Edición Impresa

Viene llegando la primavera

Dijo alguien que la proximidad de la primavera proporciona a nuestra vida un hálito de frescura. Y es así porque cuando vemos rebrotar los árboles y las plantas comienzan a reverdecer, a brotar mostrando la vida latente de su interior, nuestros...

Jueves 18 de Septiembre de 2014

Dijo alguien que la proximidad de la primavera proporciona a nuestra vida un hálito de frescura. Y es así porque cuando vemos rebrotar los árboles y las plantas comienzan a reverdecer, a brotar mostrando la vida latente de su interior, nuestros cuerpos parecen tonificarse con la oxigenación y sol que provee la naturaleza. La palabra renuevo se utiliza en el sentido de revivir, resurgir, revitalizar, es decir supone la acción de impartir vida. De la misma manera que la vida aparece después del letargo del frío invierno produciendo una renovación, nuestra vida espiritual también necesita un revivir, un renacer, un nacer de nuevo. Cuántas veces nuestras vidas se parecen a aquellas plantas que por el accionar del invierno son resecas, sin expectativas. ¿Saben qué es lo que necesitamos? Es que surja en nosotros una primavera espiritual, un revivir, en otras palabras una "nueva vida". La solución es conectarnos con la fuente de vida que es Dios, y esto se hace únicamente aceptando por la fe al Señor Jesucristo como nuestro salvador.

Jorge R. Alonso
joralonsocont@hotmail.com

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario