Educación

"Cuentos desobedientes" para cuidar a las infancias

Fernanda Felice presenta una obra con historias sobre el respeto por las diferencias, los esterotipos y el valor de la palabra

Sábado 18 de Mayo de 2019

“Sapo vivía en un charco junto a otros escuerzos, ranas y anfibios. Ninguno de ellos era igualito. Sin embargo, parecía que Sapo era el único raro, el único distinto. Y sus vecinos siempre encontraban algún motivo para burlarse de él”. Así arranca “Sapo de otro pozo”, el primero de los diez cuentos que integran el libro Cuentos desobedientes (Laborde Editor), escritos por Fernanda Felice, fonoaudióloga y docente de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). La obra se presentará el próximo viernes 24 de mayo a las 19.30 horas en el anfiteatro de la Facultad de Medicina de la UNR, de Santa Fe al 3100. Acompañarán a la autora Marcela Isaías y Lorena Udler.

Con textos de Felice y dibujos de Mariel Bianco, los cuentos abordan temas complejos pero de una forma que es posible trabajarlos con los chicos, incluso en el aula. Así, “Andar despacio” y “Sapo de otro pozo” exponen el respeto por las diferencias y la inclusión, mientras que en “Secretos” se aborda la problemática del abuso sexual infantil que aqueja a chicos y chicas. El cuento apunta a dejar en claro que ningún niño o niña tenga que guardar ese secreto y que siempre puedan contar con alguna persona que sepa acompañarlos en un momento tan difícil.

“Hace mucho tiempo que escribo, incluso cuentos de niños y niñas, y esta vez me animé a pensar en esta propuesta, sobre todo pensando que muchas veces las niñas y niños transitan situaciones difíciles y que las personas adultas no sabemos cómo acompañarlos en ese momento”, cuenta Felice sobre la propuesta literaria, a la que considera como “un buen recurso para que grandes y chicos nos encontremos a conversar, a compartir, a pensar en las propias historias y entender que existen otras que son distintas, y entonces poder construir algo diferente”.

felice0.jpg

Desobedecer mandatos

En los cuentos “¡Que los miedos se mueran de miedo!” y “Un viaje inesperado”, Felice transita historias vinculadas a la valentía y la imaginación como herramientas posibles para enfrentar los miedos. Y en “Dolor de panza” y “Palabras perdidas”, el valor de la palabra para resolver los conflictos. Sobre este último cuento, la autora dice que le gustó mucho cómo quedó, sobre todo porque en su trabajo de fonoaudióloga se encuentra a veces con chicos que no cuentan con muchas palabras para expresar lo que sienten. “Es un cuento que a mí me conmueve por las experiencias cotidianas que comparto con estos chicos”.

Pero también hay un conjunto de cuentos —“Los niños también lloran”, comunicado de las princesas” y “Carta del lobo feroz”— donde se cuestionan los estereotipos y roles que se les imponen a varones y mujeres desde su más temprana infancia. “En ese sentido —dice Felice— la invitación es a desobedecer esos mandatos, que incluso nosotros siendo grandes lo hemos aprendido para poder cuidar de verdad a las niñas y niños”.

felice.jpg

Problemas de ayer y hoy

Para la autora es difícil elegir el cuento que más la conmovió abordar. Pero sin embargo, cuenta que “Sapo de otro pozo” es uno de los que más le gusta, sobre todo porque es un texto que trata sobre situaciones actuales, pero también históricas, porque “desde siempre, las diferencias han molestado, sólo que a veces cambian los modos de nombrarlas”. Y por esa razón, invita “a seguir trabajando para reconocer que las diferencias nos igualan, porque en definitiva todas y todos somos diferentes”.

“Me parece que no hay temas sobre los cuáles no se pueda hablar porque se trate de niñas y niños, porque en realidad ellos tienen muchísimas inquietudes y preguntas para hacer. Sólo que a veces no les damos los espacios para que las hagan”, señala la autora de Cuentos desobedientes.

Dice también que por este mismo motivo, la literatura es una buena manera de poner sobre la mesa cuestiones que los chicos se preguntan y preocupan.

Consultada sobre la posibilidad de que el libro pueda servir para habilitar estos debates en las aulas, dice: “Algunos cuentos abordan temáticas que son complejas. Entonces me parece que pueden servir para que sean los mediadores entre grandes y chicos. Y por supuesto puede ser muy útil para las maestras y las docentes. Pero también pensaba en la educación sexual integral, y quizás alguno de los cuentos que aquí aparecen les pueden ayudar a trabajar sobre estos temas, para que los chicos y chicas aprendan a cuidarse. Y para que se prevengan estas situaciones de abuso, violencia y de desigualdad que suceden cotidianamente”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario