#YoEscribo / chicas y chicos que escriben

Escrituras feministas para empoderar a la mujer

A Valentina Terrazzino le gusta leer desde muy chica. "Mis papás siempre me leían un montón.

Sábado 09 de Marzo de 2019

A Valentina Terrazzino le gusta leer desde muy chica. "Mis papás siempre me leían un montón. Libros, historietas, Mafalda, todo tipo de cosas. Y así es como me fui introduciendo en el mundo de la escritura", enumera la adolescente, que este año comienza a cursar cuarto año en el Colegio del Sol.

Cuentos, novelas, textos. Valentina tiene 15 años y escribe de todo. Dice que incluso el impulso para hacerlo lo encuentra tanto cuando tuvo "un mal día" como cuando tuvo uno bueno. Pero si hay un tema que la apasiona transitar desde la escritura es el vinculado al feminismo y al movimiento de mujeres que lucha por sus derechos. Y afirma: "Hay gente que no sabe lo que es el feminismo. Piensan cosas malas, no saben que es un movimiento económico, social, cultural y político para reivindicar a la mujer, empoderarla y emanciparla. O piensan que vamos a salir a matar hombres y no tiene nada que ver con eso, es muy positivo y genera igualdad".

Dice que escribe también "para generar conciencia" tanto en hombres como en mujeres. Y en el caso de los hombres, "para que sean conscientes de los privilegios que tienen y así poder lograr una real igualdad".

Además de la escritura, Valentina disfruta de la fotografía. Sus fotos y algunos de sus textos los sube a la cuenta de Instagram @valengrafia

Embed

>> "Yo siempre, él nunca"

(...) Y después yo soy la pesada. Yo soy la pesada por enojarme y manifestarme. Yo soy la pesada por querer justicia y expresar mi opinión.

Pero él, que me violó al salir del boliche "porque era muy tarde". Él, que me secuestró "porque yo estaba provocativa". Él, que me manoseó en el taxi porque "¿cómo voy a subir sola a un taxi?" Él, que se aprovechó de mí "porque yo estaba borracha". Él, que me siguió durante diez cuadras "porque vio que me besé con dos chicos en una misma noche y pensó que también iba a querer hacerlo con él".

A ellos, a todos ellos, no los juzgás, no los criticás, no los retás. No les decís nada.

Yo, yo soy la que aguanta todo. Yo soy la que traga sus lágrimas y respira hondo.

Yo soy la que tiene que aceptar que no le crean.

Yo soy la que tengo que aprender

Yo, siempre. Él, nunca".


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario