Edición Impresa

Vecinos protestan en Chile por la falta de ayuda estatal

Los vecinos se manifestaron por el retraso de la ayuda tras los daños a viviendas, así como por la falta de agua y luz en varios lugares, que se prolonga ya por cinco días.

Domingo 06 de Abril de 2014

Habitantes del norte de Chile afectados por el terremoto de 8.2 grados de magnitud que remeció la zona el martes empiezan a desesperarse frente a la demora en la reposición de los servicios básicos, el aislamiento y la sucesión de fuertes réplicas. Durante la madrugada de ayer, un centenar de personas de las zonas altas de Iquique, a 1.857 kilómetros al norte de la capital del país, Santiago, levantó barricadas y cortó el tránsito en algunas calles de la ciudad.

   Los vecinos se manifestaron por el retraso de la ayuda tras los daños a viviendas, así como por la falta de agua y luz en varios lugares, que se prolonga ya por cinco días.

   Los damnificados piden que se agilice la entrega de mantas, ropa de abrigo y otros elementos, pues han dormido en los cerros o en algunos refugios de emergencia por temor a un tsunami.

   La presidenta de una vecinal, Ada Cortés, dijo que en las afueras de Iquique hay 250 casas con problemas estructurales serios. “Esto es en los sectores de Laguna Verde y Valle Central, pero la gente sigue quedándose en sus casas a pesar de esos daños por miedo a que les entren a robar”, aseguró.

   Una vecina, Patricia Brito, dijo que están “abandonados por las autoridades”. “Nos hemos juntado como vecinos para cuidar nuestras casas. A los barrios céntricos les ponen policías y militares, y a nosotros nada. Desde el primer terremoto que estamos sin luz ni agua”, denunció la mujer.

   Brito agregó que la situación es difícil. “Anoche intentaron robar una casa y hubo peleas, pero tenemos que cuidarnos entre nosotros porque hay más de mil personas afectadas acá”, señaló.

   Los ministros chilenos del Interior, Rodrigo Peñailillo, y de Defensa, Jorge Burgos, se trasladaron al norte del país por orden de la presidenta, Michelle Bachelet, para acelerar la segunda fase del plan de ayuda, centrado en las localidades alejadas de la costa.

   “Estamos trabajando para restablecer la normalidad en la vida de las personas”, dijo Peñailillo. “Lo que importa es que los servicios básicos estén establecidos y de buena forma, es a lo que estamos apuntando”, agregó.

   Pese al esfuerzo desplegado por el gobierno con apoyo del Ejército, muchas localidades del norte del país, ubicadas a los pies de la cordillera de Los Andes, se mantienen aún aisladas. “Está aislada Alcérreca (al interior de la ciudad de Arica). Logramos una conexión de ruta para llegar a ellos y esperamos tener la conexión completa en los próximos días”, declaró el general y jefe de Catástrofe de la región Arica y Parinacota, Miguel Alfonso.

   El funcionario señaló que a otros pueblos se ha llevado ayuda, básicamente alimentos, a través de helicópteros.

   Una situación similar se mantiene en otros seis poblados al interior de Iquique. “Huaviña, Mocha, Poroma y Coscoya están aisladas y no hay conexión. Los cortes se deben a derrumbes en las calzadas, provocados por el terremoto. Tampoco hay conexión, aunque en menor medida, con Loanzana y Pachica”, señaló el encargado regional de Obras Públicas, Sergio García.

   La situación más grave se concentra en los pueblos del interior, muchos de los cuales viven de la agricultura, debido al derrumbe en canales de regadío.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario