía apelando sus dos sentencias, una relacionada con la compra de un departamento frente a la playa en la ciudad paulista de Guarujá y otra por una quinta o "rancho" en Atibaia, en las afueras de San Pablo. Según medios brasileños, el dictamen de Fachin también alcanza a un tercer caso, sobre las donaciones que ha recibido el Instituto Lula.

Lula fue sentenciado a 12 años y siete meses de cárcel por el caso de Guarujá, ya que el juez federal Sergio Moro consideró que el departamento, valuado en cerca de un millón de dólares, era un soborno de la constructora OAS dentro del Lava Jato. Lula siempre ha negado ser el dueño de la vivienda. Después de que una Cámara de Apelaciones de Porto Alegre ratificara la condena y la agravara, el ex presidente fue encarcelado en abril de 2018. Esto dejó a Lula fuera de la carrera presidencial de ese año, que fue ganada por Jair Bolsonaro.

Ahora, al decidir sobre una solicitud de hábeas corpus de la defensa de Lula presentada en noviembre pasado, Fachin declaró la incompetencia de la Justicia Federal del estado de Paraná en los casos de Guarujá, el chalet o quinta de Atibaia y las donaciones al Instituto Lula, según G-1 del grupo Globo. Para el juez supremo, el 13º Tribunal Federal de Curitiba, cuyo titular en el momento de las condenas era Sergio Moro, no era el "juez natural". Por esto decidió anular las sentencias. Ahora, los procesos serán estudiados por la Justicia Federal de Brasilia.

"Fueron declaradas nulas todas las decisiones dictadas por el 13º Juzgado Federal de Curitiba y se determinó la remisión de los respectivos expedientes a la Sección Judicial del Distrito Federal", dice la nota del juez relator. En un comunicado, el 13º Juzgado Federal de Curitiba dijo que remitirá los expedientes al Juzgado Federal del Distrito Federal. El ex juez Moro decidió no hacer declaraciones por el momento.

Moro es un muy probable candidato presidencial, luego de abandonar en abril de 2020 en medio de un fuerte enfrentamiento con el presidente Bolsonaro el cargo de ministro de Justicia. En su dictament, Fachin declaró la "pérdida de objeto" y extinguió 14 procesos que estaban en curso en el Supremo y cuestionó si Moro actuó con imparcialidad para condenar a Lula. Pero la decisión de Fachin tiene carácter solo procesal, esto es, no se analizó el fondo de los procesos y sus respectivas condenas. Es una sola cuestión de competencia. "Aunque la cuestión de la competencia ya se ha planteado de forma indirecta, es la primera vez que el argumento reúne las condiciones procesales para ser examinado por parte del Tribunal Supremo", apunta Fachin. El ministro del Supremo recordó que en otros casos de políticos denunciados en circunstancias similares a las de Lula, la Segunda Sala del Supremo ya había trasladado los procedimientos al Tribunal Federal de Brasilia. Fachin recordó al respecto que él mismo fue derrotado en esa Sala sobre este punto. Pero aunque fue derrotado en las votaciones de la Sala sobre este punto, Fachin consideró que el mismo criterio debe aplicarse al Lula. "Lo hago por respeto a la mayoría (de la Sala), a pesar de haber sido derrotado en numerosas sentencias", escribió Fachin en su dictamen.

Antecedentes del magistrado

Fachin llegó al STF en 2015, nominado por la presidenta Dilma Rousseff, y no cuenta con carrera judicial anterior. Previamente en había sido considerado para el puesto en seis ocasiones, la primera de ellas en 2003, cuando gobernaba Lula en su primer año de gestión. Pero tras ser rechazado varias veces por el entonces presidente Lula da Silva, Fachin declaró en 2010 que no haría más intentos para ocupar un puesto en el máximo tribunal. Sin embargo, Dilma impulsó su postulación y logró que el Senado la aprobara. Pero se trató de la sesión de aprobación más disputada en la historia reciente del Senado. En los numerosos expedientes del Lava Jato que revisó, Fachin siempre avaló las sentencias condenatorias, incluidas las logradas por el mecanismo de "delación premiada".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS