Edición Impresa

Se quema la estancia

La semana pasada fui a visitar a unos amigos que viven en Roldán, específicamente en un loteo que se está poblando, cuyo nombre es La Estancia II,

Domingo 29 de Septiembre de 2013

La semana pasada fui a visitar a unos amigos que viven en Roldán, específicamente en un loteo que se está poblando, cuyo nombre es La Estancia II, y la alegría de encontrarme con gente tan querida se diluyó cuando observé una espantosa columna de humo que no estaba a más de 200 metros. Alguien estaba realizando una quema de árboles y otros elementos cuya combustión generaban un hongo tóxico, inmenso, que se diluía con dificultad en el cielo del lugar. Ante mi asombro, mis amigos me explicaron que se trata de una situación que vienen padeciendo desde el año pasado y que en realidad, históricamente, el hecho se remonta a más de 10 años. Para entender lo que vi, el lector debe imaginarse el espectáculo dantesco de convivir con el fuego, el humo, la toxicidad del aire y el peligro que todo esto significa. Por este motivo, me informaron que los reclamos a la municipalidad de Roldán son reiterados, históricos y desatendidos sistemáticamente. Dentro de todo estas actividades de denuncia, los afectados abrieron una página de Facebook “Vecinos La Estancia II”, específicamente la https://www.facebook.com/vecinos.laestanciaii, en la que es posible ver no sólo diferentes aspectos de la quema de árboles, ramas y basura, sino también a personal municipal de Roldán realizándola. Invito a todos los lectores a visitar ese sitio web para poder verificar cada una de mis apreciaciones. Se trata de un hecho de desprecio por la vida y la calidad de vida de las personas, de destrucción deliberada del medio ambiente y sobre todo, de un “no me importa” impune, espantoso, cruel e imperdonable, que debe cesar y someter los responsables a la Justicia.

Carlos Felipe Italiano

Cruce de calles, una odisea

Soy papá de dos hijos que concurren a la sede del Club Provincial diariamente y quiero por intermedio de este medio de comunicación transmitir mi profunda preocupación y ciertos temores que siento cuando tengo que llevar o buscar mis hijos al club (sentires que también comparten muchos padres y madres). Cruzar 27 de Febrero a esa altura es una odisea, colectivos, autos y motos a velocidades propias de un autódromo, que nadie controla, haciendo maniobras muy peligrosas, sorteando todo tipo de obstáculos, autos en doble fila, peatones cruzando por donde pueden, bicicletas circulando por fuera de la bicisenda, motos por la bicisenda. Cruzar el bulevar conlleva un gran riesgo de ser atropellados, un lugar donde está lleno de niños, jóvenes, adultos y personas con capacidades diferentes, que van en busca de una mejor calidad de vida, son puestas en peligro por conductores irresponsables y por un Estado municipal con vendas en los ojos. ¿Podemos hacer algo? ¿Pueden hacer algo? Digo esto para intentar romper “ la lógica del protocolo de la muerte”, que no es más ni menos que si tenemos un número elevado de muertes, en alguna circunstancia, nos despertamos y ponemos semáforos, tapamos baches, reformamos rotondas, le damos trabajo a los inspectores. Es decir actuamos desde “el protocolo de la muerte y no del protocolo de la vida”. Utilizo la palabra protocolo, tan trágicamente de moda, para que deje de ser tal cosa y nos pongamos a laburar. A la espera de que podamos darle una solución, les agradezco.

Juan Orts
DNI 12.072023

Empleo de los fondos públicos

Pregunto: ¿por qué vivimos en emergencia económica? ¿Cuándo el Congreso de la Nación asumirá pleno control del empleo de los fondos públicos? Artículo 76: “Se prohíbe la delegación legislativa en el Poder Ejecutivo, salvo en materias determinadas de administración o de emergencia pública, con plazo fijado para su ejercicio y dentro de las bases de la delegación que el Congreso establezca”. Artículo 75: “Corresponde al Congreso: 1) Legislar en materia aduanera. Establecer los derechos de importación y exportación, los cuales, así como las evaluaciones sobre las que recaigan, serán uniformes en toda la Nación. 2) Imponer contribuciones indirectas como facultad concurrente con las provincias. Imponer contribuciones directas, por tiempo determinado, proporcionalmente iguales en todo el territorio de la Nación, siempre que la defensa, seguridad común y bien general del Estado lo exijan. Las contribuciones previstas en este inciso, con excepción de la parte o el total de las que tengan asignación específica son coparticipables”.

René Fernández
DNI 5.980.688

La otra prosperidad

Mi patria, mi universo con infiernos y paraísos, se dirige hacia la luz. Una sociedad diferente y madura ha comenzado a establecerse. Se reforma en criterios y corazones mientras camina haciendo sentir los cambios más indispensables. Sociedad que brilla en los ejemplos de fraternidad, dignifica la vida con las demostraciones de altruismo, levanta a los tibios con fe renovadora, reparte con su prójimo los valores que transporta en el espíritu. Ansiosa busca secar la última lágrima. Mi patria amontona prosperidad, la otra, la que el sistema no califica, la que acumula habilidades para aminorar las fatigas y sufrimientos de quienes a veces nos acompañan en la retaguardia sin luz que los guíe. Miles de seres anónimos, raza de mutantes piadosos que consiguen amordazar el desaliento y la desesperanza, desprenden migajas de sus obligaciones diarias o de sus tiempos libres, para trabajar en al amparo de los menos felices. Este ejército disciplinado está provocando una presión moral de gran magnitud, que arrincona la corrupción y la cultura de la vulgaridad para que se autoconsuma, y no tenga razón de existir. Tuvimos que ser vulnerables para darnos cuenta que se crece y madura, luego de vivir momentos de gran desconcierto e incertidumbre. Un siniestro protocolo socavó los cimientos de las familias argentinas, disgregándolas, logrando que las nuevas generaciones sean educadas como una vasija para llenar, no como una planta a la que hay que regar con dedicación para que crezca. Aún subyace un conflicto confuso y no resuelto entre el debe y el haber. Pero el alma, en su envoltura de carne y sangre no perdió el sentido de su procedencia, con misterioso ímpetu de nostalgia celestial huyó de la oscuridad, supo encontrar en todo lo que la rodea una señal enternecedora, transformando el dolor de los argentinos, en un eficiente partero que la ayudó a nacer para socorrer a los caídos. “Argentina tiene a su argentino ser en amor, porque a pesar del pesar, supo cantar y ver a Dios. Argentina abrazará la tormenta que luego aprisionará al mundo. Argentina será en el triunfo. ¡Enseñará!”. Profecías de Benjamín S. Parravicini, año 1938. Del tomo II recopilado, publicado y con derechos de autor ingeniero Sigurd von Wurmb.

Roberto Luis Taltavull

Edificios con cables inútiles

Las diferentes compañías de cable han producido un desastre a la hora del tendido de cables. Por ejemplo, en el edificio de España 771, hay por lo menos seis cables inútiles por estar cortados, e igualmente los que afloran por la terraza se encuentran amputados en un macizo que obstaculiza la visión y que hace que el viento chicotee esas terminaciones contra nuestras ventanas día y noche. Como se trata de un espacio de aire y luz privativo del edificio lo correcto hubiese sido bajar verticalmente por una de las medianeras la de los departamentos B, el mazo de los cables necesario hasta el pequeño tapial del primer piso que separa de la propiedad adjunta que es de edificación baja (lado norte), continuar horizontalmente sobre el tapial esos seis metros hasta cubrir el espacio de aire y luz y luego ascender verticalmente (en block) por la medianera del grupo de departamentos A hasta el piso 11, distribuyendo las terminales correctamente en cada piso donde estén asignadas, pero nunca cubriendo el aire y luz de esa red profusa de cables en asimétrica distribución. Gracias por la atención.

Emir Alvarez Gardiol
DNI 5.957.950

Cierre dominical

Días atrás La Capital gentilmente publicó una carta de mi autoría que se refería al cierre dominical. En esta citaba casos imaginarios como ejemplos para así poder ilustrar lo que quería expresar que era lo que fervientemente creo y es que, siempre y cuando se pague el salario que corresponde y se observen cualquier otras leyes/normas que sean aplicables a estos casos, todos tenemos el derecho a trabajar en ese día o de negarnos a hacerlo si así lo deseamos. También mencioné, sin nombrarlos, que en los países desarrollados y en algunos que están en vías de desarrollo es común abrir los domingos. Un lector cuya carta se tituló “Retomar los valores perdidos”, publicada en este diario el 25 de septiembre pasado, me acusa de citar casos de manera arbitraria, clasista y discriminatoria. Desafortunadamente no entiendo donde encajan todos estos adjetivos y que tiene que ver querer trabajar o no un domingo con valores perdidos. ¿A qué valores se refiere esta persona? Lo que sí entiendo es que hay un gran porcentaje de personas que leen y no comprenden el texto. Esta persona menciona que no debo haber ido a Europa o USA en mucho tiempo ya que en estos lugares no hay comercios abiertos los domingos. No es necesario ir a Europa o USA para ver los días que se trabaja en ellos. Solo tengo que googlear, ir a la biblioteca, leer The Economist o el Financial Review u otros periódicos, ya sea en español, inglés o italiano. Cuando la escribí no pensé que era necesario mencionar los países, pero llegado el caso debo hacerlo y citar por lo menos algunos como Australia, Nueva Zelandia, Japón, Irlanda, Holanda, USA (en la mayoría de sus estados, por ejemplo California que es la economía número 12 en el mundo) Singapur, Corea del Sur y otros. También más cerca, ciudades com o Montevideo y Santiago de Chile. Para concluir, los valores dependen de cómo fuimos educados, de nuestra religión, ya seamos cristianos, judíos, musulmanes, budistas o ateos y también de nuestras experiencias. Pero, lo más importante es el de respetar las distintas opiniones, sin olvidar nuestra Constitución que es la base de nuestros derechos.

Graciela Copello

Agradecimiento a Pami I

Por este medio quiero expresar mi total agradecimiento a la doctora Claudia Wulfson, por su profesionalismo, dedicación, trato humano y responsabilidad que tuvo para con mi extinto esposo Norberto Berti. También debo agradecer a la sección hemoterapia, dirigida por el doctor Miguel Vicentín, y a sus colaboradores Ariel, Giselle, Karina, Sergio, Sandra, Juan, Romina, Alejandra y Sebastián, por su amabilidad y cordialidad. También a todo el personal del segundo piso de Pami I, especialmente a la doctora Soledad Marchetti. Para todos ellos mi gratitud.

Graciela Bozzi de Berti
DNI 3.995.533
 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario